Cargando...
Ver todo

Día Mundial del Medio Ambiente. Hasta un 30% de descuento en selección de productos

Volver
  • Tu carrito 0 productos
  • Total productos 0,00 €
  • Gastos de envío 0,00 €
  • Total 0,00 €
Ir a sección

Cultivar de acuerdo con la Luna

La Luna y sus cambios de forma y de lugar nos resultan bien familiares. Aunque no se ha podido demostrar científicamente su efecto sobre los cultivos, los jardineros y horticultores de antaño habían observado sus influencias positivas o negativas sobre las plantas. En base a ello, concibieron un calendario lunar de la agricultura que se actualiza cada año y se utiliza todavía hoy. He aquí las claves que le facilitarán su lectura.

Dos ciclos lunares, el que describe las diferentes fases de la Luna (desde la Luna nueva hasta la llena e inversamente) y el de su revolución completa alrededor de la Tierra (Luna ascendente y descendente), guían los trabajos de jardinería y de horticultura.

Luna creciente o decreciente

El ciclo representado por las fases de la Luna es el más visible y el que nos resulta más familiar. Estos cambios de aspecto de la Luna en el cielo resultan de la alineación, que cambia cada día, entre la Tierra, la Luna y el Sol.

La Luna es creciente cuando su grosor aumenta de una noche a la siguiente, desde la luna nueva (la que no se ve) hasta la luna llena (la que está completamente redonda). Éste es el buen momento para sembrar, para tratar las plantas enfermas o para aplicar tratamientos preventivos. Este periodo también es beneficioso para todas las plantas que producen flores, frutos y semillas.

La Luna es decreciente cuando su grosor disminuye de una noche a la siguiente. Entonces es favorable para las labores del suelo, para la asimilación de los abonos y para las plantas de las que no se desea que florezcan (ensalada, rábano, zanahoria, col…).

fase lunar

Luna descendente o ascendente

La Luna gira en torno a la tierra describiendo una elipse inclinada con respecto a nuestro horizonte, con un puto alto y un punto bajo. Cuando la Luna va del punto más bajo hacia el punto más alto, se dice que es ascendente: es el periodo ideal para las siembras, los injertos y las cosechas de todas las partes aéreas (hojas, frutos, flores).

Inversamente, cuando la Luna es descendiente, es el momento propicio para plantar, hacer esquejes, podas y cosechas de hortalizas raíz (zanahorias, rábanos, nabos…) y para la asimilación de los abonos.

Hojas, flores, frutos, raíces un día tras otro

Durante su rotación en torno a la Tierra, la Luna pasa sucesivamente por delante de todas las constelaciones del zodíaco. Cada una de ellas orienta a su manera los influjos lunares.

Delante de los signos de aire (Acuario, Géminis, Libra) la Luna es más favorable para las plantas que producen flores, como por ejemplo la coliflor y la alcachofa.

Delante de los signos de agua (Piscis, Cáncer, Escorpio), la Luna será beneficiosa para las plantas que se cultivan por sus hojas, como la lechuga, las espinacas y las coles.

Delante de los signos de fuego (Sagitario, Aries, Leo), la Luna tendrá más influencia sobre las plantas que se cultivan para producir frutos y semillas, como la tomatera, la calabaza, las habas y los guisantes.

Delante de los signos de tierra (Capricornio, Tauro, Virgo), la Luna tenderá más a favorecer los vegetales que se cultivan por sus raíces carnosas o sus bulbos, como la zanahoria, el rábano y el apio nabo.

Los días nefastos

La Luna no siempre tiene una influencia positiva. Unos 4 días al mes, es mejor abstenerse de trabajar en el huerto. Son los días en que la Luna está más cerca (perigeo) o más lejos (apogeo) de la Tierra, la cual no está en el centro de la trayectoria elíptica lunar. A estos 2 días, súmeles los 2 días por cada rotación en que la trayectoria de la Luna corta nuestro horizonte (nudos lunares).

Cómo averiguar la fase lunar

Averigüe fácilmente el período en el que se sitúa usted, incluso sin calendario. Imagine una barra vertical que uniera las puntas de la luna “a medio llenar”. Si lee una d, la Luna es decreciente, si lee una p, la Luna es creciente.

Para averiguar la fase de un momento dado, observe la posición de la Luna con respecto a un elemento fijo del paisaje circundante a esta hora precisa. Al día siguiente, 1 o 2 horas más tarde, vuelva a mirar su posición con respecto al elemento de referencia que había elegido el día anterior. Si la Luna está más alta, es ascendente; si está más baja, es descendente.

Este artículo y muchos más en Cultivar con éxito su huerto ecológico

Otros artículos interesantes

Cómo cultivar cardos en nuestro huerto

lunes, 7 de julio de 2014

El cardo es una planta perenne, perteneciente a la familia de las Compuestas y parientes de las alcachofas. Tiene espinas amarillas en sus hojas y puede llegar hasta el metro y medio de altura. Lo que usaremos para comer son las pencas de los ...

Patatas "Made in Spain"

martes, 7 de mayo de 2013

¿Sabías que el cultivo de la patata es el cuarto más importante del mundo? Le preceden el del trigo, el arroz y el maíz, pero sólo se aprovecha el 50% de sus plantas; en cambio, la del tubérculo se aprovecha...

Cómo cuidar nuestras plantas de jardín

viernes, 20 de mayo de 2016

Llega la primavera y con ella no sólo las ganas de pasar más tiempo en el exterior: Los amantes de las plantas sabemos que es el momento de poner a punto a aquellas que nos alegrarán la vista durante los próximos meses. Es curioso el...

Descubre Nuestro Catálogo