Cargando...

Black Days. Ofertas ÚLTIMAS HORAS

Hoy Ofertas Flash en Jardín y Exterior

Volver
  • Tu carrito 0 productos
  • Total productos 0,00 €
  • Gastos de envío 0,00 €
  • Total 0,00 €
Ir a sección

La poda de la tomatera

Para aprender a podar los tomates, primero debemos tener claro cómo se desarrolla esta planta. Lo hace de la siguiente forma:

La planta brota de la tierra y a la “punta” de la planta le llamamos brote de crecimiento o guía principal. Al crecer este brote va conformando la rama principal de la planta. De esta rama brotan las hojas. Entre cada hoja y la rama principal van apareciendo nuevos brotes, que si se dejan crecer se van convirtiendo en ramas de la misma importancia que la rama principal.

tomatoes

De estas ramas que podemos llamar secundarias, nacen hojas, y entre cada hoja y la rama vuelven a brotar nuevas ramas… y así sucesivamente. De tal manera que, si no hacemos nada la tomatera se hace una planta de desarrollo “piramidal”. Es decir de la rama principal nacen otras ramas idénticas a ella y de estas otras y así sucesivamente hasta que la planta cese en su crecimiento.

Es fácil comprender que toda la energía que la planta puede generar se empleará en su desarrollo. No queda energía para el fruto. Tendremos una planta muy tupida con frutos muy poco desarrollados.

Para evitar esto y conseguir frutos de tamaño adecuado debemos controlar la frondosidad de la planta, eliminando parte de sus ramas. Y lo debemos hacer antes de que estas ramas se desarrollen. Procederemos de la siguiente manera:

Observamos el crecimiento de la planta. Cuando vemos que aparecen brotes secundarios entre las primeras hojas y el tallo principal, los eliminamos de forma cuidadosa sin hacer daño al tallo principal. Lo mejor es hacerlo cuando el brote tiene menos de 5 centímetros y con las uñas.

  • Cuando la planta tiene cuatro o cinco hojas dejamos crecer un brote. Así tenemos la planta con dos guías de crecimiento.
  • Unas hojas más hacia arriba de la rama principal “podemos” dejar crecer un segundo brote. De esta forma tenemos una planta con tres guías de crecimiento. Lo más habitual es que la planta tenga 2-3 ramas, no más.
  • Sólo nos queda observar de forma frecuente las plantas e ir eliminando el resto de brotes que vayan naciendo en cada una de las ramas.

Otros artículos interesantes

¿Me riegas las plantas por vacaciones?

martes, 6 de septiembre de 2011

El riego es la tarea más delicada y que nos ocupa más tiempo, pero antes de convertirnos en esclavos de nuestro propio huerto, merece la pena saber qué opciones existen para compatibilizar el riego con las vacaciones.Si ni vecinos ni familiares...

Rábano: cultivo rapidísimo

martes, 30 de agosto de 2011

Para hortelanos impacientes que quieran tener resultados con prontitud, el rábano, que se ubica dentro de la familia de las crucíferas (nabo, col, coliflor), es un cultivo de crecimiento rápido, cuya velocidad le confiere ciertas ventajas:Su...

Condiciones de la tierra de cultivo

lunes, 13 de agosto de 2012

Si tenemos pensado empezar a cultivar en la tierra o suelo (no en una maceta o recipiente), uno de los condicionantes más importantes es el tipo de suelo del que dispongamos.   La relevancia del suelo a la hora de cultivar se debe a...

Historia y evolución de los huertos urbanos

martes, 31 de julio de 2012

Un huerto es un lugar donde cultivamos hortalizas, verduras, legumbres o incluso árboles frutales para obtener un beneficio. Pero, ¿Cuál es ese beneficio?  El objetivo básico de tener un huerto siempre ha sido...

Descubre Nuestro Catálogo