Cargando...
Ir a sección

Cultivo en invernadero

El cultivo en invernaderos nos da la opción de trabajar en invierno a una temperatura al menos 5º superior a la del exterior. Esto nos va a permitir preparar los semilleros con 3 ó 4 semanas de antelación respecto a la plantación normal. Además podremos ampliar el repertorio de especies y épocas de cultivo, gracias a la protección que nos proporcionan frente a los fuertes vientos, la lluvia, el granizo y las heladas.

Para aprovechar al máximo la luz es importante orientar el invernadero en su eje longitudinal en la dirección este-oeste, siempre y cuando no tengamos otras limitaciones y obstáculos que nos generen sombras. También es importante evitar la acumulación de polvo y agua en las cubiertas lo cual disminuye sensiblemente la cantidad de luz que penetra en el invernadero.

Para el buen desarrollo de nuestras plantas es muy importante la ventilación del invernadero, para ello es conveniente abrir ventanas o portones al menos 1 hora al día, realizándolo siempre en la hora de menos frío (al medio día), esto va a permitir la renovación del aire del interior y controlar excesos de humedad ambiental, ayudándonos a evitar plagas y enfermedades. Además es importante para permitir la entrada de insectos polinizadores, fundamentales para el cuajado de muchos frutos.

El cultivo en invernaderos requiere de un mayor control del riego, que debe ajustarse muy bien a lo que cada planta necesita. Si regamos en exceso provocaremos asfixia radicular, mientras que si nos quedamos cortos, durante los días más soleados las plantas pueden llegar a secarse. Por ello lo ideas es mantener una humedad constante en el sustrato de nuestras plantas, ajustando el riego a la temperatura que haga en cada época. El riego influirá en la humedad relativa del ambiente, que deberemos mantenerla entre el 50 y el 60%.

Podemos encontrar una amplia gama de invernaderos de jardin de diferentes tamaños, para el jardín, para la terraza o para el balcón, de estructura de aluminio y paneles de polycarbonato o con estructura de acero y recubrimientos de PVC. Elige el que mejor se ajuste a tu espacio y necesidades.


Otros artículos interesantes

Sembrar, trasplantar, comer

martes, 13 de septiembre de 2011

En lo primero que pensamos al decidirnos por tener un huerto en casa es en saborear el primer fruto de nuestras hortalizas, y nos imaginamos plantando la primera semilla y viéndola crecer a un ritmo vertiginoso. Sembrar, trasplantar y cosechar, son...

Cómo cultivar menta

jueves, 29 de mayo de 2014

La menta es una planta que ha llamado la atención del Hombre desde hace siglos: aromática y medicinal, a nivel científico, pero afrodisíaca y mágica, a nivel esotérico. Un buen compañero de huerto... ¡al que no debemos quitar ojo! El...

¿Me riegas las plantas por vacaciones?

martes, 6 de septiembre de 2011

El riego es la tarea más delicada y que nos ocupa más tiempo, pero antes de convertirnos en esclavos de nuestro propio huerto, merece la pena saber qué opciones existen para compatibilizar el riego con las vacaciones.Si ni vecinos ni familiares...

Lechuga: cultivo para principiantes

martes, 30 de agosto de 2011

Esta hortaliza, perteneciente a la familia de las compuestas (escarola, alcachofa, cardo), resulta ideal para quien empieza su andadura en esto de los huertos urbanos:No requiere muchos cuidados y casi no se ve afectada por plagas. Su ciclo es...

Descubre Nuestro Catálogo