Cargando...
Volver
  • Tu carrito 0 productos
  • Total productos 0,00 €
  • Gastos de envío 0,00 €
  • Total 0,00 €
Ir a sección

¿Qué hago si las hojas de mis setos están marrones?

Uno de los hongos más perjudiciales que aparece sobretodo en setos y coníferas es el hongo fitóftora, que se reconoce por el característico amarronamiento de las hojas. También se le llama enfermedad de los setos, pero no se limita a éstos: puede afectar a frutales, encinas, alcornoques, cipreses… 



Síntomas

Afecta a las raíces, impidiendo que éstas absorban los nutrientes que necesita el árbol para alimentarse. Esto provoca el amarilleamiento de las hojas, que finalmente se vuelven marrones. Además, la copa del árbol decae y dejan de aparecer nuevos brotes. 

Finalmente, la planta se va secando progresivamente hasta que muere. A veces se dan incluso casos de muerte súbita. 


Causas

Cuando el suelo no drena bien o lo regamos demasiado habrá exceso de humedad. Este hongo se transporta a través del agua hasta que llega a la raíz. Por ello, la principal causa suele ser el encharcamiento del suelo, bien porque lo regamos demasiado, o bien porque no drena lo suficiente. 


Control preventivo

La cura de las plantas afectadas por la fitóftora es muy complicada. Lo mejor que podemos hacer por tanto es realizar todos los tratamientos preventivos recomendados para evitar que aparezca:

  • Escogeremos un suelo con buen drenaje y que no haya pasado por enfermedades anteriormente.
  • Fertilizaremos regularmente la planta.
  • Evitaremos los riegos excesivos.
  • Nos aseguraremos de que el sustrato de nuestro suelo es de calidad.
  • Aplicaremos fosfato potásico, un abono específico que aumenta las defensas de nuestras plantas y previene la desecación y el amarronamiento causado por la fitóftora.


Control de la propagación

Si a pesar de realizar las medidas preventivas nos encontramos con este hongo y sus síntomas, hay una serie de recomendaciones para evitar que se propague:

  • No labrar la tierra donde se encuentra la infección.
  • No podar el árbol, ya que la fitóftora afecta a la raíz. Tampoco vale extraer el tocón (destoconar), ya que seguirán quedando raíces afectadas en el suelo.
  • Evitar la presencia de ganado en la zona. Si no podemos impedirlo, es mejor que esté presente cuando el suelo esté seco.
  • Si el árbol está muy afectado y el tratamiento con fosfato potásico no da resultado, la mejor opción para evitar que se expanda al resto de cultivos es arrancarlo de raíz, asegurándonos que el conjunto de raíces se retira adecuadamente, al igual que toda la tierra afectada. Es esencial no regar esa zona durante un tiempo para que la fitóftora no se desplace y desaparezca cualquier resto. 


Otros artículos interesantes

Las habas: un cultivo mejorante

martes, 30 de agosto de 2011

Tras cultivar hortalizas voraces, consumidoras de nutrientes, el suelo o sustrato agradece que el siguiente cultivo en la rotación sea un cultivo capaz de devolverle su riqueza en nutrientes, como es el caso de las habas y el resto leguminosas...

Consejos sobre cría de gallinas para urbanitas rurales

martes, 27 de diciembre de 2011

En los últimos años las gallinas están colonizando las ciudades por su condición de mascotas productivas, ya que son múltiples los beneficios que nos pueden aportar a cambio de dedicarles 10-15 minutos de cuidados...

Abonos verdes, fertilizantes naturales

lunes, 14 de mayo de 2012

Después de una sucesión muy larga de cultivos, el suelo ha agotado sus nutrientes, por lo que es conveniente abonar el suelo para devolvérselos. Esta función se puede realizar mediante el cultivo de otras plantas, y...

Pepino: un cultivo productivo

martes, 30 de agosto de 2011

En el huerto de verano un protagonista claro es el refrescante pepino, esta hortaliza de la familia de las cucurbitáceas (calabacín, calabaza, melón, sandía) es un cultivo agradecido al dar una cosecha abundante y prolongada:Su productividad por...

Descubre Nuestro Catálogo