Volver
  • Tu carrito 0 productos
  • Total productos 0,00 €
  • Gastos de envío 0,00 €
  • Total 0,00 €
Ir a sección

Cultivo del guisante

El guisante, alverja, arjeva o chícharo, es la semilla que se encuentra encerrada en la vaina de la guisantera. Pertenece a la familia de las leguminosas, junto a las habas o las judías verdes, por lo que son muy nutritivos por su alto contenido en hidratos de carbono, proteínas y lípidos.

Existe una gran producción industrial de guisantes que nada tiene que ver con el sabor y propiedades que los guisantes que podemos cultivar de forma ecológica en nuestro huerto. Además, al cultivar guisantes, mejoraremos la estructura del suelo, ya que fijan nitrógeno en la tierra,  y una vez termina la cosecha, las matas nos servirán como abono verde.

Requerimientos del Guisante

  • Clima: los guisantes se desarrollan bien en un clima fresco, con frío moderado y húmedo. No soporta el calor en exceso ni el tiempo muy seco.
  • Riego: son aconsejables los riegos copiosos y espaciados más que los riegos continuados. Sobre todo evitaremos el encharcamiento. Cuando se abran las primeras flores, las regaremos con regularidad si el tiempo es seco.
  • Nutrientes: al igual que el resto de las leguminosas, los guisantes también fijan nitrógeno atmosférico, por lo que no necesitan grandes aportes de fertilizantes. En el caso de que sean suelos pobres, podemos añadir un poco de compost bien fermentado (mantillo).
  • Suelo: se adapta bien a todo tipo de suelo, aunque no le convienen los muy calcáreos y secos, ni los excesivamente ácidos y húmedos. Prefieren suelos frescos, mullidos y bien drenados.

Guisantes en flor

Cómo cultivar el guisante

La época de siembra variará un poco en función de la variedad de guisante, pero de forma general, sembraremos en otoño (octubre-diciembre); y en unas 12-14 semanas ya podremos recolectar nuestras primeras vainas.

La siembra se realiza directamente sobre la tierra en líneas dejando unos 50cm de separación.  Colocaremos 3 o 4 semillas, cubriéndolas con 3 o 4cm de tierra.

Cuando trabajemos la tierra junto a los guisantes, procuraremos hacerlo de forma muy superficial, pues las raíces son muy sensibles y pueden dañarse con facilidad.

Si hemos plantado variedades de enrame, necesitaremos unos soportes donde las plantas engancharán sus zarcillos y se sostendrán para crecer en altura. Para construir el soporte, nos haremos con ramas secas, cañas y alambres.

Asociaciones favorables

Los guisantes se llevan bien con la mayoría de las plantas, excepto con los ajos y la cebolla. Además, al haber espacio entre las líneas de guisantes, podemos sembrar rabanitos o plantar lechugas.

Las rotaciones las espaciaremos en una misma parcela cada dos o tres años.

Guisantes - Peas -Pease

Posibles plagas del guisante

El primer problema que nos aparecerá al sembrar los guisantes serán los pájaros, caracoles y roedores, para ello colocaremos alguna malla protectora o cintas brillantes.

Para el  gusano del guisante, cuyas larvas excavan galerías dentro del fruto, podemos realizar tratamientos con algún insecticida natural o con Bacillus thuringiensis.

Los pulgones también pueden atacar a los cultivos, para ello trataremos con jabón potásico si es una plaga leve. Si es en cantidad, aplicaremos primero jabón potásico, que limpiará la melaza producida por el pulgón y reblandecerá su cutícula y después aplicaremos extracto de neem, que actuará como insecticida.

El mildiu y el oídio, son problemas habituales en el cultivo de guisantes en épocas calurosas y húmedas a la vez. Para ellos es conveniente aplicar extracto de cola de caballo o azufre espolvoreado.

Recolección del guisante

Inspeccionaremos las plantas con regularidad y recolectaremos las vainas cuando estén rellenas, pero que no sean demasiado grandes.

Semillas de Guisantes en Planeta Huerto

Otros artículos interesantes

Cómo cultivar tomillo en tu huerto

lunes, 6 de octubre de 2014

Hoy en Planeta Huerto te contamos cómo cultivar tomillo (Thymus Vulgaris). El tomillo es un arbusto aromático perenne que puede llegar a medir 40 cm de altura. Cuenta la leyenda que el tomillo nació de una lágrima derramada por Helena de...

Los frutos secos

jueves, 4 de octubre de 2012

A la mayoría nos encantan esas bolsitas llenas de frutos secos, en las que hay una mezcla con avellanas, pistachos, cacahuetes, pipas y una gran variedad de estos ricos frutos. Pero, habéis pensado alguna vez de que planta sale cada...

¿Me riegas las plantas por vacaciones?

martes, 6 de septiembre de 2011

El riego es la tarea más delicada y que nos ocupa más tiempo, pero antes de convertirnos en esclavos de nuestro propio huerto, merece la pena saber qué opciones existen para compatibilizar el riego con las vacaciones. Si ni...

La cebolla: un cultivo milagroso

martes, 30 de agosto de 2011

El cultivo de las cebollas, al igual que el ajo, también de la familia de las liliáceas, recuerda al milagro de la multiplicación de los panes y los peces, ya que nos ofrece varias oportunidades para cosechar:  Se pueden cosechar cebollas...

Descubre Nuestro Catálogo