Tener un jardín bonito o un huerto lleno de vida no es fácil. Y es que, como las personas, las plantas también necesitan una dosis extra de energía; un empujón con el que insuflarle vida.

En la actualidad, la población es cada vez más consciente de la necesidad de consumir alimentos libres de tóxicos cosechados únicamente con productos naturales. Es por eso, que cada vez existen más personas que optan por este tipo de fertilizantes para sus huertos y jardines.

¿Qué son los abonos y cuáles son los tipos de abonos que existen?

El abono para una planta es el equivalente a la comida de los humanos. La mantiene con vitalidad para qué pueda realizar todas sus funciones de manera íntegra; y se puede encontrar en la tierra, incluso, esas hojas secas que se desprenden de un árbol, pueden servir de abono para otro tipo de plantas.

Existen dos tipos de abono: el abono natural y el abono químico.

El abono natural es el que se obtiene de elementos naturales u orgánicos. Existen, a su vez, varios subtipos:

  • Abono verde: aquel compuesto por elementos que aportan oxígeno como las legumbres.
  • Compost: se obtiene de materia orgánica que se fermenta. Restos de comida, humus de lombriz… Son los más conocidos.
  • Estiércol: es el abono que se genera mediante los restos de heces de animales como la de oveja, el cabello o los conejos.
  • Guano: se refiere al estiércol que viene directamente de palomas y murciélagos.
  • Turba: se trata de un abono que se obtiene de la descomposición de restos vegetales.

Los abonos químicos, por su parte, pueden ser convencionales, de liberación lenta (se va disolviendo lentamente), específicos para diferentes plantas, organominerales o foliares (se aplican pulverizando las hojas).

Ventajas de los abonos naturales

El abono natural u abono orgánico es un tipo de fertilizante que se usa mediante plantas, animales y cualquier tipo de fuente de origen animal.

El abono natural tiene unas ventajas que lo hacen único:

  • Promueve plantas libres de tóxicos que no son nocivas con el medio ambiente.
  • Permiten un mejor aprovechamiento de residuos orgánicos. Esto quiere decir que los elementos se reciclan, contribuyendo a un aprovechamiento total de energía.
  • Permiten que el carbono se fije en el suelo mejorando su capacidad para absorber agua.
  • La elaboración de este tipo de abono requiere menos uso de energía y, por supuesto, es mucho menos contaminante.

¿Cuál es el mejor fertilizante para el crecimiento?

Uno de los principales objetivos de toda persona que tiene plantas o un huerto es que cada elemento crezca de manera vigorosa y, sobre todo, sana.

No es fácil elegir un determinado fertilizante. El problema radica en que cada planta tiene unas necesidades específicas y el fertilizante, que le puede ir bien a una, puede irle peor a otra.

Para los huertos, el mejor tipo de abono siempre va a ser uno orgánico. Esto es debido a que el producto final de ese huerto, es decir, las hortalizas, las vas a ingerir. Si eliges abonos naturales te aseguras de que ningún tipo de sustancia tóxica llegue a tu organismo.

Algunos de los fertilizantes que te ayudarán a conseguir un huerto sano y con vistas a convertirse en alimentos de gran valor son: Humus de lombriz y coco,estiércol de caballo o guano líquido.

Una de las preguntas que más escuchamos es: ¿cuál es el mejor abono para un ficus? Pues bien, un ficus, por sus necesidades concretas, requiere una buena dosis de magnesio y otros microelementos que le ayuden a crecer, para eso uno de los fertilizantes más vendidos es el de la marca Compo. Si quieres mejorar la filtración del agua también es conveniente agregar a su tierra corteza de pino, que, además de darle un aspecto más bonito, te ayudará a reducir la evaporación del agua.

Los rosales también son motivos de consulta en lo que se refiere a abonos o fertilizantes. El abono de guano es una opción para ve como tus rosas crecen rápidamente y, además, llenas de vida y de color. Este tipo de abono vigorizan a la planta para hacerla resistente ante enfermedades o parásitos.

La naturaleza nos regala todo un mundo de belleza, propiedades y alimentos de manera altruista. ¿Por qué no darle abonos naturales con los que “dar las gracias” de alguna manera a su gran labor? Los abonos son una solución perfecta para dotar a cada planta de esa “chispa” que la haga relucir como nunca.

¿Cuál es tu abono natural favorito y para qué lo utilizas? ¡Te leemos con curiosidad!