• Tu carrito 0 productos
  • Total productos0,00 €
  • Gastos de envío3,95 €
  • Total 0,00 €
Volver

Guía sobre Plagas y Enfermedades del Huerto

Guía sobre Plagas y Enfermedades del Huerto

Con la llegada del buen tiempo, los días se alargan, y las temperaturas empiezan a hacer cantar a los grillos. En estas condiciones, la mayoría de insectos y enfermedades que pueden afectar a los vegetales encuentran un medio perfecto para vivir y reproducirse. Desde sus comienzos, el ser humano ha intentado erradicar o frenar esas plagas y enfermedades que diezmaban sus cosechas, cosa que no era en absoluto tarea fácil, de modo que, cuando estas plagas eran graves, se podían llegar a perder cosechas enteras.



Hoy en día tenemos bastantes conocimientos acerca de la mayoría de parásitos, insectos, virus, hongos y bacterias que pueden llegar a afectar a nuestros vegetales, de modo que su control es una realidad. Siempre, el primer paso para frenar una plaga es conocerla, conocer sus características y sus hábitos, por lo que a continuación vamos a hacer un listado de las plagas y enfermedades que puedan azotar más frecuentemente nuestro huerto, con el fin de saber luchar contra ellas en caso de que se instalen en nuestras plantas cultivadas.



Vamos a empezar con los PARÁSITOS:

 

  • Pulgón: Posiblemente sea el parásito más conocido. Hay muchas especies diferentes, pero todas se caracterizan por tener un pico succionador-chupador con el cual perforan las hojas y los tallos de las plantas para alimentarse de la savia. Es común su asociación con hormigas, que se alimentan de una sustancia azucarada que segregan los pulgones (melaza), de modo que, observar hormigas en alguno de nuestras hortalizas, será una señal muy clara de que la hortaliza en cuestión está afectada por pulgón (Ver "El pulgón y las hormigas, una asociadción fatal", artículo escrito en nuestra revista). En cuanto a los daños que puede causar, podemos destacar la deformación o enrollamiento de brotes y hojas. Los cultivos más importantes que suelen verse afectados por plagas de pulgón son: la judía, la col, la patata, el guisante, las habas y la vid, entre otros. Hay muchos métodos de control de esta plaga, pero nosotros vamos a descartar automáticamente los métodos químicos mediante plaguicidas de cualquier tipo (después de todo somos defensores del huerto ecológico), de modo que básicamente hablaremos de remedios caseros y de enemigos naturales del pulgón, es decir, depredadores naturales de los mismos. En cuanto a remedios naturales, podemos destacar la práctica de plantar hisopo cerca del cultivo afectado, pues es una planta cuyo olor repudian y los ahuyenta. En lo que se refiere a enemigos naturales, destacaremos a la mariquita de siete puntos (Coccinella septempunctata), insecto muy fácil de recolectar y que devorará a los pulgones en un breve período de tiempo. Para profundizar, leer "Cómo combato el pulgón" en nuestra revista.

  • Mosca blanca: Muy fáciles de reconocer por ese color blanquecino tan característico. Se suelen instalar en el envés (parte de atrás) de las hojas de los cultivos, saliendo muchas volando cuando mueves las hojas con la mano. Los daños más frecuentes que suelen causar son el amarilleamiento e incluso la caída prematura de las hojas, por picaduras directas en las mismas. Los cultivos más importantes que suelen verse afectados por mosca blanca son, entre otros, el del tomate, la judía, el pimiento, la cebolla, el calabacín, la zanahoria y la col. Entre los métodos de control ecológicos más usados podemos destacar: 1) plantar romero y/o albahaca cerca, pues son dos plantas aromáticas cuya fragancia ahuyenta a la mosca blanca. 2) Colocar trampas cromáticas, que consisten en pequeñas láminas adhesivas de colores por las que se sentirá atraída la mosca blanca, y en las cuales quedará atrapada. 3) Usar el clásico y ecológico método de los enemigos naturales. En la naturaleza existen depredadores naturales de la mosca blanca, tales como Macrolophus caliginosus Encarsia formosa. Para saber más, leer "¿Cómo combato la mosca blanca?" en nuestra revista.

  • Araña roja: También conocida por su nombre científico Tetranichus urticae, son unas arañas rojas de muy pequeño tamaño pero distinguibles a simple vista que se instalan, principalmente, en el envés de las hojas. Sus daños son reconocibles por que se manifiestan apareciendo manchas o puntitos amarillentos en las hojas. Es estadíos más desarrollados de la plaga, las hojas terminan secándose y caen. Los daños serán más virulentos cuanto más cálido y seco sea el clima. Esta plaga es muy furtiva y afecta a gran cantidad de cultivos, árboles frutales y plantas de jardín, como por ejemplo la patata, la judía, la calabaza o el almendro. En lo que se refiere al control de esta plaga, lo mejor que podemos hacer es cortar las zonas afectadas y arrancar las malas hierbas circundantes a nuestro cultivo. También recomendamos, como siempre, el ecológico y respetuoso método de control mediante enemigos naturales. En concreto, para el control de la araña roja se suelen comercializar preparados biológicos a base de ácaros fitoseidos, que son depredadores voraces de huevos, larvas y adultos de araña roja. Para saber más sobre este ácaro, leer "Cómo combato la araña roja" en nuestra revista.

