Cargando...
Volver
  • Tu carrito 0 productos
  • Total productos 0,00 €
  • Gastos de envío 0,00 €
  • Total 0,00 €
Ir a sección

5 claves para inciarse en el cultivo en casa

Si has decidido ceder un rincón de tu casa a la naturaleza para convertirlo en un pequeño huerto ecológico, pero el trabajo en la tierra y tú sois dos grandes desconocidos, a continuación, te describimos las claves para poner en marcha un huerto en casa, ya sea en la terraza o el balcón.


1.Elegir la situación del huerto

La luz directa es esencial para el crecimiento de las plantas, por lo que primero hemos de saber cuál es el balcón o terraza con mayor insolación.

Lo recomendado es contar con un mínimo de 6 horas diarias de sol. En caso, de que el espacio elegido cuente con menos horas de luz nos plantearemos el cultivo sólo en primavera-verano y con especies poco exigentes en cuanto al sol.



2.Prever la disponibilidad de agua

Como el riego va a ser una de las tareas más importantes y repetitivas, es necesario pensar de dónde vamos a conseguir el agua y cómo vamos a regar nuestro pequeño huerto, para que no se convierta en una tarea ardua y tediosa.

Lo más fácil es ubicar el huerto cerca de una toma de agua corriente y bien instalar un sistema de goteo (aunque si tenemos unas pocas macetas, 4 o 5, nos puede bastar con una regadera). Otra opción puede ser reutilizar el agua de lluvia, dirigiendo las canaletas hacia depósitos de agua.



3.Conseguir los recipientes dónde plantar

Al no disponer de tierra, la opción es cultivar en contenedores. Las opciones entre las que podemos elegir son jardineras, cuyo tamaño dependerá del requerimiento de cada hortaliza (lechugas, rábanos y acelgas desarrollan poca raíz, mientras que tomates, pepinos, berenjenas o acelgas requieren macetas más grandes, 20-30 L de volumen), mesas de cultivo o recipientes reciclados. También podemos diseñar un pequeño bancal, limitado por maderas o bloques de hormigón y luego rellenado.

En cualquier caso, debemos facilitar el drenaje colocando en la base del recipiente una capa de grava antes de rellenar con el sustrato, para evitar que se encharque el fondo y “se asfixien” las plantas.


4.Preparar el sustrato

Al cultivar en recipientes la cantidad de tierra en la que se desarrollaría la planta es limitada. Esta característica hace necesario utilizar sustratos en vez de tierra mineral, que sean capaces de aportar nutrientes, retengan agua, tengan una buena aireación y no sean pesados, para no cargar de peso la terraza. En el mercado se pueden encontrar sustratos universales ya preparados que para un iniciado pueden servir, siempre y cuando no sea para plantas de interior o plantas con flores.

Sin embargo, en una segunda fase o bien si queremos hacer bien las cosas desde el principio, podemos prepararnos nuestro propio sustrato a base de fibra de coco y compost, en una relación de 60 % y 40% de cada uno de ellos.

5.Utilizar plantones

Como inicio es mejor a la hora de plantar nuestras primeras hortalizas utilizar plantones, que según la época se podrán conseguir unas hortalizas u otras en los viveros. De esta forma, nos aseguramos que las plantas están fuertes y sanas y superarán los pasos en falso que podamos dar.

Si nos atrevemos, o no encontramos plantones, podemos obtenerlos nosotros mismos elaborando semilleros, teniendo en cuenta siempre la época de siembra más idónea para la especie, que normalmente viene indicado en el embalaje de las semillas.

Además, también es recomendable empezar con cultivos de fácil manejo y que tengan pocos problemas de enfermedades o plagas.

Al principio puede que cometamos multitud de errores al no saber la cantidad de luz o agua que va mejor a cada planta, o bien si el sustrato empleado no es el ideal,… Pero cada error, cada dificultad, nos ayudará a aumentar nuestra experiencia y a tomar mejores decisiones en un futuro. Así que nos desesperes y sé constante, porque el resultado será reconfortante, aparte de saludable.

Otros artículos interesantes

Sembrar, trasplantar, comer

martes, 13 de septiembre de 2011

En lo primero que pensamos al decidirnos por tener un huerto en casa es en saborear el primer fruto de nuestras hortalizas, y nos imaginamos plantando la primera semilla y viéndola crecer a un ritmo vertiginoso. Sembrar, trasplantar y cosechar, son...

Cómo crecen las enredaderas

miércoles, 26 de septiembre de 2012

Las plantas trepadoras son aquellas que necesitan de un soporte para mantenerse erguidas, pues no lo hacen por sí mismas. Las enredaderas crecen muy deprisa buscando la luz, por lo que habrá que ir podándolas si no queremos...

Cultivo de la judía

miércoles, 19 de septiembre de 2012

La judía pertenece a la familia de las leguminosas. De cara al cultivo, existen dos tipos: las judías tiernas de mata baja, con tallos erectos que no necesitan de tutorado; y las de mata alta o enrame, que sí que requieren un tutorado....

La poda de la tomatera

lunes, 5 de septiembre de 2011

Para aprender a podar los tomates, primero debemos tener claro cómo se desarrolla esta planta. Lo hace de la siguiente forma:La planta brota de la tierra y a la “punta” de la planta le llamamos brote de crecimiento o guía principal. Al crecer...

Descubre Nuestro Catálogo