Cargando...

Dia de la madre

Todas las madres son heroínas. ¿Cuál es el súper poder de la tuya?
Ver selección
Volver
  • Tu carrito 0 productos
  • Total productos 0,00 €
  • Gastos de envío 0,00 €
  • Total 0,00 €
Ir a sección

La poda de la tomatera

Para aprender a podar los tomates, primero debemos tener claro cómo se desarrolla esta planta. Lo hace de la siguiente forma:

La planta brota de la tierra y a la “punta” de la planta le llamamos brote de crecimiento o guía principal. Al crecer este brote va conformando la rama principal de la planta. De esta rama brotan las hojas. Entre cada hoja y la rama principal van apareciendo nuevos brotes, que si se dejan crecer se van convirtiendo en ramas de la misma importancia que la rama principal.

tomatoes

De estas ramas que podemos llamar secundarias, nacen hojas, y entre cada hoja y la rama vuelven a brotar nuevas ramas… y así sucesivamente. De tal manera que, si no hacemos nada la tomatera se hace una planta de desarrollo “piramidal”. Es decir de la rama principal nacen otras ramas idénticas a ella y de estas otras y así sucesivamente hasta que la planta cese en su crecimiento.

Es fácil comprender que toda la energía que la planta puede generar se empleará en su desarrollo. No queda energía para el fruto. Tendremos una planta muy tupida con frutos muy poco desarrollados.

Para evitar esto y conseguir frutos de tamaño adecuado debemos controlar la frondosidad de la planta, eliminando parte de sus ramas. Y lo debemos hacer antes de que estas ramas se desarrollen. Procederemos de la siguiente manera:

Observamos el crecimiento de la planta. Cuando vemos que aparecen brotes secundarios entre las primeras hojas y el tallo principal, los eliminamos de forma cuidadosa sin hacer daño al tallo principal. Lo mejor es hacerlo cuando el brote tiene menos de 5 centímetros y con las uñas.

  • Cuando la planta tiene cuatro o cinco hojas dejamos crecer un brote. Así tenemos la planta con dos guías de crecimiento.
  • Unas hojas más hacia arriba de la rama principal “podemos” dejar crecer un segundo brote. De esta forma tenemos una planta con tres guías de crecimiento. Lo más habitual es que la planta tenga 2-3 ramas, no más.
  • Sólo nos queda observar de forma frecuente las plantas e ir eliminando el resto de brotes que vayan naciendo en cada una de las ramas.

Otros artículos interesantes

Fisiopatías, diagnóstico de profesionales

martes, 6 de septiembre de 2011

La primera regla de todo hortelano que se precie es que ante cualquier problema, antes de actuar hay que investigar la causa. En el caso de las enfermedades relacionadas con plagas, resulta relativamente sencillo identificar el agente infeccioso,...

Cultivos y cuidados del agerato azul

lunes, 5 de enero de 2015

El agerato azul es una planta de temporada que produce, desde comienzos de primavera hasta finales de verano, flores azules muy vistosas para el jardín. Es una planta de temporada, por lo que pasada esta época se suele desechar.Esta planta...

El Minador de los Cítricos

lunes, 30 de septiembre de 2013

El Minador de los cítricos, Phyllocnistis citrella, es un insecto lepidóptero originario del sudeste asiático que en su fase larvaria parasita a cualquier cítrico, sin tener preferencia por una clase concreta. ...

Tuta, daños y control de la plaga del tomate

miércoles, 31 de agosto de 2011

La Tuta absoluta es en realidad una recién llegada, pues la primera noticia de su aparición fue en Castellón en el 2006. Sin embargo, en tan poco tiempo ya se ha convertido en un verdadero dolor de cabeza para los horticultores de tomate en toda...

Descubre Nuestro Catálogo