  • Trips: Son diminutos insectos (de 1 a 2 mm de longitud) que recuerdan a las tijeretas y que atacan (pican) a todas las partes de la planta. Sus daños son fácilmente reconocibles, pues los frutos, hojas y tallos afectados toman una coloración como grisáceo-metálica muy característica. También pueden atacar las flores. En general, no es una plaga demasiado grave. El mayor problema asociado a este insecto es que transmiten una enfermedad vírica bastante grave, de la cual hablaremos más adelante en esta misma guía: el virus del bronceado del tomate. El proceso de transmisión es muy sencillo, el trip pica una planta infectada, succiona el virus y, al picar a una nueva planta, se lo transmite. Así, los cultivos más afectados por el trips y por el virus que transmite son la tomatera, la judía y loa berenjena. En cuanto a su control, recomendamos la colocación de trampas adhesivas de color azul, por las cuales se sentirán atraidas y, al entrar en contacto con ellas, quedarán allí atrapadas. Si prefieres tratar la plaga mediante el método de enemigos naturales, deberás conseguir principalmente dos ácaros que se nutren de las larvas de trips, Neoseiulus barkerii y Amblyseius cucumeris. Si necesitas saber más sobre cómo combatir el Trips, leer "¿Cómo combato el Trip?".

  • Nemátodos: Son gusanos microscópicos que encuentran su hábitat perfecto en la mayoría de los suelos, en especial los que presentan mucha humedad. Por esto, son parásitos muy típicos en los huertos. En cuanto a los daños, debemos destacar que atacarán principalmente las raíces, para alimentarse de ellas, de modo que una plaga muy abundante puede llegar a matar la planta. No será fácil reconocer que nuestro cultivo esté siendo afectado por nemátodos, puesto que los síntomas que producen son bastante similares a los que podría producir la falta de agua o de nutrientes. En general, una clorosis acentuada o un desarrollo muy deficiente, será una señal de que las reices están siendo atacadas por nemátodos (siempre que podamos descartar la sequía o la falta de nutrientes). Entre los cultivos afectados podemos encontrar cualquier planta hortícola, como la berenjena, la patata o la cebolla. El mejor método de control será la rotación de cultivos, aunque también puedes plantar salvia cerca de tu huerto, ya que es una de las pocas plantas que hace que estos parásitos se alejen.



Una vez hemos descrito los principales insectos parásitos que pueden afectar a nuestro huerto, y habiendo destacado sus daños fundamentales y sus métodos de control ecológicos más adecuados, debemos pasar a otro grupo de enfermedades causadas por otro tipo organismos, como son los hongos, las bacterias y los virus. Dentro de este subgrupo, vamos a empezar por las enfermedades causadas por HONGOS:

 

  • Oídio: Es tanto el nombre de la enfermedad como del hongo que la produce, y se caracteriza por crear una capa pulverulenta o algodonosa de colores blancuzcos y en forma estrellada sobretodo en las hojas, aunque también puede atacar los tallos. Los principales cultivos hortícolas susceptibles de ser atacados por este hongo son: el pepino, el calabacín, el melón y la vid. En cuanto al control ecológico de esta enfermedad, debemos destacar la adición de infusión de cola de caballo en las zonas afectadas. La cola de caballo es un excelente fungicida. Para profundizar más sobre los posibles remedios contra el Oídio, leer "Remedios para el Oídio", en nuestra revista.

  • Mildiu: Muy conocida por su nombre científico, Phytophthora infestans. Los síntomas son fácilmente reconocibles, pues provoca unas carácterísticas manchas de colores que viran del verde al amarillo en hojas, tallos y frutos. Los cultivos que suelen verse afectados por este hongo son, entre otros: la patata, el tomate y el pimiento. En relación a su control, podemos destacar, al igual que en el caso anterior, el tratamiento con infusión de cola de caballo. Pero además de este tratamiento, nosotros recomendamos la adición al suelo de un hongo antagonista de muchos hongos patógenos, entre los que se encuentra el causante del milidu. Su nombre es Trichoderma harzianumy es un hongo que hoy por hoy está muy comercializado. Si necesitas saber más sobre el Mildiu, debe leer "Remedios para el Mildiu", escrito en nuestra revista.

