Cargando...
Ver productos

El huerto en 1m2 Grandes descuentos en los mejores productos para tu huerto urbano

Volver
  • Tu carrito 0 productos
  • Total productos 0,00 €
  • Gastos de envío 0,00 €
  • Total 0,00 €
Ir a sección

La poda de la tomatera

Para aprender a podar los tomates, primero debemos tener claro cómo se desarrolla esta planta. Lo hace de la siguiente forma:

La planta brota de la tierra y a la “punta” de la planta le llamamos brote de crecimiento o guía principal. Al crecer este brote va conformando la rama principal de la planta. De esta rama brotan las hojas. Entre cada hoja y la rama principal van apareciendo nuevos brotes, que si se dejan crecer se van convirtiendo en ramas de la misma importancia que la rama principal.

tomatoes

De estas ramas que podemos llamar secundarias, nacen hojas, y entre cada hoja y la rama vuelven a brotar nuevas ramas… y así sucesivamente. De tal manera que, si no hacemos nada la tomatera se hace una planta de desarrollo “piramidal”. Es decir de la rama principal nacen otras ramas idénticas a ella y de estas otras y así sucesivamente hasta que la planta cese en su crecimiento.

Es fácil comprender que toda la energía que la planta puede generar se empleará en su desarrollo. No queda energía para el fruto. Tendremos una planta muy tupida con frutos muy poco desarrollados.

Para evitar esto y conseguir frutos de tamaño adecuado debemos controlar la frondosidad de la planta, eliminando parte de sus ramas. Y lo debemos hacer antes de que estas ramas se desarrollen. Procederemos de la siguiente manera:

Observamos el crecimiento de la planta. Cuando vemos que aparecen brotes secundarios entre las primeras hojas y el tallo principal, los eliminamos de forma cuidadosa sin hacer daño al tallo principal. Lo mejor es hacerlo cuando el brote tiene menos de 5 centímetros y con las uñas.

  • Cuando la planta tiene cuatro o cinco hojas dejamos crecer un brote. Así tenemos la planta con dos guías de crecimiento.
  • Unas hojas más hacia arriba de la rama principal “podemos” dejar crecer un segundo brote. De esta forma tenemos una planta con tres guías de crecimiento. Lo más habitual es que la planta tenga 2-3 ramas, no más.
  • Sólo nos queda observar de forma frecuente las plantas e ir eliminando el resto de brotes que vayan naciendo en cada una de las ramas.

Otros artículos interesantes

Orugas más frecuentes del huerto y cómo combatirlas

miércoles, 11 de septiembre de 2013

Las mariposas y polillas nocturnas, conocidas como lepidópteros, constituyen una amenaza para el huerto cuando se encuentran en forma de oruga. En esta etapa de su ciclo de desarrollo son grandes devoradoras de hojas, que pueden causar la...

Cómo preparar tu huerto para el invierno

lunes, 23 de diciembre de 2013

Se acerca el invierno, y con él, el frío. En esta estación que se caracteriza además de por el frío, por días cortos y noches largas, puede que nos resulte complicado cultivar en nuestra huerta debido a las condiciones climáticas. Las heladas...

El cultivo de la espuela

lunes, 22 de septiembre de 2014

La espuela es una planta anual que puede llegar hasta los 2 metros de altura. Sus flores se suelen utilizar como decoración, dándole un toque elegante y decorativo a jardines, barandillas... El cultivo de la espuela - Delphinium doble variada ...

Cinco ventajas de tener una barbacoa en casa

martes, 22 de abril de 2014

El buen tiempo invita a disfrutar del jardín, del campo, de la familia y de los amigos. Y la mejor forma de juntarlo todo es, sin duda, ¡una buena barbacoa!Es la excusa perfecta para hacer grandes reunionesUna vez has elegido tu barbacoa ideal,...

Descubre Nuestro Catálogo