Cargando...
Planeta Huerto
Mi carrito

Envío gratis desde 49,00 € y 60 días de devolución

Sombra de Ojos

Ordenar productos
Nuestros Consejos

Sombra de ojos natural vs sombra de ojos tradicional

La versatilidad de este producto le ha convertido en un elemento imprescindible, tanto para el uso personal como para los profesionales del maquillaje. Tanto es así que el mercado está repleto de diversas opciones: los colores, texturas, acabados y formas de aplicación se actualizan de un modo imparable para marcar tendencia.

Por este motivo, elegir la mejor alternativa no es siempre sencillo, sobre todo si tenemos en cuenta que una buena sombra de ojos no debe estar diseñada únicamente para cumplir una función de belleza, sino otro objetivo esencial: proteger la piel de esta zona tan sensible y, por supuesto, no dañar ni causar irritación ocular.

Esto que a priori parece algo sorprendente, ocurre más a menudo de lo que pensamos. Y es que, la mayoría de las sombras de ojos que tenemos a nuestro alcance están elaboradas a base de tres componentes principales: grasa, pigmentos y compuestos químicos.

Estas sustancias, que se utilizan en la cosmética tradicional para conseguir que los productos sean más duraderos y con el objetivo de modificar su textura y consistencia, pueden afectar de manera muy negativa en algunos tipos de pieles, sobre todo las más sensibles.

Los efectos adversos más comunes son el enrojecimiento e irritación del párpado, así como picor y escozor cuando algún resto del producto entra en los ojos. Pero, en casos más extremos, pueden llegar a desarrollarse ciertas infecciones oculares como la conjuntivitis o blefaritis.

Para evitar todos estos inconvenientes, te recomendamos una alternativa muy respetuosa contigo y con el Medio Ambiente: las sombras de ojos naturales y ecológicas.

Se trata de productos en cuya elaboración sólo se emplean ingredientes orgánicos, muy alejados de las sustancias químicas más agresivas, y que en su mayoría proceden de cultivos biológicos. De hecho, en su producción se utilizan fuentes de energía renovables, con menos agua y menos residuos para reducir la emisión de gases de efecto invernadero.

En el caso de las sombras de ojos ecológicas, se emplea también para su elaboración plantas cultivadas sin pesticidas ni herbicidas químicos. Mientras que los tonos que componen la gama son obtenidos exclusivamente a partir de pigmentos minerales o vegetales.

Cómo acertar al comprar una sombra de ojos

Como hemos visto, las ventajas de las soluciones naturales de maquillaje superan con creces a las de las alternativas tradicionales. Esto se debe fundamentalmente a que sus ingredientes aportan una serie de propiedades específicas que van mucho más allá de un función meramente estética.

Por ello, antes de comprar una sombra de ojos, es fundamental que nos aseguremos de que nuestra elección se basa en criterios que tengan en cuenta nuestra salud ocular. Una buena manera de acertar es comprobar si en su formulación se han utilizado los siguientes componentes naturales:

  • Jojoba: es antibacteriano, previene las alergias y el malestar en los ojos. Se puede utilizar en todos los tipos de piel, porque no tapona ni obstruye los poros.
  • Aceite de Sésamo: conocido por su propiedad antiedad, es un antioxidante que protege la salud de las células de la piel, y en el caso de las sombras de ojos, preserva la piel de su contorno.
  • Aceite de Almendras: repara, acondiciona, hidrata y reafirma la piel, gracias a su alto contenido en vitamina E y B. No obstruye los poros y es un excelente protector.
  • Aceite de Argán: tiene un alto poder antioxidante e hidratante, y además se encarga de equilibrar y reparar la piel de los daños medioambientales.
  • Manteca de Karité: tonifica, suaviza, y previene las arrugas y manchas de la piel Se encarga además de nutrir profundamente gracias a sus ácidos grasos y vitaminas A, D, y E.
  • Aceite de semillas de girasol: rico en nutrientes, vitaminas y minerales, es un gran antioxidante, por lo que combate las arrugas y mantiene la piel hidratada.
  • Aceite de Semillas de Uva: se encarga de mantener la piel joven, ya que es un potente componente antiarrugas y disminuye la aparición de las líneas de expresión. No obstruye los poros, por lo que es apto para pieles grasas, y especialmente para aquellas dañadas por el sol.
producto(s) en carrito
Ir al carrito