Cargando...
Volver
  • Tu carrito 0 productos
  • Total productos 0,00 €
  • Gastos de envío 0,00 €
  • Total 0,00 €
Ir a sección

Tuta, daños y control de la plaga del tomate

La Tuta absoluta es en realidad una recién llegada, pues la primera noticia de su aparición fue en Castellón en el 2006. Sin embargo, en tan poco tiempo ya se ha convertido en un verdadero dolor de cabeza para los horticultores de tomate en toda la cuenca mediterránea, y como no, a menor escala, para los propietarios de algún pequeño huerto en casa.

galeria tuta absoluta

¿Qué es la Tuta del Tomate?

La Tuta Absoluta, se trata de un lepidóptero, una polilla nocturna, a la que viene bien llamar absoluta, porque absolutos son los daños que produce en la planta, sobre todo en fase larvaria, cuando es una pequeña oruga de color crema con cabeza oscura y una estrecha banda negra, que va cambiando su coloración a verdosa y ligeramente rosada.

En el momento que sale del huevo solitario, depositado normalmente en las hojas, explora la superficie en busca del mejor sitio para penetrar en la hoja y empezar a excavar la galería, por lo que también se le conoce como minadora del tomate.

la oruga del tomate

Daños de la Tuta

oruga del tomate

La Tuta se alimenta del mesófilo, el tejido que hay entre las dos epidermis de la hoja, que deja intacta pero que con el paso del tiempo acaba secándose. Es curioso ver a contraluz estas galerías ya que se intuye la silueta de la oruga.

Sin embargo su voracidad no se detiene aquí, sino que también ataca al tallo, sobre todo el de los brotes apicales. Al acabar con los brotes el crecimiento de la planta se detiene, bloqueando sus ritmos biológicos como la formación de flores y frutos.

A veces puede provocar la caída de la flor, confundiéndose este síntoma con un estado débil de la planta. Pero en el caso de que se llegue a formar el fruto, éste puede ser dañado desde el momento que empieza el cuajado y cuando el tomate está verde, formando agujeros y galerías que a su vez son la puerta de entrada para hongos patógenos.

Transformación de la Oruga.

Una vez que la oruga ya ha almacenado suficiente energía llega el momento de la transformación. Generalmente en la superficie del suelo o entre la hojarasca, la oruga se envuelve en un capullo blancuzco, alcanza la fase pupa, del que saldrá una polilla grisácea de manchas oscuras. Al ser nocturna, es difícil de ver, más aún por la tendencia que tienen a esconderse entre las hojas durante el día.

Una vez que somos capaces de asociar los daños que aparecen en nuestra planta con el culpable, y que la presencia de esta oruga realmente es una plaga, es decir, representa un daño sustancial para nuestra cosecha, llega el momento de actuar.

Tratamientos ecológicos para la Tuta del Tomate

El tratamiento de la tuta es complicado ya que es resistente a un gran número de plaguicidas, pero sobre todo el hecho de que gran parte de su ciclo se desarrolle dentro de la planta hace difícil que los plaguicidas habituales la alcancen.

Por ello son necesarias técnicas basadas tanto en el control de su propagación como en la prevención:

  • Mantenimiento de la planta en estado óptimo. La aparición de la mayoría de plagas se deben a un debilitamiento de la planta.
  • Arrancar y destruir las plantas o ramas afectadas.
  • Rotar los cultivos. Si los cultivos se repiten en la misma zona, estaremos fomentando la tuta ya que le estaremos asegurando el alimento a cada nueva generación.
  • Observar habitualmente los ápices de crecimiento, ya que son los puntos más débiles de la planta y donde más daño nos puede hacer la Tuta.
  • Aplicar como control químico Bacillus thuringensis, preparado basado en la toxina producida por este tipo de bacterias, capaz de paralizar el sistema digestivo de la oruga. Es más efectivo en las primeras fases de la oruga, cuando son de color crema, aplicándose sobre las hojas de abajo a arriba cada 15 días.
  • Utilizar los enemigos naturales de la tuta a nuestro favor. Los míridos, son unos insectos de la familia de los chinches, que podemos atraer a nuestro huerto si contamos con plantas refugio como las olivardas (Dittrichia viscosa).

La esperanza es lo último que se pierde, y si somos observadores y reaccionamos con rapidez, el poder saborear un tomate como los de antes está asegurado. ¡Suerte!

Por último, aquí os dejamos dos vídeos sobre cómo afecta la tuta al cultivo del tomate:

Otros artículos interesantes

Las herramientas más importantes del huerto (Parte 2)

jueves, 7 de agosto de 2014

Cuanto más trabajemos y mejor mantengamos la tierra donde vayamos a cultivar, mejores resultados obtendremos. Para realizar esta tarea bien es necesario saber qué herramientas tenemos que usar. Ahora que sabes cuáles son...

Lechuga: cultivo para principiantes

martes, 30 de agosto de 2011

Esta hortaliza, perteneciente a la familia de las compuestas (escarola, alcachofa, cardo), resulta ideal para quien empieza su andadura en esto de los huertos urbanos:No requiere muchos cuidados y casi no se ve afectada por plagas. Su ciclo es...

El mejor césped para cada clima y uso

martes, 18 de abril de 2017

Si nos hemos planteado reservar una zona del jardín para la plantación de una pradera de césped natural, su éxito y futuro dependerá en gran medida del tipo de semillas que escojamos, teniendo en cuenta factores clave como: Zona climática...

Cinco residuos de casa aprovechables en nuestro huerto

jueves, 3 de abril de 2014

Se acabó tirar los restos de café, las cáscaras de huevo, los restos de comida, las ramas de poda y las cenizas de la barbacoa. Aunque cueste creerlo, pueden convertirse en grandes aliados para darle un pequeño empujón a nuestras plantas y su...

Descubre Nuestro Catálogo