Cargando...
Volver
  • Tu carrito 0 productos
  • Total productos 0,00 €
  • Gastos de envío 0,00 €
  • Total 0,00 €
Ir a sección

Entrevista al blog El huerto de la discordia

Pablo Portela nació en Vigo (Galicia) y actualmente reside en Santiago de Compostela. Allí tiene su "Huerto de la discordia", que recibió ese nombre tras una mala época en la que sus cultivos morían con facilidad. Ahora Portela, que trabaja como técnico de luces, ha aprendido nuevas técnicas gracias a su investigación en Internet y en diversas publicaciones especializadas. Además de las plantaciones que tiene en su huerto, cuida de dos gallinas desde hace seis meses.

Pablo explica que la cría de estos animales es una práctica que siempre había querido realizar, y ahora que tiene una casa con un pequeño terreno aprovecha la oportunidad. "La gallina es un animal curioso del que quiero aprender cada día más", comenta. "De momento no he tenido el placer de hacerlas criar, pero todo se andará".

La salud de las gallinas

Acerca del trato a las gallinas, Pablo tiene claro que engordarlas rápido o tener huevos todos los días no es lo único importante, ya que su forma de ver la punta de la producción no es relevante en una granja familiar. "Si lo miramos desde el coste puro y duro no siempre compensa económicamente, ni las gallinas, ni el huerto, porque aunque gastemos menos dinero gastamos mucho tiempo, pero nos permite comer un alimento más saludable, más sabroso y con la satisfacción de haberlo recogido con nuestras propias manos", añade.

También conviene dejarlas salir del gallinero para que anden porque piensa que "un animal feliz, además de estar más sano, produce mejor y más rico", además de que así tienen la oportunidad de "comer plantas, lombrices, de estar entretenidas".

Gallinas de Mos en el Huerto de la discordia

En lo referente a la alimentación, este estudiante de 1º de Periodismo considera que es mucho mejor alimentarlas con pienso fresco que con transgénicos, aunque los premezclados, como los piensos de ponederas o engorde, "tienen un equilibrio nutritivo interesante, proporcionándole a la gallina el calcio que necesita, el nivel de proteínas y grasas". Complementa su dieta con verduras o hierba recién cortada, restos de alimentos y lombrices que encuentra en su huerto.

Una de las preguntas más formuladas por los criadores de gallinas poco experimentados es ¿cómo sabemos que el animal está sano? "La lógica suele ser un gran instrumento, lo que nos hace pensar que un buen plumaje, color y una actitud despierta es signo de sano. No debemos confundir con la pérdida de color que padecen las buenas ponedoras que, exhaustas por su gran labor, tienen un tono más pálido en la cresta y en las patas", responde Pablo.

La vida en el gallinero

Pablo Portela explica que el proceso de puesta de las gallinas depende de factores como la raza, la alimentación o la época del año, ya que con menos luz ponen menos. "En mi caso empezaron a poner sobre los seis meses más o menos. La frecuencia de puesta es muy variable: una de ellas pone cada dos o tres días, pero la otra me tiene asombrado, pone prácticamente un huevo al día."

En cuanto a la limpieza del gallinero, encuentra bastante controversia en los libros que ha consultado. "Uno es de Salvador Castelló, padre de la avicultura española, y el otro de Dail Damerow. El profesor Castelló opina que el gallinero tiene que tener una escrupulosa limpieza; en cambio, Damerow opina que una vez al año limpiar y desinfectar es suficiente, siempre y cuando se mantenga debidamente cuidado. Como no iba a ser menos, practico un poco de lo que decía Fukuoka, ´la agricultura del no hacer´. Por ello he optado por intentar mantener un gallinero saludable sin limpiar excepto una vez al año, de momento parece ir todo bien", resume.

Huerto y gallinero de Pablo Portela

Recomendaciones a los lectores de Planeta Huerto

Este joven avicultor anima a la crianza de gallinas en un huerto urbano. Afirma que vale la pena porque la recompensa es mayor que el sacrificio: "Además de huevos y carne podríamos añadir la gallinaza, que bien compostada es buen abono. Pero para mí la gran satisfacción es la misma que la de mi huerto: sentirme con un mayor equilibrio con la naturaleza. Trabajarla es una gran satisfacción". "Un huerto familiar puede ser un complemento, pero no solemos vivir única y necesariamente de lo que nos da el huerto y las gallinas, por lo que hay que aprender, ante todo, a disfrutar", agrega.

Para los interesados en criar gallinas, Pablo opina que una raza autóctona de la zona en la que se vive (en su caso la gallina de Mos) es una buena elección. "Las razas autóctonas son más rústicas y enferman menos. Están más adaptadas al clima de la zona, y así ayudas a proteger la biodiversidad de la especie, la cual debido a las explotaciones industriales se está empobreciendo porque en todo el mundo se manejan cada día un número menor de razas, seleccionadas por su elevada producción".

Otros artículos interesantes

Entrevista al blog El huerto de la discordia

martes, 4 de junio de 2013

Pablo Portela nació en Vigo (Galicia) y actualmente reside en Santiago de Compostela. Allí tiene su "Huerto de la discordia", que recibió ese nombre tras una mala época en la que sus cultivos morían con facilidad....

Entrevista a Slow Food

lunes, 13 de mayo de 2013

Hoy entrevistamos a Josep Marco Sansano (JMS), responsable del Convivium Valencia, y a Jordi Bresó (JB), panadero y pastelero Slow y vocal del Convivium Valencia para que nos lo cuenten todo acerca de Slow Food. Hola amigos de Slow Food....

Entrevista a Aday Pérez, del blog Artropodolandia

viernes, 16 de mayo de 2014

Si te interesa el mundo del huerto urbano, tienen que interesarte las plagas y la fauna auxiliar. Y seguro que, buscando información, alguna vez te has cruzado con Artropodolandia, el blog de Aday Pérez. En él, este canario informa sobre...

Descubre Nuestro Catálogo