  • Negrilla: Se trata de un hongo asociado a la melaza, esa sustancia azucarada que, como hemos mencionado anteriormente, segregan tanto los pulgones como la mosca blanca. Es fácilmente reconocible por la aparición de una capa pulverulenta de color negruzco que cubre tanto hojas como tallo y frutos. Los daños están directamente relacionados con esta capa pues, al estar las hojas cubiertas, la función fotosintética de la planta disminuirá considerablemente, lo que se traducirá en una pérdida de vigor general y, por consiguiente, en una pérdida de producción. Algunos de los cultivos susceptibles de padecer la negrilla son: la patata, el guisante, la col, la cebolla, el calabacín o el pimiento. El método de control más eficaz contra este hongo es aplicar los métodos mencionados en el apartado anterior contra pulgón y mosca blanca.

  • Roya: Hongo de sencilla identificación, pues se caracteriza por la aparición de una serie de pústulas rojizas en el envés de las hojas. Las hojas más afectadas terminarán por caer. Algunos de los cultivos susceptibles de ser infectados por este hongo serían la judía, el guisante o el haba. En cuanto a control, volvemos a repetir el tratamiento con infusión de cola de caballo, que, como hemos apuntado antes, es un antifúngico de extraordinaria fuerza.

 

 

Continuamos con las enfermedades producidas por BACTERIAS, las cuales son identificables en general por producir podredumbres, aunque cada una provoca unos síntomas en mayor o menor medida identificativos y singulares.

 

  • Podredumbre húmeda o blanda: (Erwinia sp.). Se menifiesta inicialmente como una mancha opcada y húmeda en la superficie del fruto. En etapas más avanzadas de la infección, la mancha se extiende, arugándose el fruto y pudriéndose por completo, transformándose en una masa blanda y acuosa y desprendiendo olores muy desagradables. En plantas que producen tubérculos (p.ej. la patata) el fruto adquiere una cosistencia pastosa. Afecta a multitud de cultivos hortícolas, entre los que podemos citar la patata o el pimiento. En cuanto a los métodos de control, podemos citar la rotación de cultivos y la práctica de evitar el riego por aspersión, técnica de riego que aumenta considerablemente la probabilidad de que se desarrolle cualquier tipo de enfermedad, en especial enfermedades bacterianas y fúngicas.
  • Chancro bacteriano: Enfermedad causada por bacterias del género Clavibacter que se caracteriza por producir manchas alargadas sobre tallos y brotes y manchas circulares, semejantes a ojos, en frutos. El síntoma más identificativo de esta enfermedad sería la aparición de esos "ojos" que hemos mencionado en los frutos. Muchos cultivos son susceptibles de ser infectados por esta bacteria, pero vamos a destacar dos que pueden ser muy importantes en nuestro huerto: el pimiento y el tomate. En relación al control, al igual que en el caso anterior, y que en el resto de las enfermedades bacterianas, lo más efectivo será la prevención. Algún método de prevención, a parte de los citados en la podredumbre húmeda, puede ser el evitar heridas y cortes profundos en las plantas durante el labrado o la poda, pues es por estas heridas por las que entran las bacterias.
  • Mancha angular de las Cucurbitáceas: Causada por la bacteria Pseudomonas syringae, se caracteriza por causar, inicialmente, pequeñas lesiones de consistencia acuosa en los bordes de las hojas, para más adelante manifestarse como verdaderas manchas que van secando la hoja a través de sus nervaduras y que, finalmente, desgarrarán las hojas. Como su nombre indica, efacta fundamentalmente a las Cucurbitáceas, es decir, a cultivos como el pepino, la calabaza, el calabacín o el melón. Se puede controlar o, mejor dicho, prevenir, evitando un exceso de humedad (sin que afecte al vegetal en cuestión) o eliminando las plantas afectadas en cuanto nos demos cuenta de los primeros síntomas, de modo que evitaremos la transmisión.

 

 

Para finalizar, vemos a destacar algunas de las enfermedades causadas por VIRUS que más probabilidades tengan de afectar a nuestro huerto:

 

  • Virus del bronceado: Enfermedad causada por un Tospovirus cuyos principales síntomas en las plantas que infecta son la aparición de manchas anulares en hojas y frutos, siendo en éstos últimos de colores, dando la impresión de que el fruto se está decolorando. Los cultivos más susceptibles de ser infectados son el pepino y el tomate. Su método de control consistiría en controlar su vector, es decir, el insecto que lo transmite (trips).
  • Virus del mosaico del tomate: De identificación muy sencilla, pues produce unas manchas muy características en las hojas del tomate que recuerdan a un mosaico de tonos de verdes (de ahí su nombre). Los cultivos afectados son el tomate y el pimiento. En relación a su control, destacamos la rotación de cultivos como principal método de prevención, así como el lavado concienzudo con agua y jabón de manos cuando vayamos a trabajar en nuestro huerto, pues la principal causa de transmisión de este virus es el contacto con nuestras manos.
  • Virus Y de la patata: Su principal síntoma es la aparición de un color negruzco en los nervios de las hojas, lo que indirectamente afecta al crecimiento del tubérculo por dificultades en el proceso de fotosíntesis. Además de la patata, afecta también al tomate y al pepino. Como método de control debemos apuntar la eliminación de malas hierbas y del pulgón, así como la eliminación directa de las plantas afectadas.

