Cargando...
Ir a sección

Cultivo en invernadero

El cultivo en invernaderos nos da la opción de trabajar en invierno a una temperatura al menos 5º superior a la del exterior. Esto nos va a permitir preparar los semilleros con 3 ó 4 semanas de antelación respecto a la plantación normal. Además podremos ampliar el repertorio de especies y épocas de cultivo, gracias a la protección que nos proporcionan frente a los fuertes vientos, la lluvia, el granizo y las heladas.

Para aprovechar al máximo la luz es importante orientar el invernadero en su eje longitudinal en la dirección este-oeste, siempre y cuando no tengamos otras limitaciones y obstáculos que nos generen sombras. También es importante evitar la acumulación de polvo y agua en las cubiertas lo cual disminuye sensiblemente la cantidad de luz que penetra en el invernadero.

Para el buen desarrollo de nuestras plantas es muy importante la ventilación del invernadero, para ello es conveniente abrir ventanas o portones al menos 1 hora al día, realizándolo siempre en la hora de menos frío (al medio día), esto va a permitir la renovación del aire del interior y controlar excesos de humedad ambiental, ayudándonos a evitar plagas y enfermedades. Además es importante para permitir la entrada de insectos polinizadores, fundamentales para el cuajado de muchos frutos.

El cultivo en invernaderos requiere de un mayor control del riego, que debe ajustarse muy bien a lo que cada planta necesita. Si regamos en exceso provocaremos asfixia radicular, mientras que si nos quedamos cortos, durante los días más soleados las plantas pueden llegar a secarse. Por ello lo ideas es mantener una humedad constante en el sustrato de nuestras plantas, ajustando el riego a la temperatura que haga en cada época. El riego influirá en la humedad relativa del ambiente, que deberemos mantenerla entre el 50 y el 60%.

Podemos encontrar una amplia gama de invernaderos de jardin de diferentes tamaños, para el jardín, para la terraza o para el balcón, de estructura de aluminio y paneles de polycarbonato o con estructura de acero y recubrimientos de PVC. Elige el que mejor se ajuste a tu espacio y necesidades.

Otros artículos interesantes

Cómo cultivar borraja en nuestro huerto

jueves, 3 de julio de 2014

La borraja (Borago officinalis), de la familia de las Boragináceas, es una planta herbácea anual, abundante en toda España pero con menor presencia en el norte. Tiene unos 30-130 cm de altura y está cubierta de unos pelos rígidos, con...

Fisiopatías, diagnóstico de profesionales

martes, 6 de septiembre de 2011

La primera regla de todo hortelano que se precie es que ante cualquier problema, antes de actuar hay que investigar la causa. En el caso de las enfermedades relacionadas con plagas, resulta relativamente sencillo identificar el agente infeccioso,...

Calabacín: un cultivo prolífico

martes, 29 de noviembre de 2011

Si ya has intentado cultivar calabacines, de la familia de las cucurbitáceas (pepino, melón, sandía), y no ha sido nada productivo pese a su fama, es porque no has tenido en cuenta algunas particularidades de esta planta: Un...

Ideas para tu terraza

miércoles, 14 de marzo de 2012

Puede que nuestro balcón o terraza nos parezca pequeño o que nunca lo hayamos considerado más que un sitio donde fumar y resfriarnos en invierno o una buena atalaya desde donde satisfacer nuestras necesidades fisgonas diarias y...

Descubre Nuestro Catálogo