¡Llegó la época del año más deseada por la mayoría! Sol, buen tiempo y ganas de disfrutar al aire libre. Si hay un espacio predilecto para esta época del año, sin duda, es el jardín.

Un área un tanto olvidada en la época de invierno, pero que con los primeros rayos de sol de la primavera se convierte en protagonista total. Y es que… ¿Quién no se rinde al encanto de una cena al aire libre o un vermut bajo la sombrilla?

Pero, para estar verdaderamente cómodos, el suelo que pisas debe estar preparado para ello, siendo el césped artificial la primera opción para personas que quieren disfrutar de todo sin ocuparse de nada.

En este artículo te vamos a explicar los diferentes tipos de césped artificial que existen, sus pequeños cuidados o cómo elegir un buen césped artificial según el uso que vayas a darle.

¿Qué es mejor el césped natural o artificial?

Esta es una respuesta que solo puedes contestar tú. Ambos tipos de césped tiene sus ventajas e inconvenientes. Lo que sí te podemos decir es que el tiempo es un factor determinante.

Si no cuentas con demasiado tiempo para cuidarlo, cortarlo, quitar las hierbas muertas… Entonces debes de dejar de lado la opción de un césped natural.

Pero que no tengas tiempo no significa que tengas que renunciar a un césped bonito. Los céspedes artificiales de hoy en día no tienen nada que envidiar a los naturales; y lo mejor: no tendrás que preocuparte de cortarlo.

Sin embargo, todavía tiene más ventajas:

  • Es más resistente al paso del tiempo y a las inclemencias meteorológicas. Eso quiere decir que puede aguantar una tormenta apocalíptica sin apenas “despeinarse”.
  • Ayuda a ahorrar. ¿Por qué? Al no tener que regarlo, no desperdiciarás agua, con el consiguiente ahorro que tiene.
  • Respeta el medioambiente.
  • Es resistente a los rayos del sol. Algo que no sucede con muchos céspedes naturales que acaban secándose a altas temperaturas.
  • Es ignífugo (repele las llamas) y antialérgico. Tus hijos podrán andar descalzos por él aunque tengan la piel más delicada que existe.

Es sencillo de instalar. Algo que no ocurre con el césped natural, que conlleva una preparación de la tierra antes de plantarlo y una larga espera para que salga.

¿Qué tipos de césped artificial existen?

Existen diferentes tipos de clasificación, siendo uno de los más conocidos y útiles el que lo clasifica según el uso que vayas a darle. Esto te ayudará a saber qué altura de césped artificial elegir.

  • Zona de jardín: usa un césped artificial de unos 40-60 mm.
  • Zona de alrededor de la piscina: 40- 60 mm.
  • Terrazas o azoteas: 40. 60 mm.
  • Empleo decorativo: 25.-40 mm.
  • Multideportivos: 35 mm de media.
  • Urbanismo: 25-40 mm.
  • Estilo moqueta: 25-40 mm.

Recuerda que a la hora de elegir el césped artificial vas a poder comprobar que, de una misma medida, hay varios precios. El incremento en el precio depende principalmente de la calidad de los materiales, pero otros aspectos, como si requiere transporte o instalación, son un accésit a tener en cuenta.

Césped artificial cuidados

Componentes del césped artificial

Para poder entender mejor la base que sustenta al césped artificial hemos de saber de que se compone. Por lo general suelen ser derivados del plástico que se reparten en:

Polipropileno

Es un material vasto. La suavidad tampoco es uno de sus puntos fuertes y a día de hoy se sigue utilizando en pistas de tenis o de pádel. Pero dentro de este tipo, como todo, también hay calidades.

Polietileno

Supuso un gran avance. Es más suave y su uso se extrapola, sobre todo, a campos de fútbol para más tarde llegar a los jardines de cualquier hogar.

Poliamida

El material más resistente que hay. Se usa para el césped artificial de jardines, campos de golf y hockey sobre hierba.

¿Cómo se cuida el césped artificial?

Que sea artificial no significa que debas instalarlo y dejarlo en el olvido. Al menos si quieres seguir conservándolo como el primer día.

Eso sí, ¡Tranquilo! No va a requerir mucho esfuerzo por tu parte. Tan solo deberás:

  • Cepillarlo asiduamente. Lo mejor es que optes por un cepillo duro de tipo barrendero o una peinadora. Hazlo en el sentido contrario a la dirección que tenga el pelo del césped.
  • También necesita agua: Aunque el limpiador natural por excelencia de este tipo de césped es la lluvia, puedes refrescarlo al menos una vez al mes y evitar, en todo caso, que se encharque.
  • Aplica herbicidas: si sospechas que debajo del césped están creciendo malas hierbas, puedes optar por un herbicida para controlarlas.

En la sección especializada de Planeta Huerto, podrás encontrar varios tipos de césped y todos los complementos necesarios para que este verano puedas presumir de terraza con césped artificial.

¡Disfruta!