Cargando...
Ir a sección

Cómo cosechar y conservar las espinacas

Si hemos sembrado nuestras espinacas en verano, es hora de empezar a recogerlas (tenemos desde octubre hasta diciembre para hacerlo). Si las hubiéramos sembrado durante la en primavera, las recogeríamos en mayo y junio.




Cosecha

  • Cuando la planta llegue a los 20 cm ya se puede cosechar, esto sucede a partir del mes y medio después de la siembra. Se recomienda recoger cuando vayan a utilizarse. Si queremos semillas que nos permitan sembrar nuevas espinacas el año siguiente deberemos dejar que una de las plantas se espigue (suele ser cuando llega a los 50 cm de altura).
  • Cosecharemos de hoja en hoja, cortando el tallo con un cuchillo o una tijera de jardín. Deberemos empezar por las que se encuentren por la parte exterior de la mata. Es una planta poco enraizada, por lo que es importante llevar cuidado para no arrancarla.


Conserva

  • Las espinacas deben consumirse rápidamente, si se recalientan pueden oxidarse, y esto puede hacerlas peligrosas para nuestra salud.
  • No debemos guardarla en el frigorífico más de dos días: se estropearían y perderían las propiedades.
  • Existen dos opciones de conservación:

Esterilización

  • Quitamos los rabillos y las lavamos y escaldamos durante tres minutos en agua salada hirviendo. Después, las ponemos bajo el agua del grifo y las apretamos para sacarle el agua. 
  • Por último, las colocamos en un tarro de cristal y lo esterilizamos durante una hora ese mismo día, y otros 30 minutos al día siguiente. 
  • Este método hará que las espinacas aguanten un año en la despensa.

Congelación

  • Lavamos las hojas más grandes y tiernas después de quitarles el tallo. Escurrimos y escaldamos como en el método anterior. Las enfriamos rápidamente y las escurrimos. 
  • Finalmente, las meteremos al congelador con su correspondiente etiqueta. Cuando queramos cocinarlas podremos hacerlo directamente en la sartén.
  • Importante: el escaldado hace que se pierdan algunos nutrientes, pero si se congelan nada más cosecharlas tendrán muchas más propiedades que otras que tengamos en temperatura ambiente/frigorífico.


Propiedades

  • Es un alimento muy diurético gracias a su baja aportación calórica.
  • Limpia las vías digestivas por su alto contenido en fibra.
  • Son ricas en vitamina B9, muy beneficioso para mujeres embarazadas.
  • También lo son en vitamina E y C, poderosos antioxidantes.
  • Si se cuece con aceite, sirve para tratar quemaduras y herpes.
  • Contienen ácido oxálico, por ello no se recomienda a personas que padecen de cálculos renales o que sufren de problemas en la vesícula.


Otros artículos interesantes

Como cultivar Escarola en nuestro huerto

martes, 5 de noviembre de 2013

Las escarola, también llamada achicoria rizada, es una hortaliza muy usada en ensaladas ya que tiene multitud de nutrientes muy beneficiosos para nosotros como pueden ser el cobalto, el hierro, el magnesio y el cinc. También poseen muchas...

Cómo regar adecuadamente nuestros cultivos

lunes, 23 de mayo de 2016

En el último artículo sobre los abonos ya os avanzaba que hay algunos temas a los que cuesta un poco cogerle el truquillo, y el riego no se queda atrás. Sería ideal poder contar con una dosis milagrosa, como cuando el médico nos extiende...

Patatas "Made in Spain"

martes, 7 de mayo de 2013

¿Sabías que el cultivo de la patata es el cuarto más importante del mundo? Le preceden el del trigo, el arroz y el maíz, pero sólo se aprovecha el 50% de sus plantas; en cambio, la del tubérculo se aprovecha el 85%. Si a ello le sumamos que...

Cómo cultivar colinabos en nuestro huerto

jueves, 3 de julio de 2014

El colinabo es una raíz de sabor dulce (y a veces con un toque picante), que viene de la familia de las crucíferas, mezcla de repollo y nabo. Se recomienda consumirlo a personas con problemas de cardiovasculares, por su bajo contenido en sodio...

Descubre Nuestro Catálogo