Cargando...
Volver
  • Tu carrito 0 productos
  • Total productos 0,00 €
  • Gastos de envío 0,00 €
  • Total 0,00 €
Ir a sección

Los usos de la granada en cosmética y alimentación

Suave, sabrosa y muy refrescante: la granada es una fruta presente cuando termina el verano y que nos acompaña hasta el invierno. Su nombre proviene del latín, por los múltiples granos que contiene, que muchas culturas han considerado símbolo de fertilidad. ¿Quieres saber las múltiples propiedades y usos que posee?



Propiedades nutricionales

Sin duda, la granada es una fruta recomendada para “la sangre” y para “el estómago”.

  • Es muy rica en antioxidantes y antisépticos (flavonoides, que le dan ese color rojo), vitaminas A y C y minerales (especialmente potasio, necesario para equilibrar los niveles de agua dentro y fuera de las células y para transmitir y generar impulsos nerviosos en el cuerpo). Por tanto, ralentiza el proceso de envejecimiento de la piel y favorece la circulación de la sangre, a la vez que reduce la presión arterial. Es un gran aliado contra las enfermedades del corazón, ¡y también anticancerígeno!
  • Contiene taninos, que son astringentes y antiinflamatorios, por lo que su consumo es muy recomendado para casos de diarreas, cólicos intestinales y, en general, problemas del estómago.
  • Es un gran amigo del sistema inmunológico: no sólo sirve para tratar la fiebre y la tos, sino que también evita que aparezcan resfriados, gripe, y otros problemas relacionados con el sistema respiratorio.
  • Antes insistíamos en que muchas culturas antiguas la consideraban una fruta de la fertilidad, y con razón: aunque ellos no lo supieran, aumenta los niveles de testosterona y, por tanto, el deseo sexual.

Los granos se pueden comer directamente, o mezclándolos en la ensalada, con otras frutas o en un yogur, aunque, ¿quién rechaza un cómodo y nutritivo zumo?


Propiedades cosméticas

Si las sustancias anti-envejecimiento (¡y anti-inflamatorias!) funcionan al comer, también funcionan al aplicarlas directamente sobre la piel.

  • Por un lado, estimula la producción de colágeno, regenera la capa superficial de la piel y reduce el efecto de la oxidación diaria (no sólo por factores ambientales, sino también nutricionales).
  • Por otro lado, mantiene la hidratación de la piel y evita la aparición de manchas.

¿Y cuál es el secreto? El ácido púnico (el nombre real de la granada es Punica Granatum, en referencia a su origen en Occidente, durante las Guerras Púnicas) es un regenerante natural de la piel. Este ácido, contenido en el aceite de granada, es el principio activo fundamental que garantiza los resultados a nivel cosmético.


La corteza de la granada

Siempre decimos que no debemos tirar los residuos orgánicos, puesto que podemos compostarlos. Pero la piel de granada tiene un final mejor: aprovecharemos al máximo que las propias cáscaras poseen el doble de antioxidantes que la fruta en sí.

Para utilizarlas, basta con cortarlas en pequeños trozos y dejarlas al sol, para que se resequen. Una vez estén cuarteadas y endurecidas, podemos molerlas y guardarlas en un frasco de cristal, preferiblemente en una zona oscura y seca.

Además, se puede preparar en forma de té o bebida refrescante: ¿Qué tal un batido de granos de granada con un poquito de cáscara en polvo?


Un pequeño granado en tu casa

Los granados son árboles grandes. ¿De qué, si no, iban a dar esos frutos que no caben en la mano? En realidad, si tienes un jardín amplio, puedes reservarle un rincón a esta especie. Si tienes un huerto urbano o tu espacio disponible se limita a una terraza o balcón, puedes disfrutar igualmente de la belleza de este árbol y sus -en este caso, diminutos- frutos con un bonsái.


Contraindicaciones

Ni siquiera la granada es la fruta perfecta. Está contraindicada para personas que sufren irritación cólica, puesto que las fibras del fruto son insolubles. Tampoco se recomienda el consumo en abundancia en mujeres embarazadas, pacientes con enfermedades crónicas o niños, puesto que se han llegado a describir casos de mareos y vómitos por consumo en exceso. En fin, sentido común, ¡como con todo!

Otros artículos interesantes

Pastas de dientes ecológicas: salud para nuestra boca

viernes, 28 de diciembre de 2012

Las pastas de dientes convencionales llevan algunos ingredientes perjudiciales que deberíamos evitar. Además debemos tener en cuenta que el dentífrico es quizá el producto de higiene que más usamos (como mínimo dos veces al día), y en una...

¿Cuáles son los beneficios de la soja?

jueves, 17 de julio de 2014

La soja nació hace más de 5000 años en China: cuenta la leyenda que fue descubierta por un emperador chino en sus cultivos de leguminosas. Fueron los monjes budistas quienes, en el siglo VII, introdujeron la soja en Japón, pero no fue hasta...

Astenia otoñal: cómo prevenirla con aliados naturales

martes, 4 de octubre de 2016

Tras el verano, suele ser habitual que nos sintamos algo decaídos, cansados o con la sensación de funcionar a medio gas. Seguramente se deba a la llegada del otoño y a la necesidad de nuestro organismo para reajustar su biorritmo frente a la...

Ingredientes naturales: Aloe Vera

martes, 8 de enero de 2013

El Aloe Vera está considerada una de las principales plantas medicinales por sus numerosas propiedades beneficiosas para la salud que ya eran conocidas por los egipcios hace miles de años. Originaria del norte y este de África, es una planta...

Descubre Nuestro Catálogo