Cargando...
Planeta Huerto
Mi carrito

Envío gratis desde 49,00 €

o con PH PRIME desde 9,99 €

Ir a sección

Cómo combatir caracoles y babosas

Limaco es la palabra que agrupa a caracoles y babosas. Estas plagas son moluscos herbívoros de hábitos nocturnos que se desplazan gracias a una película de moco o baba que producen y van dejando restos pegajosos por donde pasan.

Para poder producir tanta cantidad de baba, necesitan mucha agua. Es por eso que salen sobre todo cuando llueve, cuando hay un tiempo húmedo y lluvioso. Si hay un período de sequía, se refugian en el suelo.

El ataque de limacos ocasiona grandes pérdidas en jardinería y en agricultura. Estos moluscos raspan con su rádula (estructura con la que el caracol raspa el alimento para alimentarse) la epidermis de hojas, flores, frutos, semillas, plántulas, ramas jóvenes y hasta partes subterráneas. Si el ataque es más severo, pueden llegar a aparecer perforaciones y bordes irregulares.

Este daño es muy parecido al que causan muchas larvas de insectos; sin embargo, se puede diferenciar mediante la observación directa de los caracoles y babosas en el jardín o por el rastro de baba que dejan (sobre todo las babosas), lo cual en muchos casos mancha la hoja, desmejorando la calidad de la cosecha.

¿Cómo prevenir el ataque de caracoles y babosas?

En el huerto ecológico la prevención es la palabra clave y para prevenir el ataque de limacos podemos asociar diversas alternativas, tal como os listamos:

1- Depredadores Naturales

Una de las estrategias más inteligentes para evitar el ataque de limacos es potenciar la presencia de sus depredadores naturales en el huerto, como por ejemplo con los sapos, ranas, lagartijas, tortugas, erizos, patos, pájaros, gallinas, salamandras, etc.

2- Plantas Repelentes

También podemos plantar en el huerto algunas plantas repelentes, como la ancolia, el romero, lavanda, bergenias (Bergenia crassifolia), las capuchinas, geranios, mostaza, etc.

3- Barreras

Barreras físicas también son alternativas preventivas para combatir plagas de caracoles y babosas, Las barreras de serrín o ceniza son muy empleadas, pero son efectivas sólo a corto plazo, pues cuando se mojan con la lluvia o la humedad nocturna pierden su eficacia. También es posible hacer barreras como las cáscaras de huevo trituradas.

4- Riego por goteo

Los caracoles y babosas son atraídos por la humedad, entonces al usar sistemas de riego más eficientes como el riego por goteo, así evitamos desperdicios de agua y excesos de humedad en el huerto.

5- Eliminar huevos

Durante el otoño los limacos, depositan sus huevos en el suelo donde hibernan, siendo la puesta, de aproximadamente 200 huevos por individuo. En primavera, hay una pequeña eclosión de los mismos, transformándose en pequeñas babosas o caracoles. Entonces una de las maneras más efectivas de prevenir el ataque de la plaga es eliminando sus huevos.

Remedios para combatir caracoles y babosas

Cuando la prevención no es suficiente o cuando las condiciones ambientales favorecen a una rápida multiplicación de la población de la plaga de limacos tenemos que optar por formas directas de control.

1- Trampas

Existen diversas trampas, pueden ser DIY o las trampas listas para uso.

De entre las trampas DIY más usadas, está la trampa de cerveza, que consiste en enterrar recipientes de boca ancha y llenarlos de cerveza. La cerveza atrae a los caracoles, que caen en la trampa y mueren. Pero ¡Ojo! hay que vaciar la trampa y renovar la cerveza a cada 2 o 3 días.

2- Recoger manualmente caracoles y babosas

Si el ataque de la plaga no está tan extendido por el huerto, podemos quitar manualmente los limacos que encontramos. Una forma para facilitar su recogida, es colocar colocar tejas u otros elementos que les sirvan de cobijo. Podemos dárselos a gallinas y patos!

3- Molusquicidas ECO

Si la plaga es muy extensa y el control se hace muy difícil usar molusquicidas específicos y respetuosos con el medio ambiente. Una excelente alternativa son los productos con fosfato de hierro, pues son respetuosos con la fauna auxiliar y no tóxicos para mascotas.

El fosfato de hierro se encuentra de forma natural en la naturaleza y su modo de acción actúa en la ingestión, engañando el sistema digestivo de la plaga y provocando el bloqueo de la alimentación. Es muy eficaz para todas las variedades de limacos, incluso con lluvia y tiene el certificado para uso en agricultura ecológica.

Por último, os dejamos el enlace hacia nuestro artículo sobre Tratamientos ecológicos para tu huerto y jardín donde podéis ver cómo podéis combatir de forma ecológica las diferentes plagas y enfermedades que nos iremos encontrando en nuestros huertos.


Otros artículos interesantes

Hongos: prevención y tratamiento

lunes, 3 de junio de 2013

Con la llegada del verano aumentan las probabilidades de que nuestro huerto sea atacado por hongos que acaben con los cultivos o gran parte de ellos. Los hongos tienden a aparecer cuando hay mucha humedad, poca ventilación o un calor excesivo,...

Cómo combatir caracoles y babosas

jueves, 12 de diciembre de 2019

Limaco es la palabra que agrupa a caracoles y babosas. Estas plagas son moluscos herbívoros de hábitos nocturnos que se desplazan gracias a una película de moco o baba que producen y van dejando restos pegajosos por donde pasan. ...

Fisiopatías, diagnóstico de profesionales

martes, 6 de septiembre de 2011

La primera regla de todo hortelano que se precie es que ante cualquier problema, antes de actuar hay que investigar la causa. En el caso de las enfermedades relacionadas con plagas, resulta relativamente sencillo identificar el agente infeccioso,...

Plantas repelentes de mosquitos

jueves, 16 de agosto de 2012

A todos nos encanta sentarnos en nuestro jardín y disfrutar contemplándolo; pero a veces los mosquitos hacen que nos entremos dentro de casa porque no queremos sufrir por sus picaduras.Los mosquitos se sienten atraídos por los humanos porque...

Descubre Nuestro Catálogo

producto(s) en carrito
Ir al carrito