Cargando...
Ver productos

El huerto en 1m2 Grandes descuentos en los mejores productos para tu huerto urbano

Volver
  • Tu carrito 0 productos
  • Total productos 0,00 €
  • Gastos de envío 0,00 €
  • Total 0,00 €
Ir a sección

Qué es el repicado

El repicado es una actividad intermedia entre la siembra y el trasplante.  Podría llamarse trasplante; pero no, el repicado es una labor intermedia.

Realizamos el repicado cuando el lugar donde hemos realizado la siembra se nos ha quedado pequeño (las plantas ya tienen el tamaño suficiente para ser trasplantadas) y aún no tenemos el lugar definitivo de plantación preparado o bien cuando no es la época de trasplantar la planta y necesitamos un lugar mejor para ponerla.

Consiste en extraer las plantas del semillero cuando tienen entre dos y cuatro hojas y a continuación se trasplantan a una maceta o a un pequeño recipiente que contenga un buen sustrato (fibra de coco y humus de lombriz, por ejemplo) de forma que las plantitas enraícen lo mejor posible y crezcan en condiciones controladas, bien sea en un semillero protegido o en un invernadero. Cuando estén más desarrolladas y se encuentren en buenas condiciones, serán trasplantadas al lugar definitivo.

Pasos del repicado:

  • Esperaremos a que las plantas del semillero tengan el tamaño adecuado.
  • Extraeremos cuidadosamente la planta con ayuda de un tenedor, de forma que no rompamos las raíces.
  • Realizaremos un agujero en la maceta donde habremos colocado el sustrato con un lápiz o con el dedo.
  • Colocaremos la planta en el agujero. Una vez plantada la planta, presionaremos la tierra de alrededor y regaremos.

Para el repicado tomaremos atención, pues las plantas en ese momento son muy delicadas y sensibles. De hecho, antes de arrancar las plantitas, habrá que regar bien el sustrato para no forzar a las raíces.

En el recipiente donde coloquemos las plantas, hay que procurar que las raíces queden hacia abajo y no torcidas hacia arriba. Además, cuando reguemos las plantas tras el repicado, procuraremos no mojar las hojas; y si las mojamos, las colocaremos a la sobra para que el sol no las queme por el efecto lupa que pueden hacer las gotas que hayan quedado. 

Otros artículos interesantes

Las plantas bulbosas

miércoles, 5 de septiembre de 2012

Se llaman plantas bulbosas a aquellas que se cultivan a partir de bulbos (tulipán), cormos (gladiolo), rizomas (cala) o raíces tuberosas (dalia). Éstos son órganos de reservas nutritivas que están bajo tierra y que ayudarán a la planta en la...

Qué es el humus de lombriz

viernes, 20 de julio de 2012

El trabajo de las lombrices Las lombrices son una parte muy importante del proceso de fertilidad de la tierra. Muy pocos conocen los favorables efectos de éstas, pues no solo se dedican a devorar la materia orgánica que encuentran,...

El cultivo de la capuchina

viernes, 29 de agosto de 2014

Hoy en Planeta Huerto te contamos cómo cultivar capuchina (Tropaeolum majus). La capuchina es originaria de la zona de los Andes (en Sudamérica),una planta ornamental, herbácea anual y perenne que pertenece a la familia de las Tropeoláceas....

Cómo cultivar borraja en nuestro huerto

jueves, 3 de julio de 2014

La borraja (Borago officinalis), de la familia de las Boragináceas, es una planta herbácea anual, abundante en toda España pero con menor presencia en el norte. Tiene unos 30-130 cm de altura y está cubierta de unos pelos rígidos, con...

Descubre Nuestro Catálogo