Con el paso del tiempo el colágeno va desapareciendo de nuestro organismo. Eso hace que aparezcan las temidas arrugas o que la salud de nuestros huesos sea más frágil.

Muchas celebrities como la famosa actriz Jennifer Anniston han confesado que entre sus hábitos diarios está el de tomar colágeno como suplemento alimenticio. Y, por lo que podemos vez… ¡Funciona!

Los estudios muestran que, a partir de los 30 años, el cuerpo pierde aproximadamente un 1% de colágeno al año. Esto quiere decir que cuando llegamos a los 50 años solo se produce un 35% del colágeno que se necesita.

En la mujer la pérdida de colágeno es más notable debido a que tienen menos cantidad que los hombres y a causas hormonales.

Es importante saber que, además del uso estético, el colágeno también puede ayudar a tus articulaciones a recuperarse de lesiones o sentirse más sanas y joviales. Y precisamente en este post te vamos a enseñar a descubrir qué tipo de colágeno es el que más te va a ayudar a ello.

¿Qué tipos de colágeno podemos encontrar?

Los tipos de colágeno que existen se diferencian según dos tipos de factores: El tejido del que forman parte y su ubicación.

Tipo de colágeno 1

Está presente en muchas partes del cuerpo como la piel, los huesos o los cartílagos y los tendones. Entre sus características se encuentra la de otorgar resistencia.

Tipo de colágeno 2

Es más escaso que el tipo del colágeno 1 y lo podemos encontrar en el cartílago, donde se crea una fibra que mantiene la consistencia del mismo. Su característica principal es la de ofrecer resistencia a la presión.

Tipo de colágeno 3

Se encuentra fundamentalmente en la piel y en los vasos sanguíneos. Es crucial para mantener la salud muscular y es lo que permite que los órganos puedan sostenerse en tu organismo.

Tipo de colágeno 4

Este colágeno forma una lámina basal capaz de rodear el tejido muscular y dar forma a los epitelios.

La mayor parte del colágeno es del tipo 2 y 3 y, en el caso de huesos y articulaciones, el colágeno que nos interesa proteger es el de tipo 1.

No importa tanto qué tipo elegir en cuanto a presentación: colágeno en comprimidos, colágeno en polvo, colágeno líquido, hidrolizado… Lo que realmente importa es la calidad de ese colágeno.


¿Qué dosis de colágeno tomar?

Según los expertos, la dosis de colágeno debe oscilar entre los 5 y 10 gramos diarios.

El Tipo de Colágeno 1 al detalle

Puesto que el objetivo de este artículo es explicar el tipo de colágeno que puede ayudarte en tus huesos y articulaciones, vamos a entrar en más detalles con él.

El consumo vía oral de colágeno hidrolizado tipo 1 puede reducir el dolor en pacientes que tengan algún tipo de problema de origen articular. También es capaz de mejorar la función de los condrocitos, una célula que pertenece al articulado y tiene componentes básicos para que la matriz realice su función correctamente en cada parte de una célula. Esto permite que el dolor asociado a un desgaste o daño se minimice.

La aportación de colágeno tipo 1 a tu organismo frena la degeneración del cartílago y reduce la inflamación y acumulación de líquido sinovial además de mejorar el grosor.

Mantén tus articulaciones a punto

Con el paso de los años las articulaciones se resienten y es algo natural que pierdan la energía y el vigor que tenían en la época de la juventud. Sin embargo, no por ello debes dejar de intentar prevenir daños o mitigar un posible dolor.

Se recomienda hacer ejercicio de manera periódica y evitar actividades que supongan un alto impacto muscular.

La alimentación es clave en la salud osteomuscular

Además de tomar colágeno como suplementos, puedes ingerir alimentos ricos en vitaminas C y E, así como minerales como manganeso, zinc y selenio.

Las vitaminas C y E protegen tus células frente a daños y el manganeso, por su parte, contribuye a la correcta formación de tejido conectivo.

Come alimentos como leche, frutos secos, legumbres, aguacates y, en general, todo lo que venga de fuentes naturales.

El café, la sal, el azúcar, el alcohol o las carnes procesadas son el principal enemigo de muchas enfermedades, incluidas las enfermedades de origen osteomuscular.

Ahora ya sabes cuáles son los tipos de colágeno que existen y cuál es el que mejor te puede ayudar a mejorar y prevenir daños en tu sistema músculo-esquelético.

En nuestro catálogo podrás adquirir colágeno en diversas modalidades y con diferentes propiedades añadidas como el colágeno con Manganeso.