Cargando...
Ver productos

El huerto en 1m2 Grandes descuentos en los mejores productos para tu huerto urbano

Volver
  • Tu carrito 0 productos
  • Total productos 0,00 €
  • Gastos de envío 0,00 €
  • Total 0,00 €
Ir a sección

Remedios para el Oídio

El Oídio es una enfermedad causada por el hongo de ese mismo nombre. Se trata de un vello blanquecino que actúa sobre hojas y tallos en plantas débiles, situadas normalmente a la sombra y en zonas o épocas de mucha humedad ambiental. Como hemos dicho podemos ver su micelio a simple vista y esto lo caracteriza, siendo un atributo diferenciador del Oídio respecto a otros hongos patógenos.

Los oídios son frecuentes en hojas de cucurbitátecas ( calabacines, pepinos, melones y sandías ), aunque a menudo encontramos esa especie de harina blanquecina que va secando las hojas en los rosales o en los brotes tiernos de melocotones o nectarinas.

muestra de oidio

¿Por qué aparece el Oídio?

La aparición del Oídio suele darse en ambientes de elevada humedad, riegos por aspersión, o lluvias prolongadas con temperaturas entre 10º y 20ºC. Su propagación se ve favorecida por los cortes y heridas, así que procuraremos no tocar las plantas sensibles, como los calabacines o los pepinos, cuando están mojadas.

Pueden influir por tanto una ubicación excesivamente sombreada, un mala elección de especie ( poco adaptada a la humedad de nuestro huerto ), un excesivo espesor de follaje con la poca ventilación resultante, las podas y el descuido de las heridas causadas y las conjunciones de temperatura y humedad elevadas.

Otra causa más es el exceso de nitrógeno, debido a un abonado también excesivo, ya que esto obliga a la planta a absorber más agua de lo normal.

Cómo eliminar el Oídio

Eliminar las partes afectadas

Esta será nuestra primera actuación sobre la planta afectada. Eliminando las partes afectadas a tiempo evitaremos la propagación a otras hojas y tallos y también entre plantas.

Aireación y poda

Una falta de aireación puede facilitar la colonización del oídio, esto puede ser debido a un follaje demasiado denso y apretado. Los aclareos y podas pueden ser una solución circunstancial pero si el problema persiste deberemos optar por cambiar la planta de sitio o elegir una especie mejor adaptada a la humedad de la zona.

Azufre

Podemos controlar los oídios con espolvoreos de azufre. La investigación acerca del mecanismo de acción fungicida del azufre ha sido enfocada desde distintos aspectos, lo que queda claro es que por unos caminos u otros, el azufre resulta fatal para el oídio e inocuo si respetamos los tiempos de seguridad adecuados.

Favorecer la biodiversidad

Está demostrado a través de estudios realizados en la comunidad valenciana que en las tierras inoculadas con Trichoderma harzianum, un hongo antagonista de hongos patógenos, la enfermedad es prevenida y evitada en un elevado porcentaje de casos.

Micorrizas

Las micorrizas son una estructura filamentosa que forman algunos hongos alrededor de las raíces de las plantas. Éstas ayudan a las plantas en la exploracioón del sustrato, mejoran la absorción de agua y nutrientes y las protegen de otros hongos que son perjudiciales. A cambio, la planta suministra los azúcares sintetizados sobrantes al hongo.

Es por ello que se ha de evitar el uso de fungicidas, que eliminan las micorrizas ( una especie de raicillas generadas por hongos que ayudan a las plantas a absorber nutrientes y agua ), y los hongos beneficiosos que protegen a la planta de enfermedades y la mantienen vigorosa.

Además la biodiversidad dificulta al parásito en la búsqueda del huésped adecuado y hay plantas que se complementan muy bien, protegiéndose la una a la otra, como la zanahoria y la cebolla.

Cola de caballo

El preparado de cola de caballo es un preventivo muy eficaz. Se prepara mediante decocción, se ponen en remojo 20 gramos de planta seca por litro de agua con 5-10 gramos de silicato de sosa durante un día. Después se hierve durante 20 minutos y se cuela. Se pulveriza la disolución de una parte del preparado en 9 partes de agua. Conviene aplicar el tratamiento a pleno sol.

