Cargando...
Ver productos

El huerto en 1m2 Grandes descuentos en los mejores productos para tu huerto urbano

Volver
  • Tu carrito 0 productos
  • Total productos 0,00 €
  • Gastos de envío 0,00 €
  • Total 0,00 €
Ir a sección

Aprendiendo a regar

Puede parecer estúpido el dedicarle más de 5 palabras a cómo saber regar, o como diría mi madre, echarle agua a las plantas, pero el riego, sobre todo en el caso del huerto en recipientes, es la tarea más importante y que más requiere de nuestro mimo y atención.

En el cultivo en recipientes el sustrato está limitado a la capacidad del contenedor, por lo que su capacidad de retención y almacenaje de agua también está limitada. Además, el mejor aprovechamiento del espacio hace que el número de plantas por superficie sea mayor que en el cultivo en tierra, siendo mayor también la transpiración, agravada aún más en los recipientes pequeños por el efecto del recalentamiento del sol.

Si tenemos en cuenta estos condicionantes a la hora de conseguir el riego óptimo de nuestro huerto, éste ha de que cumplir las siguientes características:

  • Regular: si pasan varios días sin regar no sólo hacemos que la planta sufra estrés hídrico y se debilite, sino que alteramos las propiedades físicas del sustrato y su calidad.
  • Homogéneo: el agua ha de humedecer todo el cepellón por igual.
  • Frecuente: no interesan riegos abundantes, ya que conllevan una pérdida de nutrientes por el lavado del sustrato, por lo que al ser escasos han de repetirse varias veces al día.
  • Además, este riego ha de ajustarse a otros condicionantes como la época del año, el tipo de hortalizas que cultivemos e incluso el método de riego que empleemos.

Pautas según la época del año

Para un clima mediterráneo o semiárido el riego varía tanto por la frecuencia, como por el momento más adecuado, según la estación.

ESTACIONES

FRECUENCIA

HORARIO*

Otoño

1 vez/día

Al amanecer

Invierno

1 vez/semana

Al amanecer

Primavera

1 vez/día

Al atardecer

Verano

2 veces/día

Al atardecer

*El riego es al amanecer, para evitar el riesgo de heladas, y al atardecer, para que la planta no esté mojada en las horas de más sol.

Pautas según los cultivos

La mayoría de hortalizas en circunstancias normales requieren riegos moderados de 1l por planta o por 10l de sustrato, pero existen algunas peculiaridades:

  • Plantas cultivadas por sus hojas, como lechugas o acelgas, y plantas más exigentes como escarolas, coles y coliflores, requieren riegos copiosos de 2l por planta.
  • Plantas a conservar después de la cosecha, como cebollas, ajos o tomates de guardar, requieren riegos escasos de ½ l de agua por planta o por 10 l de sustrato.
  • Plantas que cultivamos por sus frutos, en las primeras floraciones el riego es más limitado, siendo más regular al cuajar los frutos y copioso tras cada recolección.

Pautas según el método de riego

Riego manual con regadera. Con la regadera se dirige poco a poco el agua a las raíces y no a las hojas, que hemos de evitar mojar, de esta forma, se consigue que se empape todo el sustrato, sin que se formen grietas por las que el agua corra sin llegar a ser aprovechada por la planta. Además, no es conveniente regar desde cierta altura, ya que el impacto del agua podría descalzar a la planta y afectar a su sistema radicular.

Sistema de riego por goteo. El riego es más frecuente que el manual, siendo en verano de 2 o 3 veces al día con al menos 1 min de duración. Al ser riegos más cortos la humedad se distribuye mejor, formando en torno al punto de caída de la gota una zona húmeda en forma de bulbo, pudiéndose producir, cuando el cultivo es en tierra, una concentración de sales en su límite. Si se emplea agua corriente, en las zonas de aguas duras con gran cantidad de carbonatos, pueden obstruirse los goteros necesitando labores de mantenimiento o la instalación de un filtro junto con el regulador de presión.

Jardineras con depósito de riego. Este tipo de contenedores con autoriego te permiten una mayor independencia respecto el riego, ya que su frecuencia es de 1 a 3 veces por semana.

Estos son sólo algunos de los trucos que podemos aplicar al regar, pero ya se sabe que “cada maestrillo tiene su librillo”.

Otros artículos interesantes

Cómo plantar el esqueje de un rosal

martes, 2 de septiembre de 2014

Septiembre es el mejor momento para reproducir por esquejes. Si nos ponemos manos a la obra ahora, conseguiremos que echen las raíces antes del invierno, y garantizaremos su buen desarrollo. Hoy en Planeta Huerto te contamos cómo realizar la...

Cómo cultivar espárragos en nuestro huerto

lunes, 7 de julio de 2014

Hoy te contamos cómo cultivar espárragos, un vegetal que proviene de la familia de las liliáceas. Lo que comemos se llama turión, y es el brote tierno que sale de la esparraguera. Los turiones pueden ser verdes (espárragos trigueros, con un...

El huerto en mayo

martes, 3 de mayo de 2016

Las temperaturas cálidas y realmente agradables del mes de mayo llenan de actividad el huerto, en el que además de siembras y trasplantes no se deben descuidar las labores de mantenimiento de los cultivos que ya están en marcha, así como el...

Cómo cultivar habas extra precoces en tu huerto

martes, 12 de agosto de 2014

Si queremos habas, y las queremos ya, o casi ya, una de las mejores opciones que se nos presentan es cultivar la variedad Luna de agosto, cuyos frutos, muy dulces y tiernos, pueden estar listos para consumir a partir de 90 días tras la siembra.Las...

Descubre Nuestro Catálogo