Cargando...
Volver
  • Tu carrito 0 productos
  • Total productos 0,00 €
  • Gastos de envío 0,00 €
  • Total 0,00 €
Ir a sección

El cultivo de la coliflor

La coliflor es una planta de la familia de las crucíferas (o brásicas), como la col, el repollo o el brócoli. Entra en el grupo de las plantas que cultivamos por su flor, y aunque nos suele extraño, a lo largo del tiempo se han ido seleccionando especies de coliflor primando la formación de una masa floral gruesa y compacta para el consumo.

Las coliflores son plantas de épocas frías, aun así, lo más importante es que el momento de floración no coincida con meses muy calurosos o con heladas.

Coliflor

Requerimientos

Riego: el cultivo de la coliflor, requiere aportes hídricos abundantes y regulares, manteniendo una humedad permanente. Cuando han formado la inflorescencia, no conviene regarlas por encima (aspersión), pues podrían estropearse por hongos o podredumbres. Lo ideal es el uso de un sistema de riego por goteo con programador automático para un aporte regular de agua.

Nutrientes: Al ser plantas de gran porte, requieren aporte de compost descompuesto.

Sustrato: son plantas que aunque se adaptan al pH, prefieren suelos neutros (no se adaptan bien a suelos calizos), bien mullidos y abonados, y con una humedad regular en todo el ciclo de cultivo.

Cómo cultivarla

La siembra variará en función de la variedad, pero en todos los casos hay que evitar dañar las raíces durante el trasplante:

  • Variedad de verano-otoño: la siembra se realiza de enero a marzo en semillero protegido o en cama caliente.
  • Variedades de otoño-invierno: se siembran en semillero al aire libre de mayo a junio.
  • Variedades de invierno-primavera: siembra en semillero al aire libre de julio a septiembre.

Coliflor

Las coliflores se trasplantan cuando tienen de tres a cinco hojas. Deben de plantarse en un sitio abierto y soleado con una tierra que retenga bien la humedad. Al plantarla, enterraremos las raíces y el tallo hasta la base de las primeras hojas, cuidando de que no caiga tierra en el brote central.

El recalce (añadir tierra en la base de la planta), será necesario en variedades de porte alto, para evitar que se caigan.

Hay que mantener el suelo húmedo, pero evitando los encharcamientos, pues provocarían asfixia radicular y detendrían el desarrollo. Una buena idea, es el acolchado con mantillo o hojas de consuelda.

Cuando llegue el invierno, ataremos las hojas para proteger el cogollo, de esta forma, la inflorescencia será más blanca.

Asociaciones favorables

La coliflor se asocia bien con la patata y la cebolla; además, si plantamos cerca menta o romero, ayudará a ahuyentar parásitos. También podríamos plantar lechugas o sembrar espinacas, que al tener ciclos vegetativos más cortos, no se produciría una competencia fuerte.

En cuanto a la rotación; al ser plantas exigentes, requieren rotaciones de tres a cinco años sobre una misma parcela.

Plagas y enfermedades

  • Hernia de la col: se trata de una enfermedad provocada por un hongo, que induce abultamientos en el tallo y en las raíces, marchitando sus hojas. Para evitarlo, lo mejor es realizar rotaciones bien espaciadas (4-5 años). Es más común en suelos ácidos, por lo que si tenemos un suelo de estas características, evitaremos el uso de estiércoles frescos y tras el trasplante, sería aconsejable añadir polvo de algas lithothamne o ceniza alrededor de la planta.
  • Mariposa de la col: es una mariposa blanca con puntos negros que pone sus huevos (color amarillo) en el envés de las hojas. Sus larvas, que son de color verde y peludas, van comiendo las hojas dejando el nervio central. Podemos prevenirla eliminando los huevos y las orugas de las hojas a mano. Si se trata de una gran instalación, podemos recurrir al Bacillus thuringiensis.
  • Mosca de la col: es un tipo de mosca muy parecida a la mosca común. Esta mosca hace la puesta en el cuello del tallo de la coliflor y hacen galerías, pudiendo dejar totalmente hueco el tallo principal. Las plantas jóvenes de marchitan y mueren; las hojas toman un color verde grisáceo, cubriéndose con una capa espesa de cera. Es conveniente eliminar las hierbas competidoras, pues son su refugio y alternar el cultivo de crucíferas.

Grupito libando sales

Recolección

La coliflor se cosecha cortándo las inflorescencias junto a algunas hojas tiernas. Es conveniente seleccionar cogollos pequeños y blancos, evitando que lleguen a ponerse amarillos (síntoma de maduración excesiva). Una vez recolectadas, pueden guardarse en el frigorífico durante una semana o bien las puedes colgar boca abajo en una lugar fresco y ventilado durante unas tres semanas.

Variedades en Planeta Huerto:

Otros artículos interesantes

Orugas más frecuentes del huerto y cómo combatirlas

miércoles, 11 de septiembre de 2013

Las mariposas y polillas nocturnas, conocidas como lepidópteros, constituyen una amenaza para el huerto cuando se encuentran en forma de oruga. En esta etapa de su ciclo de desarrollo son grandes devoradoras de hojas, que pueden causar la...

Huertos y Jardines Verticales: aprovechando el espacio

miércoles, 4 de julio de 2012

Desde siempre, el hombre ha buscado vivir cerca de espacios verdes. Asociamos los parques y jardines de nuestra ciudad como zonas de ocio, donde descansar y relajarse. Desde la antigüedad, los jardines han estado presentes en el...

Cultivo del melón y sandía... frutas del verano

lunes, 30 de julio de 2012

Frutas veraniegas por excelencia. Ambas son de la misma familia, las cucurbitáceas, y siguen unos patrones de cultivo bastante similares.Es curioso que sean frutas con un alto contenido en agua (cerca del 90%), pero que sus necesidades hídricas...

Cultivo del maíz

martes, 28 de agosto de 2012

El maíz pertenece a la familia Poaceae. Esta planta se ha cultivado desde hace más de 4000 años, y forma parte de la base de la alimentación en Sudamérica. Existen numerosas especies de maíz, pero, a no ser que tengamos gallinas o un molino de...

Descubre Nuestro Catálogo