Cargando...
Planeta Huerto
Mi carrito

Envío gratis desde 49,00 €

o con PH PRIME desde 9,99 €

Ir a sección

Cómo elegir el mejor sistema de riego

¿Qué es un sistema de riego?

Un sistema de riego es una técnica empleada para poder regar nuestro jardín o huerto haciendo un uso sostenible del agua sin necesidad de despilfarrrarla con la manguera, por ejemplo, y aportando la comodidad de no tener que estar in situ cada vez que se riega.

Uno de los principales objetivos de un sistema de riego es que sea eficiente, para ello, se lleva a cabo la zonificación del lugar a regar. Es decir, se divide el jardín en distintos sectores según las especies, las condiciones y las necesidades hídricas que tengan. De esta forma, cada sector se podrá regar independientemente del otro con la cantidad y presión de agua que más le convenga.

¿Cómo elegir un sistema de riego?

En Planeta Huerto te ayudamos a elegir el mejor sistema de riego que mejor se adapta a tus necesidades. Para que tu elección sea la más adecuada debes tener en cuenta factores como el tipo de jardín o huerto, el tamaño, el tipo de plantas y sus necesidades hídricas, la calidad del agua, condiciones climáticas, tipo de suelo, etc. Nosotros te damos las claves y la información necesaria para que puedas realizar una correcta elección.

Ventajas de comprar un sistema de riegos

  • Ahorrarás agua: ya que se trata de sistemas economizadores de agua que además de ser beneficiosos para el medioambiente también favorecen al crecimiento de las plantas, ya que aporta solo la cantidad necesaria y de manera más uniforme; al suelo, ya que no produce erosión; la aplicación de fertilizantes es más eficaz mediante un sistema de riego...
  • Notarás un ahorro económico: además supone un importante ahorro a largo plazo en cuanto al agua que consumiríamos para regar nuestro jardín o huerto en el caso de no utilizar un sistema de riego.
  • Además de un ahorro en tiempo y esfuerzo: puedes poner en práctica el programador que va a hacer que tus plantas puedan ser regadas sin tener que estar físicamente presente.

Funcionamiento de sistemas de riego

  • Programador: se trata de un dispositivo conectado al grifo que permite configurar a qué hora se va a regar tu huerto o jardín y durante cuánto tiempo.
  • Filtro: es un objeto poroso que impide la obstrucción por sedimentación de partículas de suciedad del agua
  • Válvulas intermedias y piezas de conexión y sujeción: se sitúan al inicio de cada fase de riego y permiten el paso del agua para el riego.
  • Tuberías: conducto de PVC por donde va el agua antes de ser distribuida por la zona de riego: jardín, huerto, macetas, etc. Existen de distintos diámetros dependiendo del uso que le vayamos a dar.
  • Aspersores o goteros: sistemas acoplados a cada tubería permiten la salida del agua. En el caso de los aspersores, por ejemplo, para regar un jardín con césped y goteros, para un huerto o macetas.

Además se puede añadir:

  • Dispositivo de fertirrigación: sistema para poder añadir fertilizante disuelto en el agua de riego.
  • Reductor de presión: sistema que reduce la presión de agua, así ahorramos este valioso recurso y también en el mantenimiento del sistema de riego, ya que una excesiva presión podría dañar los goteros.

Tipos de sistemas de riego

Riego por aspersión

Este tipo de riego es aconsejable para grandes jardines con césped.

  • Aspersores: Son sistemas cuya función es esparcir o dispersar el agua de riego o fertilizantes en gotas muy finas, de forma que alcance toda la zona de riego. Microaspersores: Se trata de sistemas de aspersión con el fin de suministrar el riego mediante gotas más finas que los aspersores. Poseen un deflector giratorio para ofrecer una mayor cobertura.
  • Nebulizadores: Estos sistemas de aspersión consisten en provocar con agua a presión que sale por un pequeño agujero, una especie de nube o niebla muy fina.
  • Sistema Micro Drip: la marca Gardena ha patentado su propio sistema. Lo más novedoso de este, es que cuenta con la tecnología de conexión de tuberías denominadas “Quick&Easy”, muy fáciles de montar y desmontar. Son conexiones de tuberías permanentemente selladas.

Riego por goteo

Este tipo de riego es el que más nos permite ahorrar agua, ya que, no sale a presión e impide la evaporación del agua.

  • Auto-compensante: Estos sistemas se adecúan a circuitos largos (más de 25m) consisten en mantener un caudal fijo, equilibrando los cambios de presión que se producen a lo largo de todo el sistema.
  • De caudal constante: Este tipo de sistemas proporciona siempre la misma cantidad de agua. Son los más baratos y sencillos de instalar.
  • Regulable: Estos sistemas son aconsejables para plantas que están creciendo o para aquellas que están muy expuestas a cambios de temperatura ya que, se puede ajustar el caudal y pueden llegar a aportar 60 litros de agua por hora.
  • Sistemas recirculados: Este sistema consiste en la recirculación del agua mediante una técnica denominada hidroponía. Esto provoca la optimización en el uso del agua mediante su reutilización para que después de su tratamiento se pueda volver a utilizar para el riego.
  • Riego hidropónico: Se trata de sistemas mediante los cuales las raíces de los cultivos reciben una solución ya preparada con los nutrientes y el agua necesarios para su crecimiento.
  • Goteo con depósito: Esta es una muy buena opción si no tenemos acceso a un grifo.
  • Tubería porosa: Este tipo de sistemas consisten en tuberías sin goteros. No los necesitan porque poseen una especie de orificios a lo largo de todo el mecanismo que aportan agua a toda la zona de riego. Una de las ventajas de este tipo de sistemas es que se pueden utilizar en huertos o jardines con plantas con poco espacio de separación. Además las tuberías se pueden enterrar y que el agua vaya directamente a las raíces, ahorrando así el agua que se pierde por evaporación.
  • Tubería con goteros integrados: Este tipo de sistemas tienen una mayor facilidad de instalación pero requieren un mayor nivel de mantenimiento.



Otros artículos interesantes

10 consejos para cultivar con éxito tus árboles frutales

martes, 7 de noviembre de 2017

Una vez elegido el frutal más adecuado, nos vienen a la cabeza otras tantas cuestiones igual de importantes por lo que se refiere a su mantenimiento, cuestiones que pretendemos ayudarte a resolver en este artículo dándote útiles consejos sobre...

Qué plantar en noviembre en el huerto

lunes, 2 de noviembre de 2015

En el mes de noviembre nos podemos tomar un respiro. El huerto permanece en una especie de letargo y los trabajos a realizar son básicamente de mantenimiento. Podemos aprovechar este mes para de hacer el plan de rotación para distribuir el...

Los frutos secos

jueves, 4 de octubre de 2012

A la mayoría nos encantan esas bolsitas llenas de frutos secos, en las que hay una mezcla con avellanas, pistachos, cacahuetes, pipas y una gran variedad de estos ricos frutos. Pero, habéis pensado alguna vez de que planta sale cada uno de ellos?...

Ajos: un buen cultivo para iniciarnos

martes, 1 de octubre de 2019

El Ajo (Allium sativum L.) es un cultivo imprescindible en nuestros huertos urbanos, pues es un cultivo con numerosas aplicaciones: Es fundamental en la culinaria,tiene propiedades medicinales, tiene usos como repelente de insectos. Además, es un...

Descubre Nuestro Catálogo

producto(s) en carrito
Ir al carrito