Cargando...
Planeta Huerto
Mi carrito

Envío gratis desde 49,00 € y 60 días de devolución

Ir a sección

El huerto en junio

Ya está aquí el verano y con él nuestro huerto está rebosante de actividad, pero también llegan la alta humedad del ambiente, las altas temperaturas y las escasísimas lluvias, por lo que nuestra atención debe centrarse en el control del riego y la prevención frente a la posible aparición de plagas en nuestro huerto

Época de invasores

El calor y la alta humedad son un caldo de cultivo idóneo para gran variedad de invasores en nuestro huerto:

Hongos

El oídio es frecuente en hojas de cucurbitáceas como calabacines, pepinos, melones y sandías, reconocible por un vello blanquecino, y el míldiu suele aparecer como manchas marrones sobre todo en las solanáceas como la berenjena, la patata, el pimiento y el tomate.

La aparición de estos hongos suele darse en ambientes de elevada humedad, al realizar riegos por aspersión, o después de lluvias prolongadas con temperaturas entre 10º y 20ºC, por lo que es preferible evitar los riegos en las horas de más calor. Su propagación se ve favorecida por los cortes y heridas de cualquier parte de la planta, así que llevaremos cuidado con las horas de riego e insolación, y con no dañar nuestros cultivos.

Si ya tenemos estos hongos en nuestro huerto en cantidades preocupantes podemos recurrir a algunos productos ecológicos que nos ayudarán a eliminar a estos invasores:

  • extractos de plantas (cola de caballo, ajo, etc)
  • própolis: cera que evita la entrada de hongos
  • los preparados antifúngicos
  • productos homepatizados
  • espolvoreos con azufre.

Insectos

El pulgón, la araña roja, la mosca blanca, los trips y las cochinillas son insectos que acecharán nuestros cultivos en este mes.

Todos estos insectos suelen situarse en el envés de las hojas ya que es la zona con mayor porosidad y accesibilidad para su aparato bucal chupador. Estos insectos chupan y se alimentan de la savia de las plantas robándoles nutrientes y agua, pudiendo llegar a debilitarlas enormemente.

Si aparecen estas plagas en exceso es porque la planta está débil y nos estaremos equivocando en alguna práctica como:

  • riego en exceso o déficit
  • exceso de abonado líquido
  • temporada inadecuada
  • falta o exceso de sol
  • baja biodiversidad de especies (monocultivos)

Así que el primer paso será identificar y luego corregir la mala práctica. Aunque si ya tenemos a estos invasores en nuestros cultivos existen distintos tratamientos ecológicos como:

Adaptar la frecuencia y duración del riego a la estación del año.

Con las altas temperaturas y el aumento de las horas de insolación el riego tiene una importancia vital en nuestro huerto.

El riego en esta época del año se debe realizar con poca cantidad de agua pero varias veces al día, por ejemplo; si regamos de forma manual lo haremos una vez al día, pero si utilizamos riego por goteo serán necesarios dos o tres riegos al día, lo que puede resultar una tarea esclavizante.

Algunas alternativas que nos pueden facilitar este trabajo en verano son:

  • Si disponemos de algunas macetas podemos colocarles un cono cerámico que se llena de agua y va soltando el agua poco a poco
  • Si disponemos de un huerto considerable lo más práctico es utilizar el riego por goteo al cual podemos añadirle un programador de riego que nos permita regular tanto la cantidad de riegos al día como la duración de los mismos.

El momento del día en que se riegue también es importante, ya que ha de hacerse siempre en las horas de menor insolación, al amanecer y al atardecer, para evitar la evaporación y desperdicio del agua y porque al regar las gotas de agua que se quedan sobre las hojas hacen un efecto lupa, concentrando la radiación y produciendo heridas en las hojas.

Siembras, trasplantes y cosechas.

  • Cosechas: acelgas, apios, calabacines, cebollas, coliflores, espinacas, - al límite de las zonas templadas cálidas-, fresas, guisantes – posiblemente solo en las zonas frías-, habas – en zonas frías-, judías, lechugas, nabos, patatas, puerros, rabanitos, tomates- en zonas cálidas y templadas-, zanahorias, remolachas rojas.


Debido a la alta actividad que hay en nuestro huerto este mes, es bastante probable que las cosechas empiecen a ser mayores que la cantidad que consumimos, por eso estos meses son los ideales para aprender técnicas para conservar alimentos, o para empezar a llevarnos bien con nuestros vecinos y darles un poco de el fruto de nuestro trabajo.


Otros artículos interesantes

Cómo cultivar colinabos en nuestro huerto

jueves, 3 de julio de 2014

El colinabo es una raíz de sabor dulce (y a veces con un toque picante), que viene de la familia de las crucíferas, mezcla de repollo y nabo. Se recomienda consumirlo a personas con problemas de cardiovasculares, por su bajo contenido en sodio...

Como cultivar Escarola en nuestro huerto

martes, 5 de noviembre de 2013

Las escarola, también llamada achicoria rizada, es una hortaliza muy usada en ensaladas ya que tiene multitud de nutrientes muy beneficiosos para nosotros como pueden ser el cobalto, el hierro, el magnesio y el cinc. También poseen muchas...

Las habas: un cultivo mejorante

martes, 30 de agosto de 2011

Tras cultivar hortalizas voraces, consumidoras de nutrientes, el suelo o sustrato agradece que el siguiente cultivo en la rotación sea un cultivo capaz de devolverle su riqueza en nutrientes, como es el caso de las habas y el resto leguminosas...

¿Qué es la fibra de coco?

viernes, 3 de agosto de 2012

La fibra de coco es un tipo de sustrato cada vez más usado en semilleros y huertos urbanos ecológicos. Se obtiene como residuo de las fibras de los frutos del cocotero (Cocos nucifera).Ventajas: Este producto tiene gran capacidad de retención de...

Descubre Nuestro Catálogo

producto(s) en carrito
Ir al carrito