 

 

A modo de conclusión, ya después de tener ciertos conocimientos acerca de las diferentes plagas y enfermedades que pueden llegar a mermar nuestra huerta, me gustaría dejar un último apunte a modo de reflexión conjunta: una plaga sólo debe de ser erradicada si afecta a nuestra producción. Debemos tener en cuenta que, en un huerto ecológico, lo más natural del mundo va a ser que aparezcan insectos y todo tipo de fauna. Esto no significará que tengamos una plaga. Normalmente te darás cuenta de si es una plaga o no lo es, pues cuando se da te encontrarás una buena aglomeración del parásito en cuestión y notarás que el crecimiento vegetal no es normal. De este modo, repito, que hayan insectos no quiere decir que tengamos una plaga y, siempre que nuestra producción no se vea afectada, no debemos preocuparnos ni intervenir precipitadamente. Al fin y al cabo, la naturaleza es sabia, y en un huerto ecológico todo se autoregula (hasta cierto punto, claro).

 

Y por útimo, como siempre recordamos, el mejor maestro es tu propia experiencia, de modo que esta guía debes tratarla como una simple ayuda en tu camino como horticultor. A continuación te dejamos todos los artículos escritos en nuestra revista que tienen que ver con las plagas y las enfermedades, su ecología y su control. ¡Suerte con los bichitos y ánimo!

 

 

Artículos en nuestra revista para profundizar en el conocimiento sobre Plagas y Enfermedades

Tuta, daños y control de la plaga del tomate

La Tuta absoluta es en realidad una recién llegada, pues la primera noticia de su aparición fue en Castellón en el 2006. Sin embargo, en tan poco tiempo ya se ha convertido en un verdadero dolor de cabeza para los horticultores de tomate en...

leer más

El pulgón y las hormigas, una asociación fatal

Los pulgones o áfidos son una de las plagas más comunes, tanto en huertos como en jardines con plantas ornamentales, por su gran capacidad de adaptación y propagación. Existen varias especies siendo las más...

leer más

Fisiopatías, diagnóstico de profesionales

La primera regla de todo hortelano que se precie es que ante cualquier problema, antes de actuar hay que investigar la causa. En el caso de las enfermedades relacionadas con plagas, resulta relativamente sencillo identificar el agente infeccioso,...

leer más

Y tú, ¿controlas?

El control de plagas y enfermedades puede convertirse, por el ansia del hortelano macetero, en un verdadero dolor de cabeza, culpable de noches de insomnio y consultas infinitas en múltiples foros de internet. Sin embargo, en este tema un...

leer más

Cómo tratar plagas y enfermedades

Un huerto urbano en casa sólo tiene sentido si lo desarrollamos de una forma ecológica. Como se ha mencionado en otros artículos, los objetivos fundamentales de este tipo de huertos deben ser la puesta en práctica de una experiencia de...

leer más

¿Cómo combato la araña roja?

La araña roja: la plaga y su tratamiento La araña roja es un pequeño ácaro de 0´5 mm en su etapa adulta. Se suele alimentar de plantas de ambientes secos. Se las llama arañas rojas debido a su capacidad de...

leer más

Remedios para el Oídio

El Oídio es una enfermedad causada por el hongo de ese mismo nombre. Se trata de un vello blanquecino que actúa sobre hojas y tallos en plantas débiles, situadas normalmente a la sombra y en zonas o épocas de mucha...

leer más

¿Cómo combato la mosca blanca?

Conoce la mosca blanca La mosca blanca pertenece a la familia de los aleuródidos, se han descrito más de 1500 especies de moscas blancas. Los adultos miden de 1 a 1´5 mm con un cuerpo de color amarillo pálido y un par de...

leer más

¿Cómo combato el trip?

¿Qué es el trip? Los trips pertenecen al orden de los tisanópteros, son insectos pequeños, normalmente de entre 1 y 6 mm. Se conocen unas 5600 especies y muchas de ellas son plagas de especies vegetales...

leer más

Cómo combatir plagas de caracoles y babosas

Limaco es la palabra que agrupa a caracoles y babosas. Son moluscos herbívoros de hábitos nocturnos que se desplazan gracias a una película de moco o baba que producen y van dejando restos pegajosos por donde pasan. Para...

leer más

Descubre Nuestro Catálogo