Cargando...
Ver productos

El huerto en 1m2 Grandes descuentos en los mejores productos para tu huerto urbano

Volver
  • Tu carrito 0 productos
  • Total productos 0,00 €
  • Gastos de envío 0,00 €
  • Total 0,00 €
Ir a sección

¿Cómo combato el pulgón?

Los pulgones son insectos homópteros que chupan la savia de las plantas. Aparecen en grandes cantidades y es habitual que se asocien con hormigas, ya que éstas se alimentan de la sustancia azucarada (melaza) que segregan aquéllos y éstos a cambio son protegidos de sus depredadores.


el pulgon en la planta

Son pequeños, de no más de pocos milímetros, y su morfología es variada, siendo normalmente redondeados u ovalados. Los hay de varios colores, verde, amarillo, rojo, negro... . Pueden tener alas o no, dependiendo de la especie, y presentan dos generaciones: una de hembras partenogénicas (se reproducen sin la necesidad de ser fecundadas por machos) que se dedican a aumentar la población hasta el fin del periodo favorable y una segunda generación mixta de machos y hembras.

Los pulgones, al igual que la mayoría de insectos chupadores, se sitúan en el envés de las hojas donde se localizan los estomas, microcavidades donde la pared celular es muy fina para facilitar el intercambio de O2 y CO2, debido a esta delgadez les es muy fácil atacar a la planta desde allí. El haz en cambio es totalmente impermeable y por tanto inaccesible para el pulgón. Por tanto para vigilar la posible presencia de pulgón en nuestro huerto habremos de mirar en el envés de las hojas si queremos prevenir y poder coger cualquier invasión a tiempo.

¿Cómo afecta el pulgón a mis plantas?

El pulgón chupa y se alimenta de la savia de las plantas robándole agua y nutrientes pudiendo llegar a debilitarlas enormemente. Pero no es este el principal agravio causado, el principal problema provocado tiene su origen en la melaza que segregan los pulgones para sobornar a las hormigas, y es que éste es caldo de cultivo de multitud de hongos y bacterias que pueden meter en serios problemas o incluso matar a nuestra planta.

¿Por qué le ha cogido manía el pulgón a mi huerto?

Si aparece pulgón en exceso es el momento de plantearse ¿qué estamos haciendo mal?. Probablemente nos estaremos equivocando en alguna práctica, ya sea riego en exceso o déficit, exceso de abonado líquido (exceso de nitrógeno), temporada inadecuada, falta de sol o exceso, baja biodiversidad (monocultivos, la panacea de la debilidad)... el caso es que el pulgón es un síntoma de debilidad de la planta causada por cualquiera de estos motivos. Así que el primer paso será identificar para luego corregir la mala práctica.

Prevenir la plaga del pulgón

La prevención contra una plaga se basa en hacer las cosas bien: un riego adecuado a la planta y al clima, un abonado orgánico sólido de liberación lenta, ceñirse a los calendarios de siembra recomendados, orientar correctamente nuestro huerto para obtener las horas de sol necesarias y sobretodo elevar lo máximo posible la biodiversidad, plantando el mayor número de plantas posibles y atendiendo a compatibilidades entre ellas, lo que fortalecerá mucho la resistencia de nuestro huerto a todo tipo de plagas y enfermedades, posibilitando la vida también de mayor variedad de bichos beneficiosos.

mariquitas en el huerto

También es importante la vigilancia, cuanto más asiduamente observemos el estado de salud de nuestras plantas, miremos el envés de las hojas y su vigorosidad; menor será el riesgo de padecer cualquier plaga y más efectiva será la retirada manual.

Recuerda que el objetivo no es “eliminar” al pulgón, sino evitar que nuestro huerto sufra demasiados daños sin colmarlo de insecticidas ni productos químicos agresivos. Un poco de pulgón no hace daño y mantendrá las poblaciones de mariquitas y crisopas que regularán su población.