Ajo

El ajo es un efectivo repelente de hongos, bacteria, pulgones y ácaros. Se hace una infusión con 50 gramos de dientes de ajo por cada litro de agua y se pulveriza la disolución de una parte de infusión en 4 partes de agua. Debe aplicarse a pleno sol y durante varios días consecutivos.

Otra opción igual de válida es la de utilizar algún producto ecológico ya preparado y con garantías. Existe una buena variedad:

Oidio stop

Producto ecológico que actúa por desprendimiento de Ozono y por su contenido en Azufre sistémico. Actúa de forma preventiva y también curativa.

Propolis

El Propóleo es un producto elaborado por las abejas a partir de sustancias resinosas que recogen en las yemas de los árboles, arbustos y plantas más pequeñas. Las abejas lo colocan a la entrada de la colmena, con el fin de sellar todas las fisuras y evitar la entrada o presencia de cualquier parásito o enfermedad.

En la agricultura resulta un buen fungicida natural (oídio, fusarium, phitoptora, peronospora, botritis, alternaria) y controla los microorganismos patógenos al obstaculizar su entrada a través de los brotes tiernos, por lo que es antiséptico y antivírico. Además induce a la planta a aumentar sus defensas naturales.

Preparado ecológico

Existen productos con una selección de componentes que unidos combaten muy bien cualquier ataque fúngico y que además respetan el medio ambiente y nuestra salud. Se suele ofrecer en formato: Pulverizador.

Producto homepatizado

Además existen también productos que llevan el fungicida a una dilución traza ( casi despreciable ) que demuestran su efectividad e inocuidad. Son los productos homeopáticos, una buena opción como preventivos y contra estadíos tempranos de la enfermedad.

Cualquier problema eventual que pueda surgir en nuestro huerto, ya sean plagas o enfermedades, probablemente sea debido a algún error de manejo o desequilibrios causados por la falta de biodiversidad.

Véase el siguiente artículo: Para no hacer equilibrismos, un huerto biodiverso

El Oídio...

… una enfermedad muy común, con la que probablemente nos encontremos tarde o temprano en nuestro huerto. El conocimiento adquirido y las experiencias vividas marcarán la diferencia entre un desastre total y una satisfactoria victoria de la fortaleza de nuestro huerto.

Por último, os dejamos el enlace hacia nuestra Guía de Tratamientos Ecológicos ante las Plagas del Huerto, donde podéis ver cómo podéis combatir de forma ecológica las diferentes plagas y enfermedades que nos iremos encontrando en nuestros huertos

Otros artículos interesantes

Por qué un huerto ecológico

martes, 19 de febrero de 2013

La creación de un huerto ecológico es algo más que un simple hobby. Significa adentrarse en un mundo a parte, enraizarse con la naturaleza, y familiarizarse y amoldarse a los ritmos de la misma, dejando de lado, aunque sea por...

Cultivo de la patata... la base de nuestra alimentación.

miércoles, 25 de julio de 2012

La patata es un tubérculo de la familia de las solanáceas. Es originaria de Sudamérica, pero actualmente es de las hortalizas más consumidas en el mundo, siendo la base de la alimentación de muchos países.Se adapta a casi todos los climas,...

Las plantas bulbosas

miércoles, 5 de septiembre de 2012

Se llaman plantas bulbosas a aquellas que se cultivan a partir de bulbos (tulipán), cormos (gladiolo), rizomas (cala) o raíces tuberosas (dalia). Éstos son órganos de reservas nutritivas que están bajo tierra y que ayudarán a la planta en la...

Cómo cultivar perifollo en nuestro huerto

martes, 15 de julio de 2014

Hoy te contamos cómo cultivar una hierba aromática prima hermana del perejil: el perifollo. Son tan parecidas que se confunden. Ambas plantas, junto con el estragón y el cebollino, forman el grupo de las finas hierbas. El perifollo desprende ...

Descubre Nuestro Catálogo