Tener un huerto propio es cada vez más común. Y es que entre los numerosos beneficios de la siembra podemos destacar el aprendizaje que se extrae, la satisfacción de cosechar los alimentos que vas a cocinar, saborearlos con más calidad y frescura

No saber cómo empezar ya no es una excusa: es tan fácil como comprar plantones para huerto, así te asegurarás de tener una cosecha. Además, ¿sabías que teniendo tu propio huerto colaboras con el medio ambiente? Tus plantaciones absorben el calor y mejoran la calidad del aire. ¡Son todo ventajas!

Qué podemos plantar entre abril y junio

Cuando consumimos alimentos de temporada, se nota. Han crecido dentro de su ciclo natural y son más sabrosos, ya que conservan todas sus propiedades. A continuación, te detallamos una lista de los alimentos que puedes plantar en esta temporada del año para que disfrutes más que nunca de tus comidas.

#1. Tomate

El tomate es un cultivo que lleva trabajo. Requiere un riego regular y un buen sustrato, ya que esta planta absorbe todos los nutrientes; pero, sobre todo, mucho sol para que se desarrolle plenamente.

Por desgracia, y como ya sabemos, las altas temperaturas atraen las plagas y esto deja a nuestros tomates expuestos a ellas. Si no les hacemos frente, pueden acabar con nuestro cultivo en poco tiempo; por ello, antes de empezar con la siembra de esta deliciosa fruta, es importante que conozcas las enfermedades y plagasque le pueden afectar.

#2. Lechuga

Esta hortaliza no requiere muchos cuidados y apenas es afectada por plagas, lo que la hace muy fácil de cultivar (ideal para principiantes). Además, no necesitan mucho sol, aunque sí un riego abundante. Tienen un ciclo corto de aproximadamente 60 días, así que pronto podrás tomarla en tus ensaladas.

#3. Zanahoria

La zanahoria es una hortaliza que encontramos tanto en platos fríos como en calientes: guisos, lentejas, ensaladas, aperitivos… Se cultiva durante todo el año y, en cuanto a la iluminación que necesitan, son algo exigentes, ya que requieren una zona del huerto que reciba luz directa durante casi todo el día, pues no toleran bien zonas sombreadas o de semisombra.

#4. Calabacín

La planta del calabacín, siendo un cultivo de verano, se desarrolla cuando recibe calor y detiene su crecimiento por debajo de los 8 ºC. Aunque se adapta fácilmente a todo tipo de suelos, crecerá mejor en uno bien nutrido y profundo. También se aconseja que su riego sea abundante, especialmente en los días más calurosos.

#5. Berenjena

La berenjena es muy exigente en lo que a sol se refiere; de hecho, tolera hasta los 45 ºC. No nos asustemos: la temperatura ideal para que nuestra planta de berenjena germine es de unos 20 ºC. A esta sabrosa fruta (sí, lo has leído bien) tampoco le puede faltar el abundante riego y el buen abonado, pues consume muchos nutrientes.

Si la idea de cumplir con todas estas condiciones se te hace cuesta arriba, recuerda: los plantones para huerto son plantaciones ya germinadas, ¡solo tendrás que mimar a tu planta!

¿A qué esperas para empezar a comer de tu propio huerto? Una vez empieces, ¡no querrás parar!