Tratamientos ecológicos contra el pulgón

Si los métodos de prevención fallan y las poblaciones de pulgón corren peligro de descontrolarse probablemente tengamos que recurrir a algún producto ecológico de protección frente a plagas que ayude a la planta a combatir al parásito, detener y eliminar la plaga.

Lo ideal sería retirar el pulgón manualmente siendo la técnica más inocua, lo podemos hacer si es poco el pulgón que tenemos y mucha nuestra paciencia pero resulta complicado ya que es un insecto muy pequeño y su retirada minuciosa se antoja prácticamente imposible por pequeña que sea la escala de nuestro huerto a no ser que nuestra vigilancia sea casi diaria y muy precisa.

Uno de los productos más efectivos en la lucha contra el pulgón es el jabón potásico, éste tiene la propiedad de reblandecer el exoesqueleto de los insectos, éstos quedan muy debilitados y acaban muriendo, además es un producto natural e inocuo para la salud.

Después de haber usado el jabón potásico, aproximadamente una hora después, viene muy bien aplicar el aceite de neem, se trata de un insecticida natural que se extrae del fruto de este árbol, que actúa frente a una amplia gama de plagas como: mosca blanca, minador, araña roja, trips, pulgones, piojo, escarabajo de la patata, chinches… La acción conjunta de jabón potásico y neem hace que sea todavía más efectivo el tratamiento.

A continuación, también se puede aplicar un producto de limpieza para eliminar la melaza, atrayente extraordinariamente efectivo de hongos y bacterias perniciosas para la planta, estos productos suelen además llevar desinfectantes que protegerán la planta y eliminarán hongos y bacterias.

Otra opción igual de válida es la utilización de productos ya preparados que son totalmente ecológicos y que previenen y combaten a la mayoría de plagas, basados en esencias vegetales protectoras que potencian las defensas naturales de las plantas.

Como solución casera funciona muy bien el ajo, machacándolo y diluyéndolo en agua se aplica en toda la planta, siendo una buena defensa contra todo tipo de insectos y hongos. Podemos meter la disolución preparada en un aerosol para una cómoda aplicación.

No es mala la intención del pulgon


El pulgón no es “malo”, existe en la naturaleza en consonancia y armonía siempre y cuando el hombre no desajuste la balanza. Así que ánimo, siempre tenemos cosas que aprender de la naturaleza y mantener el equilibrio ecológico de nuestro huerto puede ser un logro digno de sonrisas más que meritorias.

Por último, os dejamos el enlace hacia nuestra Guía de Tratamientos Ecológicos ante las Plagas del Huerto, donde podéis ver cómo podéis combatir de forma ecológica las diferentes plagas y enfermedades que nos iremos encontrando en nuestros huertos

Otros artículos interesantes

Para no hacer equilibrismos, un huerto biodiverso

miércoles, 31 de agosto de 2011

Cuantas más especies distintas se encuentren en el huerto, es decir, cuanto mayor sea su biodiversidad, éste será un sistema más estable y que por tanto sufrirá menos desequilibrios con el entorno que le rodea, lo que puede provocar la...

Calabacín: un cultivo prolífico

martes, 29 de noviembre de 2011

Si ya has intentado cultivar calabacines, de la familia de las cucurbitáceas (pepino, melón, sandía), y no ha sido nada productivo pese a su fama, es porque no has tenido en cuenta algunas particularidades de esta planta: Un...

Historia y evolución de los huertos urbanos

martes, 31 de julio de 2012

Un huerto es un lugar donde cultivamos hortalizas, verduras, legumbres o incluso árboles frutales para obtener un beneficio. Pero, ¿Cuál es ese beneficio?  El objetivo básico de tener un huerto siempre ha sido...

Pimiento: cultivo culinario

martes, 30 de agosto de 2011

El pimiento, de la familia de las solanáceas (tomates, berenjenas, patatas), tiene gran presencia culinaria en nuestra dieta, ya que a casi cada variedad de pimiento le corresponde una forma de cocinarlo: Piquillo, para rellenar. ...

Descubre Nuestro Catálogo