Cargando...
Ir a sección

La poda de la tomatera

Para aprender a podar los tomates, primero debemos tener claro cómo se desarrolla esta planta. Lo hace de la siguiente forma:

La planta brota de la tierra y a la “punta” de la planta le llamamos brote de crecimiento o guía principal. Al crecer este brote va conformando la rama principal de la planta. De esta rama brotan las hojas. Entre cada hoja y la rama principal van apareciendo nuevos brotes, que si se dejan crecer se van convirtiendo en ramas de la misma importancia que la rama principal.

tomatoes

De estas ramas que podemos llamar secundarias, nacen hojas, y entre cada hoja y la rama vuelven a brotar nuevas ramas… y así sucesivamente. De tal manera que, si no hacemos nada la tomatera se hace una planta de desarrollo “piramidal”. Es decir de la rama principal nacen otras ramas idénticas a ella y de estas otras y así sucesivamente hasta que la planta cese en su crecimiento.

Es fácil comprender que toda la energía que la planta puede generar se empleará en su desarrollo. No queda energía para el fruto. Tendremos una planta muy tupida con frutos muy poco desarrollados.

Para evitar esto y conseguir frutos de tamaño adecuado debemos controlar la frondosidad de la planta, eliminando parte de sus ramas. Y lo debemos hacer antes de que estas ramas se desarrollen. Procederemos de la siguiente manera:

Observamos el crecimiento de la planta. Cuando vemos que aparecen brotes secundarios entre las primeras hojas y el tallo principal, los eliminamos de forma cuidadosa sin hacer daño al tallo principal. Lo mejor es hacerlo cuando el brote tiene menos de 5 centímetros y con las uñas.

  • Cuando la planta tiene cuatro o cinco hojas dejamos crecer un brote. Así tenemos la planta con dos guías de crecimiento.
  • Unas hojas más hacia arriba de la rama principal “podemos” dejar crecer un segundo brote. De esta forma tenemos una planta con tres guías de crecimiento. Lo más habitual es que la planta tenga 2-3 ramas, no más.
  • Sólo nos queda observar de forma frecuente las plantas e ir eliminando el resto de brotes que vayan naciendo en cada una de las ramas.


Otros artículos interesantes

Cómo cultivar Remolachas en nuestro huerto

martes, 12 de noviembre de 2013

La remolacha roja y de raíz esférica, es la más conocida, pero no la única, ya que existen otras variedades que pueden ser blancas, amarillas o de raíz alargada. Suele crecer de forma fácil al sol, en suelos...

El huerto urbano conquista los rascacielos

miércoles, 30 de mayo de 2012

Los mercados de hoy cada vez venden productos menos naturales, modificados para que aguanten los largos transportes desde el lugar de producción hasta el lugar de venta, lo cual sacrifica su sabor y su contenido nutricional; y todo esto por...

Cómo combatir las plagas del huerto de forma ecológica

viernes, 1 de julio de 2016

Cuando empezamos a cultivar un huerto, suele sorprendernos la enorme cantidad de insectos que empezaremos a descubrir. Los más urbanitas solemos preguntarnos dónde estaban hasta ahora, y cómo han podido llegar hasta mi terraza, que se...

¿Qué es la fibra de coco?

viernes, 3 de agosto de 2012

La fibra de coco es un tipo de sustrato cada vez más usado en semilleros y huertos urbanos ecológicos. Se obtiene como residuo de las fibras de los frutos del cocotero (Cocos nucifera).Ventajas:Este producto tiene gran capacidad de retención de...

Descubre Nuestro Catálogo