Cargando...
Volver
  • Tu carrito 0 productos
  • Total productos 0,00 €
  • Gastos de envío 0,00 €
  • Total 0,00 €
Ir a sección

Aromáticas: olores, colores y otros beneficios

La combinación de hortalizas con aromáticas u otro tipo de plantas más rústicas es una práctica que resultará muy beneficiosa para nuestro huerto, más allá de vestirlo con brillantes colores y atrayentes aromas.

Este tipo de plantas se caracterizan por su rusticidad, por lo que resultan fáciles de cultivar, aunque a la hora de introducirlas en nuestro huerto y combinarlas en el mismo contenedor con las hortalizas o con maceteros en una zona determinada, han de considerarse varios factores:

- Riego. La mayoría de aromáticas requieren riegos regulares pero no abundantes, siendo el indicador del momento de regar el que la tierra esté totalmente seca. Por tanto, no es adecuado plantarlas en el mismo contenedor que hortalizas que requieran un sustrato húmedo constantemente.

- Tipo de Ciclo. Las plantas que tengan ciclos anuales podrán estar junto aquellas hortalizas, la gran mayoría, que se renuevan en cada estación. Pero las que son plurianuales, si las pusiésemos en el mismo contenedor una vez que recolectáramos la hortaliza permanecería ocupando un espacio que no podríamos emplear para sembrar otro tipo de hortalizas. En este caso se plantarían en un macetero aparte, aunque no apartadas, ya que puede ser una atracción para los insectos polinizadores, tan apreciados por su carencia en los huertos de balcones y terrazas.

- Acción de la planta. Hay que tener una base botánica y saber las características de cada planta que tenemos en nuestro huerto, y si no, buscar la información. En caso contrario, podemos asociar con nuestros cultivos una planta capaz de repeler ciertos parásitos, pero que a su vez emite una serie de sustancias químicas que inhiben el desarrollo de las plantas más cercanas.

A continuación se detallan algunas de las especies que no deben faltar en nuestro huerto para mantenerlo bonito y asegurar un estado saludable de nuestras plantas y cultivos.

ALBAHACA. Al ser anual y compartir los mismos requerimientos que pimientos y tomates (sol y humedad) puede asociarse con ambos, ya que además de protegerles contra el pulgón y otros insectos también incrementa la calidad y producción de de los cultivos.

flores de caléndulaabeja polinizadora posada en la flor de la albahaca

CALÉNDULA. Esta planta anual, además de repeler a la mosca blanca y nemátodos, resulta muy decorativa además poder aprovechar sus pétalos en ensaladas y sus flores para hacer productos cosméticos. Por tanto, es conveniente hacerle un hueco compartiendo espacio con las hortalizas.

MELISA. La esencia a limón que libera atrae a las abejas polinizadoras, pero también ahuyenta a mosquitos y otros insectos. Sin embargo, no es recomendable plantar entre cultivos ya que es invasora a igual que las mentas.

PELITRE. Aunque se parece a las margaritas su aroma es muy penetrante por las grandes dosis de piretrinas que poseen sus flores, que funcionan como insecticidas naturales. A igual que las margaritas se cultivan en maceteros aparte, en zonas soleadas y con riegos regulares.

ROMERO. Es beneficioso por la gran cantidad de polinizadores que atrae, por lo que mejor si se coloca en maceteros (ya que es plurianual) alrededor del huerto. Mejor si no se riega de forma abundante, puesto que en tierras húmedas se forman grandes matas pero con pocos principios activos.

SALVIA. Tiene innumerables propiedades terapéuticas, repele a la mosca blanca, la mariposa blanca de la col y las babosas, potencia el romero y el tomillo. Sin embargo, mejor no cultivarla entre los cultivos porque genera sustancias inhibitorias del crecimiento de algunas hortalizas y pueden formarse grandes matas ocupando mucho espacio.

TOMILLO. Es un eficaz repelente de la blanca de la col, pero sus bajas necesidades de riego hacen conveniente su plantación en un contenedor aparte junto con el romero y la salvia.

Estos son algunos ejemplos de plantas vivas que pueden resultar buenas aliadas tan sólo por el hecho de estar presentes. Sin embargo, algunas de ellas además aumentan sus efectos beneficiosos con la elaboración de extractos, que pueden ser reforzantes o repelentes. Sobre este tema que resulta apasionante para aquellos que deseen experimentar en su huerto, se tratará más adelante sobre las propiedades y modos de hacer estos preparados naturales.

Otros artículos interesantes

El huerto en junio

lunes, 1 de junio de 2015

Ya está aquí el verano y con él nuestro huerto está rebosante de actividad, pero también llegan la alta humedad del ambiente, las altas temperaturas y las escasísimas lluvias, por lo que nuestra atención debe centrarse en el control del riego...

Sin sol no hay huerto

martes, 6 de septiembre de 2011

El único requisito imprescindible para poder tener un huerto en casa, es disponer de un espacio con suficiente luz directa. Las hortalizas al igual que todas las plantas necesitan la luz del sol para realizar la fotosíntesis y obtener la energía...

Las aromáticas del verano

miércoles, 4 de julio de 2012

Ha llegado el verano, y con él, más tiempo (para algunos) de disfrutar con nuestro huerto y de sacarle más partido. Si durante el invierno  y la primavera plantamos algunas aromáticas como la menta, el...

Agricultura ecológica: saludable y sostenible

miércoles, 7 de septiembre de 2011

Hoy todo producto que lleve el apellido de “ecológico”, y por tanto, que esté acompañado por la correspondiente etiqueta autonómica o europea, trasmite una muy buena imagen al consumidor. Esta buena imagen que asumimos con cierta inercia...

Descubre Nuestro Catálogo