Cargando...
Planeta Huerto
Mi carrito

Envío gratis desde 49,00 € y 60 días de devolución

Mascarillas faciales

Ordenar productos
Nuestros Consejos

Mascarillas faciales: uso y propiedades

Existen una gran variedad de productos en cosmética facial que nos ayudan a mantener nuestra piel sana y bella. Por ello , a veces es difícil elegir entre los que debemos utilizar o no. Además de los imprescindibles que tenemos que usar a diario, si queremos llevar a cabo una rutina de belleza eficiente que incluya soluciones limpiadoras, tónicas e hidratantes, hay un artículo que no podemos olvidar: la mascarilla facial.

Este producto no es de uso diario, pero su utilización es necesaria si queremos completar nuestra rutina de cuidados y conseguir una piel joven, tersa y lisa.

Cómo y cuándo usar mascarilla para el rostro

La utilización de la mascarilla facial depende del tipo de piel que tengas. Pero en cualquier caso, debes usarla al menos una vez a la semana. Si tu piel es seca, con eso será suficiente. Si por el contrario, tienes una piel grasa, es mejor que la utilices dos veces en ese periodo.

Este tipo de solución se diferencia principalmente del resto de las cremas que utilizamos en nuestro cuidado facial por la alta concentración de principios activos que hay en su composición. Gracias a ello, la acción sobre nuestro rostro es inmediatamente visible.

Sin embargo, sus efectos en las capas más profundas de la piel tardan más tiempo en hacer efecto, por lo que no es conveniente abusar de su uso.

Para aplicarnos correctamente este producto, deberemos seguir las instrucciones del fabricante, ya que una vez aplicada habrá que dejarla actuar durante un tiempo determinado. Dependiendo del tipo de mascarilla que estemos usando, este tiempo será mayor o menor.

En la mayoría de los casos, la aplicación no suele ser de más de 15 minutos, excepto con los productos que actúan en un lapso prolongado, por ejemplo, las mascarillas de noche que deberemos dejarlas actuar durante horas.

Comprar mascarilla facial: ¿cómo acertar?

Existen diferentes tipos, y uno de los criterios más importantes a la hora de elegir es nuestro tipo de piel: existen mascarillas para pieles grasas, secas o mixtas, así como productos específicos para dermis sensibles o propensas a alergias e irritaciones.

Pero esta no es la única pauta que deberemos tener en cuenta a la hora de comprar una mascarilla facial, ya que existen alternativas enfocadas a diferentes tratamientos, y cuyos compuestos son diversos, dependiendo de los efectos que queramos conseguir.

A continuación, te detallamos las más populares, pero nuestra recomendación es que elijas siempre aquellas que estén elaborada con productos naturales y, mejor aún, si además se trata de productos ecológicos.

  • Mascarilla para piel madura: puesto que el concentrado de principios activos es superior al de una crema hidratante normal, es conveniente usarlo en las pieles maduras, que son las que necesitan un extra de hidratación. Las células de la piel van perdiendo la capacidad de retener el agua a medida que envejecen, y por ello es necesario que se les dedique un cuidado especial.
  • Mascarilla purificante: este tipo de solución es ideal para las pieles grasas, ya que absorbe el exceso de sebo y cierra los poros, lo que hace que la piel quede lisa y libre de brillos.
  • Mascarilla reafirmante: son las indicadas para rejuvenecer la piel, paliando los signos de la edad. Estas mascarillas suelen ser de aplicación prolongado y se aconseja su uso por la noche, cuando se regeneran en mayor medida las células de nuestro cuerpo.
  • Mascarilla alisadora: es la que debes elegir si lo que quieres es una efecto corrector. Con esta alternativa, conseguirás una piel más lisa y libre de imperfecciones.
  • Mascarilla calmante: si tu piel es sensible o con tendencia a la irritación, esta debe ser tu elección.
producto(s) en carrito
Ir al carrito