Cargando...
Volver
  • Tu carrito 0 productos
  • Total productos 0,00 €
  • Gastos de envío 0,00 €
  • Total 0,00 €
Ir a sección

El ajo negro, un alimento muy completo

El ajo negro es un alimento novedoso que se obtiene a través de la cocción natural de ajo crudo fresco en un armario de fermentación durante unos 75 días aproximadamente. 

Posee un poder antioxidante hasta cinco veces mayor que el ajo blanco, no pica ni produce mal aliento y tiene una textura firme y blanda. ¡Y no sabe a ajo!


 

Beneficios generales

Un gran aporte energético

Una de las características más destacadas de este alimento es su gran aporte energizante. De hecho, sólo un diente de ajo negro contiene la misma energía que una cabeza de ajo común. 

Por este motivo, se recomienda consumirlo en ayunas y antes de realizar actividades importantes, tanto físicas, como de desgaste intelectual.

Por otra parte, el ajo negro también es famoso por su gran contenido en aminoácidos esenciales. Se trata de sustancias que el organismo no puede generar por sí mismo, por lo que debemos incorporarlos a través de la alimentación. La falta de los mismos baja las defensas, haciéndonos más vulnerables a las enfermedades.

De los veinte aminoácidos que existen, el ajo negro aporta dieciocho, entre los que destacan la Isoleucina y la Leucina, que intervienen en la formación y reparación del tejido muscular.

Otros beneficios para el organismo

  • Tiene efecto hipotensor, por lo que es recomendable para personas con presión alta.
  • Ayuda a bajar el colesterol y el nivel de lípidos en sangre, por lo que ayuda a prevenir las enfermedades cardiovasculares.
  • La alicina, uno de sus principales componentes, fortalece el sistema inmunitario y aumenta las defensas del organismo (en especial durante los procesos de crecimiento).
  • Ayuda a combatir el estrés y la depresión gracias a sus componentes energizantes, ya que éstos ayudan a generar sustancias favorables para nuestro estado de ánimo.
  • Favorece la regulación del tránsito intestinal y la digestión.
  • Limpia los riñones y protege las arterias contribuyendo a evitar su calcificación.
  • Gracias a su alto contenido de fósforo y azufre, ayuda a regularizar el sueño.
  • Agiliza la cicatrización de heridas y aumenta el fortalecimiento óseo, debido a su alto contenido energizante.
  • Protege el hígado y mejora la actividad de la próstata.
  • Ayuda a resistir la fatiga y el envejecimiento de forma eficaz, ya que elimina el oxígeno tóxico.
  • Reduce la glucosa en la sangre y previene la diabetes gracias a uno de sus componentes, la Glicina.
  • Su efecto antioxidante es mucho mayor que el de la vitamina E, por lo que ayuda a las células de la sangre a mantenerse saludables.

Recetas

Gulas con ajo negro y espárragos trigueros

¿Qué necesitamos?

  • 10 tartaletas.
  • 2 dientes de ajo negro.
  • Un manojo de espárragos trigueros.
  • 1 paquete de gulas (200 gramos aproximadamente).
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Una cucharada de soja.

Procedimiento

  • 1. Lavar bien los espárragos trigueros y cortar la parte dura.
  • 2. Poner en una sartén unas gotitas de aceite y un poco de sal. Cuando esté bien caliente, añadir los espárragos y hacerlos por cada lado uno o dos minutos.
  • 3. Retirar los espárragos de la sartén y dejar que se enfríen un poco.
  • 4. Cortarlos en trocitos pequeños y reservar la punta entera para decorarla.
  • 5. A continuación, en una sartén, añadimos dos cucharadas de aceite e incorporamos las gulas. Lo salteamos durante dos minutos. 
  • 6. Añadimos los dos dientes de ajo negro picados y la soja. 
  • 7. Volvemos a mezclar y añadimos los trocitos de espárragos durante uno o dos minutos.
  • 8. Finalmente, lo colocamos en las tartaletas y decoramos la punta del espárrago a nuestro gusto.


Vasitos de ajo blanco con ajo negro y coco

¿Qué necesitamos?

  • 250 mm de leche de coco.
  • 50 gramos de anacardos.
  • 50 gramos de almendras.
  • 3 dientes de ajo negro.
  • 1 vaso de chupito de aceite de oliva suave.
  • Sal.
  • Pimienta blanca.
  • Unas gotas de limón.

Procedimiento

  • 1. Colocamos todos los ingredientes, salvo las almendras, en la batidora (o similar) y lo mezclamos hasta lograr una crema muy suave.
  • 2. La probamos para dar el punto y lo metemos en la nevera.
  • 3. Picamos en un mortero las almendras.
  • 4. Servimos los vasos y los cubrimos con las almendras picadas.
  • 5. Finalmente, a modo de decoración, le podemos añadir una hojita de hierbabuena o de menta.

Otros artículos interesantes

Un ejemplo a seguir en permacultura

jueves, 23 de agosto de 2012

Hoy os contamos la historia del jardín del Instituto Central de Permacultura de las Montañas Rocosas en EE.UU, todo un ejemplo práctico de permacultura. Pero antes de adentrarnos en este caso de éxito, vamos a hablar un...

Del huerto a la mesa: el valor de los productos frescos

viernes, 21 de octubre de 2011

Pese a que somos afortunados por vivir en un país desarrollado y en un tiempo en que nuestra dieta es variada y abundante, nuestro cuerpo está hambriento. Somos consumidores de calorías vacías, sin que les...

Planeta Huerto se suma al Giving Tuesday

lunes, 28 de noviembre de 2016

Giving TuesdayEl objetivo principal del Giving tuesday es el de dedicar un día a nivel global a la acción solidaria de todo aquello que se encuentre a nuestro alcance, ya sea alimentación, ropa, dinero e incluso tiempo.En 2012 se generó en EEUU...

Descubre Nuestro Catálogo