Cargando...
Volver
  • Tu carrito 0 productos
  • Total productos 0,00 €
  • Gastos de envío 0,00 €
  • Total 0,00 €
Ir a sección

5 principios para elegir tu recipiente ideal

En el montaje del huerto, la elección de un recipiente como contenedor puede sumergirnos en un mar de dudas, ya que existen un sinfín de posibilidades. Para evitar que la indecisión te lleve a la desesperación, o a compras absurdas de las que luego te arrepientas como las del primer día de rebajas, aquí tienes algunos puntos que te ayudarán a aclararte las ideas. Las especificaciones propias del cultivo en recipientes hacen indispensables el considerar aspectos tales como: 

Manejo Sencillo

Sé práctico y evita dificultades a la hora de trabajar primando un acceso fácil a las plantas, que no se acumule suciedad o humedad o incluso que sea fácil de transportar o cambiar de sitio de una época a otra. 

Estas características las cumplen las mesas de cultivo, ya que al ser un cultivo elevado evita posturas forzadas para la espalda, incluso permite el trabajo desde una silla de ruedas, además si se le instalan ruedas puede moverse de un sitio a otro y es también un recipiente limpio que no da la imagen de una terraza sumida en el caos de miles de jardineras pequeñas.

Otro sistema que permite trabajar con un importante volumen de sustrato, pero en cambio su transporte y montaje resultan sencillos e ideales para azoteas o balcones de difícil acceso, son las macetas textiles. Este tipo de recipiente fabricado a partir de un tejido vegetal y tela geotextil, con distintas líneas de de diseño, puede concebirse como maceteros individuales de 25, 50 y 100 l., o bien agruparse en modulos lineales o cuadrados cuyas medidas las podemos ajustar nosotros mismos según nuestra disponibilidad.

Buen Drenaje

Importantísimo para eliminar el exceso de agua que puede conllevar la putrefacción y la asfixia radicular. Para ello, si el recipiente no está preparado con los oportunos agujeros, es conveniente realizar agujeros en la base del recipiente y sobre ellos colocar una base de grava gruesa antes de poner el sustrato.

Si hemos optado por delimitar un espacio con maderas (como en el caso de las camas de huerto) o bloques de hormigón, sobre el que dispondremos el sustrato es aconsejable forrar antes el suelo con material geotextil, que sea impermeable, por lo que deja pasar el agua, pero evita las pérdidas de sustrato y nutrientes.

También existe una opción con la que desentenderte del problema del riego y, por tanto, del drenaje, que son las jardineras con autoriego que disponen de un depósito en la parte inferior y con una boya podemos visualizar el nivel del agua para saber cuándo es necesario regar.

Materiales Aislantes

Las raíces son muy sensibles a las oscilaciones de temperatura que pueden sufrir por el recalentamiento en verano o las heladas en invierno. El que se mantenga una temperatura homogénea durante todo el año dependerá del material del recipiente.

El plástico es un material con escasa inercia térmica, por lo que para zonas donde se den cambios bruscos de una estación a otra no resulta interesante. Pero este problema lo podemos solucionar con jardineras de madera o de barro cocido en el caso de recipientes medianos, ya que en el caso de contenedores más grandes, al ser mayor el  volumen de sustrato estos problemas no son tan significativos.

Volumen Vs Profundidad

Las raíces pueden desarrollarse horizontalmente, por tanto lo más importante no es la profundidad, sino el volumen total, ¡y cuanto más, mejor!.

Un ejemplo claro son las mesas de cultivo, que con 20 cm de profundidad tienen una superficie de 150x75 cm o 150x50 cm con una capacidad de 200 l o 130 l respectivamente, suficiente para cultivar varias hortalizas y obtener una cosecha razonable. 

Estética 

Sobre todo tu huerto te tiene que gustar y según tus gustos puedes preferir recipientes de madera, mesas de cultivo lacadas o simplemente galvanizadas, jardineras cerámicas, de plástico, de metal… Pero esto ya es una cuestión personal.

Por otro lado, también puedes llevar a cabo un ejercicio de imaginación siguiendo los principios de reutilización y reciclaje, transformando todo tipo de objetos en recipientes de cultivo. 

Tanto si reciclas como si compras algún tipo de recipientes, sólo tienes que buscar tu McGyver interior para poder cultivar superando cualquiera de las especificaciones, que no limitaciones, del huerto en pequeño formato.

Otros artículos interesantes

Cómo cultivar Chirivías en nuestro huerto.

viernes, 15 de noviembre de 2013

La chirivía o Pastinaca sativa, es una hortaliza de la misma familia que la zanahoria, pero de color crema, forma alargada y un poco irregular. Cultivada desde tiempos remotos en Europa y Asia, se está volviendo a poner de moda en Europa. Con un...

Qué es el humus de lombriz

viernes, 20 de julio de 2012

El trabajo de las lombrices Las lombrices son una parte muy importante del proceso de fertilidad de la tierra. Muy pocos conocen los favorables efectos de éstas, pues no solo se dedican a devorar la materia orgánica que encuentran,...

Como cultivar nabo de grelos en tu huerto

lunes, 18 de noviembre de 2013

El nabo de grelos o Brassica rapa L. es de la familia de las crucíferas, famosa por el plato lacón con grelos que es un plato típico gallego. Debemos distinguir entre nabo nabiza y grelo. El primero es la raíz, el segundo las hojas tiernas...

Cómo cosechar y conservar las espinacas

lunes, 8 de septiembre de 2014

Si hemos sembrado nuestras espinacas en verano, es hora de empezar a recogerlas (tenemos desde octubre hasta diciembre para hacerlo). Si las hubiéramos sembrado durante la en primavera, las recogeríamos en mayo y junio. Cosecha Cuando la...

Descubre Nuestro Catálogo