Cargando...
Volver
  • Tu carrito 0 productos
  • Total productos 0,00 €
  • Gastos de envío 0,00 €
  • Total 0,00 €
Ir a sección

Cultivo, recolección y conservación de hierbas aromáticas

Cultivar hierbas en casa está a la orden del día. A pesar de que desde siempre se han usado por sus propiedades culinarias, aromáticas y terapéuticas, cada día son más las personas que se animan a coger hojas de albahaca de sus macetas para condimentar los espaguetis o a hacerse una infusión tras secar las hojas del poleo.

Cultivo:

La mayoría de las hierbas crecen en ambientes soleados, aun así, hay muchas que crecen en semisombra, por lo que es la mejor elección si en el espacio que tenemos no hay muchas horas de luz. Solo tener en cuenta que hay que protegerlas del frío y de los vientos intensos.

Cuando vayamos a plantarlas, lo ideal es colocarlas en función de sus necesidades hídricas y controlar las que tienen un crecimiento invasivo, como la menta.

Plantas aromáticas

Recolección:

La recolección puede llevarse a cabo en cualquier momento, solo con las perennes, como el tomillo, tendremos que esperar a que vuelvan los brotes tras el invierno.

Si queremos recolectar las hojas, el mejor momento es antes de que la hierba de flor, ya que es cuando tienen más sabor y están más tiernas. Pero si lo que queremos recolectar son las flores, lo haremos antes de que empiecen a abrirse del todo, a mediodía. Las raíces se recolectan en otoño, cuando la parte de la planta que queda encima de la superficie empiece a marchitarse.

Conservación:

La conservación la haremos en función de el uso que le queramos dar a las plantas, lo ideal es consumirlas tras las recolección, ya que una vez secas, pierden parte del aroma y del sabor, por lo que una buena opción es congelarlas o conservarlas en aceite o vinagre.

Secado

Tras la recolección, se retiran las hojas que crezcan demasiado juntas para evitar que se retenga humedad, ya que podrían enmohecerse. Las ataremos en ramillete y las colgaremos del tallo en un lugar seco, cálido y oscuro, además de ventilado. Una vez secas (al mes o mes y medio), separar las hojas a mano e introducirlas en un tarro previamente etiquetado y guardarlo en un lugar seco y oscuro. En Planeta Huerto te ofrecemos un bonito secador de hierbas y flores!

Oficinas de Cosmetica IPBeja8552

Congelación

Esta es la mejor forma de preservar el sabor, aroma y propiedades. Te aconsejamos congelarlas en bolsas de plástico o recipientes etiquetados, sino, una buena idea, es introducir pequeñas cantidades de las hojas en las cubiteras con agua y conforme las vayamos necesitando, echamos los cubitos a nuestros guisos.

Aceites o vinagres

Las hierbas se conservan bien en aceites o vinagres para aliñar ensaladas o hacer deliciosas marinadas.

Desde Planeta Huerto te animamos a que cultives hierbas aromáticas y les des todos los usos que puedas aprovechar de ellas, pero sobre todo, que decoren y den aroma y color a tu casa!

Otros artículos interesantes

Green Guerrillas pioneros en huertos comunitarios

viernes, 25 de noviembre de 2011

GreenGuerillas es una organización americana sin ánimo de lucro, que surgió a principios de los años 70 y que utilizaba las parcelas que habían sido abandonadas, con motivo de la crisis financiera, para la creación de huertos comunitarios. Su...

Agricultura ecológica: saludable y sostenible

miércoles, 7 de septiembre de 2011

Hoy todo producto que lleve el apellido de “ecológico”, y por tanto, que esté acompañado por la correspondiente etiqueta autonómica o europea, trasmite una muy buena imagen al consumidor. Esta buena imagen que asumimos con cierta inercia...

Cómo cultivar perifollo en nuestro huerto

martes, 15 de julio de 2014

Hoy te contamos cómo cultivar una hierba aromática prima hermana del perejil: el perifollo. Son tan parecidas que se confunden. Ambas plantas, junto con el estragón y el cebollino, forman el grupo de las finas hierbas. El perifollo desprende ...

Cómo seleccionar, recolectar y conservar semillas.

jueves, 26 de julio de 2012

La semilla es la estructura que se encuentra dentro del fruto, a partir de la cual, se produce una nueva planta. Si vamos a comenzar un huerto, lo normal es que compremos las semillas para empezar a cultivar, pero si ya tenemos un poco de...

Descubre Nuestro Catálogo