Cargando...
Planeta Huerto
Mi carrito

Envío gratis desde 10,00 € y 60 días de devolución

Ir a sección

Aprendiendo a regar

Puede parecer estúpido el dedicarle más de 5 palabras a cómo saber regar, o como diría mi madre, echarle agua a las plantas, pero el riego, sobre todo en el caso del huerto en recipientes, es la tarea más importante y que más requiere de nuestro mimo y atención.

En el cultivo en recipientes el sustrato está limitado a la capacidad del contenedor, por lo que su capacidad de retención y almacenaje de agua también está limitada. Además, el mejor aprovechamiento del espacio hace que el número de plantas por superficie sea mayor que en el cultivo en tierra, siendo mayor también la transpiración, agravada aún más en los recipientes pequeños por el efecto del recalentamiento del sol.

Si tenemos en cuenta estos condicionantes a la hora de conseguir el riego óptimo de nuestro huerto, éste ha de que cumplir las siguientes características:

  • Regular: si pasan varios días sin regar no sólo hacemos que la planta sufra estrés hídrico y se debilite, sino que alteramos las propiedades físicas del sustrato y su calidad.
  • Homogéneo: el agua ha de humedecer todo el cepellón por igual.
  • Frecuente: no interesan riegos abundantes, ya que conllevan una pérdida de nutrientes por el lavado del sustrato, por lo que al ser escasos han de repetirse varias veces al día.
  • Además, este riego ha de ajustarse a otros condicionantes como la época del año, el tipo de hortalizas que cultivemos e incluso el método de riego que empleemos.

Pautas según la época del año

Para un clima mediterráneo o semiárido el riego varía tanto por la frecuencia, como por el momento más adecuado, según la estación.

ESTACIONES

FRECUENCIA

HORARIO*

Otoño

1 vez/día

Al amanecer

Invierno

1 vez/semana

Al amanecer

Primavera

1 vez/día

Al atardecer

Verano

2 veces/día

Al atardecer

*El riego es al amanecer, para evitar el riesgo de heladas, y al atardecer, para que la planta no esté mojada en las horas de más sol.

Pautas según los cultivos

La mayoría de hortalizas en circunstancias normales requieren riegos moderados de 1l por planta o por 10l de sustrato, pero existen algunas peculiaridades:

  • Plantas cultivadas por sus hojas, como lechugas o acelgas, y plantas más exigentes como escarolas, coles y coliflores, requieren riegos copiosos de 2l por planta.
  • Plantas a conservar después de la cosecha, como cebollas, ajos o tomates de guardar, requieren riegos escasos de ½ l de agua por planta o por 10 l de sustrato.
  • Plantas que cultivamos por sus frutos, en las primeras floraciones el riego es más limitado, siendo más regular al cuajar los frutos y copioso tras cada recolección.

Pautas según el método de riego

Riego manual con regadera. Con la regadera se dirige poco a poco el agua a las raíces y no a las hojas, que hemos de evitar mojar, de esta forma, se consigue que se empape todo el sustrato, sin que se formen grietas por las que el agua corra sin llegar a ser aprovechada por la planta. Además, no es conveniente regar desde cierta altura, ya que el impacto del agua podría descalzar a la planta y afectar a su sistema radicular.

Sistema de riego por goteo. El riego es más frecuente que el manual, siendo en verano de 2 o 3 veces al día con al menos 1 min de duración. Al ser riegos más cortos la humedad se distribuye mejor, formando en torno al punto de caída de la gota una zona húmeda en forma de bulbo, pudiéndose producir, cuando el cultivo es en tierra, una concentración de sales en su límite. Si se emplea agua corriente, en las zonas de aguas duras con gran cantidad de carbonatos, pueden obstruirse los goteros necesitando labores de mantenimiento o la instalación de un filtro junto con el regulador de presión.

Jardineras con depósito de riego. Este tipo de contenedores con autoriego te permiten una mayor independencia respecto el riego, ya que su frecuencia es de 1 a 3 veces por semana.

Estos son sólo algunos de los trucos que podemos aplicar al regar, pero ya se sabe que “cada maestrillo tiene su librillo”.


Otros artículos interesantes

Cómo cultivar lentejas en nuestro huerto

martes, 1 de julio de 2014

La lenteja, o Lens culinaris, viene de la familia de las leguminosas. Es una fuente de hierro, proteínas, y fibra, por ello se recomienda para combatir la anemia, o durante el embarazo. Existen diversas variedades de lenteja, pero la más...

¿Cómo combato la mosca blanca?

viernes, 25 de mayo de 2012

Conoce la mosca blanca La mosca blanca pertenece a la familia de los aleuródidos, se han descrito más de 1500 especies de moscas blancas. Los adultos miden de 1 a 1´5 mm con un cuerpo de color amarillo pálido y un par de alas blancas....

El huerto en noviembre

lunes, 2 de noviembre de 2015

En el mes de noviembre nos podemos tomar un respiro. El huerto permanece en una especie de letargo y los trabajos a realizar son básicamente de mantenimiento. Podemos aprovechar este mes para de hacer el plan de rotación para distribuir el...

Cultivo del guisante

lunes, 3 de septiembre de 2012

El guisante, alverja, arjeva o chícharo, es la semilla que se encuentra encerrada en la vaina de la guisantera. Pertenece a la familia de las leguminosas, junto a las habas o las judías verdes, por lo que son muy nutritivos por su alto contenido...

Descubre Nuestro Catálogo

producto(s) en carrito
Ir al carrito