Cargando...
Ir a sección

La poda de la tomatera

Para aprender a podar los tomates, primero debemos tener claro cómo se desarrolla esta planta. Lo hace de la siguiente forma:

La planta brota de la tierra y a la “punta” de la planta le llamamos brote de crecimiento o guía principal. Al crecer este brote va conformando la rama principal de la planta. De esta rama brotan las hojas. Entre cada hoja y la rama principal van apareciendo nuevos brotes, que si se dejan crecer se van convirtiendo en ramas de la misma importancia que la rama principal.

tomatoes

De estas ramas que podemos llamar secundarias, nacen hojas, y entre cada hoja y la rama vuelven a brotar nuevas ramas… y así sucesivamente. De tal manera que, si no hacemos nada la tomatera se hace una planta de desarrollo “piramidal”. Es decir de la rama principal nacen otras ramas idénticas a ella y de estas otras y así sucesivamente hasta que la planta cese en su crecimiento.

Es fácil comprender que toda la energía que la planta puede generar se empleará en su desarrollo. No queda energía para el fruto. Tendremos una planta muy tupida con frutos muy poco desarrollados.

Para evitar esto y conseguir frutos de tamaño adecuado debemos controlar la frondosidad de la planta, eliminando parte de sus ramas. Y lo debemos hacer antes de que estas ramas se desarrollen. Procederemos de la siguiente manera:

Observamos el crecimiento de la planta. Cuando vemos que aparecen brotes secundarios entre las primeras hojas y el tallo principal, los eliminamos de forma cuidadosa sin hacer daño al tallo principal. Lo mejor es hacerlo cuando el brote tiene menos de 5 centímetros y con las uñas.

  • Cuando la planta tiene cuatro o cinco hojas dejamos crecer un brote. Así tenemos la planta con dos guías de crecimiento.
  • Unas hojas más hacia arriba de la rama principal “podemos” dejar crecer un segundo brote. De esta forma tenemos una planta con tres guías de crecimiento. Lo más habitual es que la planta tenga 2-3 ramas, no más.
  • Sólo nos queda observar de forma frecuente las plantas e ir eliminando el resto de brotes que vayan naciendo en cada una de las ramas.

Otros artículos interesantes

Las habas: un cultivo mejorante

martes, 30 de agosto de 2011

Tras cultivar hortalizas voraces, consumidoras de nutrientes, el suelo o sustrato agradece que el siguiente cultivo en la rotación sea un cultivo capaz de devolverle su riqueza en nutrientes, como es el caso de las habas y el resto leguminosas...

Cómo elegir el césped artificial más apropiado

martes, 18 de abril de 2017

Cuando vamos a decidirnos por un determinado tipo de césped artificial, está claro que el principal condicionante será el precio, pero también debemos valorar las características del material y si éstas se adecuan al uso que le vamos a...

Calabacín: un cultivo prolífico

martes, 29 de noviembre de 2011

Si ya has intentado cultivar calabacines, de la familia de las cucurbitáceas (pepino, melón, sandía), y no ha sido nada productivo pese a su fama, es porque no has tenido en cuenta algunas particularidades de esta planta: Un...

Las herramientas más importantes del huerto (Parte 2)

jueves, 7 de agosto de 2014

Cuanto más trabajemos y mejor mantengamos la tierra donde vayamos a cultivar, mejores resultados obtendremos. Para realizar esta tarea bien es necesario saber qué herramientas tenemos que usar. Ahora que sabes cuáles son...

Descubre Nuestro Catálogo