Volver
  • Tu carrito 0 productos
  • Total productos0,00 €
  • Gastos de envío0,00 €
  • Total 0,00 €
Volver

Rábano: cultivo rapidísimo

por Celia Gosálbez

Para hortelanos impacientes que quieran tener resultados con prontitud, el rábano, que se ubica dentro de la familia de las crucíferas (nabo, col, coliflor), es un cultivo de crecimiento rápido, cuya velocidad le confiere ciertas ventajas:

  • Su cultivo es sencillo, no requiere muchas labores y además no sufre graves problemas de plagas porque no da tiempo a que se desarrollen.

  • Al ser de ciclo muy corto al año podemos obtener varias cosechas, una al mes aproximadamente, si sembramos una nueva hilera cada 15 días, evitando los meses más calurosos y cuando haya riesgos de heladas.

  • Es el cultivo secundario por excelencia pudiéndose sembrar junto con la mayoría de hortalizas, ya que no les llega a molestar al recolectarse antes de que los cultivos principales se desarrollen plenamente.

Sobre sus Requerimientos

Riego: la humedad ha de ser regular, aunque el caudal no sea abundante. La escasez de agua causa unos tubérculos fibrosos, y el exceso, abultados y huecos.

Nutrientes: no es exigente, le puede servir es sustrato de un cultivo anterior.

Sustrato: 1 l de volumen.

Cómo Cultivar el Rábano

 

E

F

M

A

My

J

Jl

Ag

S

O

N

D

siembra

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

trasplante

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

cosecha

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La siembra es directa sobre el sustrato definitivo donde se desarrollará la planta. Para ello se sembrará en surcos a 1-2 cm de profundidad.

A los 10 días ya empezarán a brotar las primeras plántulas, eliminándose las más próximas y dejando un espacio entre una planta y otra de 5 cm, aunque si hacemos un buen reparto de las semillas nos evitaremos el aclareo. Las plántulas descartadas no se pueden aprovechar.

Hay que estar atento al momento de la cosecha, que suele ser al mes, porque cuando se atrasa el rábano se agrieta y se amarga.


radish

Las Asociaciones más Favorables para el Rabanito

Lechuga, espinacas y zanahoria.

También son compatibles: acelga, apio, berenjena, guisante, judía, patata, pepino, pimiento, puerro y tomate.

Por otro lado, son incompatibles con las hortalizas de su misma familia.

Plagas y Enfermedades más Frecuentes en el Rabanito

  • Hormigas. Pueden llevarse las semillas tras la siembra. Remedio: se puede probar con las capuchinas, el espliego y las hojas troceadas de laurel.

  • Caracoles y Babosas. Pueden provocar importantes daños durante las primeras semanas tras la germinación. Remedio: recogida manual o instalación de trampas de cerveza (recipiente de boca ancha enterrado a ras de suelo, que se rellena hasta la mitad de cerveza que los atraerá).

Variedades de Rabanitos

V. de Ciclo Corto. Se recolectan a las 3-4 semanas durante todo el año. Las más comunes.

V. de Verano-Otoño. Se recolectan cada 6 semanas. El tubérculo es más alargado.

V. de Invierno. Se recolectan a los 3 meses. Los tubérculos son más grandes.

Otros artículos interesantes

La cebolla: un cultivo milagroso

martes, 30 de agosto de 2011

El cultivo de las cebollas, al igual que el ajo, también de la familia de las liliáceas, recuerda al milagro de la multiplicación de los panes y los peces, ya que nos ofrece varias oportunidades para cosechar:  Se pueden cosechar cebollas...

Cómo plantar el esqueje de un rosal

martes, 2 de septiembre de 2014

Septiembre es el mejor momento para reproducir por esquejes. Si nos ponemos manos a la obra ahora, conseguiremos que echen las raíces antes del invierno, y garantizaremos su buen desarrollo. Hoy en Planeta Huerto te contamos cómo realizar la...

Aromáticas: olores, colores y otros beneficios

martes, 30 de agosto de 2011

La combinación de hortalizas con aromáticas u otro tipo de plantas más rústicas es una práctica que resultará muy beneficiosa para nuestro huerto, más allá de vestirlo con brillantes colores y atrayentes aromas. Este tipo de plantas se...

La importancia del abonado

martes, 6 de septiembre de 2011

Las plantas obtienen del aire el oxígeno, hidrógeno y carbono, y del suelo y del agua su alimento, así como otros elementos. Sin embargo, cuando cultivamos, el equilibrio del suelo se altera, ya que la velocidad a la que la...

Descubre Nuestro Catálogo