Filtrar tu búsqueda

Proponer producto

¿Tienes interés en un producto que no está en nuestro catálogo? ¡Queremos saberlo! Proponer producto

232 resultados para Hidratantes faciales

Ordenar

Por relevancia
Mostrando del 1 al 24 de 232

Hidratación facial paso a paso

Conservar la cantidad de humedad en la piel es imprescindible para que esta se mantenga saludable. Por ello, deberemos prestar especial atención a este paso de nuestro rutina de belleza diaria, utilizando el tipo de crema que mejor se adapte a las necesidades de nuestra dermis y aplicándola cuándo, cómo y dónde sea necesario.

Realizar una hidratación adecuada aporta una serie de beneficios a la piel, principalmente, ayuda a mantenerla joven, retrasando lo signos de la edad y la aparición no sólo de arrugas, sino también las líneas de expresión.

Además, disminuye los puntos negros, la dermis estará mucho más uniforme y, por último mediante la hidratación, con lo que tendremos una piel tersa y suave.

En el mercado existen un sinfín de productos, con diferentes aplicaciones, que nos ayudarán a mantener nuestro rostro con una apariencia más joven y bella. Dada la gran variedad, a veces nos puede resultar difícil escoger el artículo más conveniente. Por ello, aquí te ofrecemos algunos consejos que te pueden ayudar a saber qué alternativa te conviene más.

Cómo aplicar correctamente la crema hidratante en el rostro

Este tipo de producto debemos aplicarlo dos veces al día, pero antes de hacerlo, tenemos que preparar nuestra piel para que el proceso resulte lo más efectivo posible.

Lo primero que hay que hacer, antes de aplicar la crema hidratante, es limpiar adecuadamente la piel. De otra manera, las impurezas obstruyen los poros y la absorción del producto será mucho menor.

Así que, si es por la noche y estamos maquilladas, deberemos utilizar un limpiador facial para retirar los restos, y un desmaquillante de ojos. Y si es por la mañana, haremos lo mismo, pero sólo con el limpiador.

Después, aplicaremos un tónico facial y ya estamos preparados para comenzar a hidratar.

La hidratación en sí consta de varios pasos. Además de utilizar una crema de día y otra crema de noche, es conveniente utilizar un exfoliante una vez a la semana, así como una mascarilla una vez al mes.

Por otra parte, puesto que la zona del contorno de ojos es más delicada, es necesario utilizar un producto específico para ella.

Por último, si la piel está muy dañada, podemos añadir un poco de sérum, que lo debemos aplicar siempre antes de la crema hidratante, y que la reparará, de manera visible, en poco tiempo.

Cómo acertar al comprar cremas hidratantes

Existen tres tipos diferentes de cremas hidratantes, según su efecto en la piel:

  • Humectantes: son las que retienen la humedad de la piel. Están compuestas principalmente a base de glicerina, y son especialmente recomendadas para pieles grasas.
  • Emolientes: son perfectas para lubricar la piel y puesto que su función es rellenar los espacios intercelulares, ayudan a suavizar el rostro.
  • Oclusivas: restauran la barrera lipídica de la piel. Además, permiten retener el agua en el rostro, evitando su evaporación.

Por otra parte, podemos hacer una clasificación de las cremas hidratantes según el tipo de piel para el que están indicadas:

  • Pieles grasas: necesitan cremas equilibrantes, que hidrata en su justa medida, sin aportar más grasa a la cara. También es conveniente usar cremas purificantes y matificantes. Todas ellas ayudan en la reducción del exceso de sebo.
  • Pieles jóvenes: son las que menos cuidados necesitan ya que retienen mucho más agua que las maduras. Conviene tratarlas con reconstituyentes y reafirmantes.
  • Pieles maduras: para retrasar los efectos del envejecimiento, podemos utilizar soluciones antiedad, regeneradora, contorno de ojos, nutritiva, redensificante o concentrados intensivos para piel cansada.
  • Pieles secas: puesto que son las que más hidratación necesitan, es conveniente usar ultrahidratantes, además de cremas nutritivas a base de aceites y mantecas.