Cargando...
Volver
  • Tu carrito 0 productos
  • Total productos 0,00 €
  • Gastos de envío 0,00 €
  • Total 0,00 €
Ir a sección

Guía sobre el cuidado del Bonsái

Guía sobre el cuidado del Bonsái

Como ya sabemos, los bonsáis necesitan de cuidados exhaustivos y de una dedicación importante. El tener un bonsái y cuidarlo es algo más que una técnica de cultivo, se podría definir como un arte. Hay quien afirma que "un bonsái bien cuidado es un árbol que ha encontrado la felicidad", pero, ¿y qué cuidados son esos? ¿por dónde puedo empezar?

Cómo cuidar un bonsai

Bien, para adentrarnos en el mundo de los bonsáis deberemos tener en cuenta desde el principio diversos factores importantes que condicionarán el resto de la vida de nuestro bonsái:

  • Para comenzar, será conveniente que te asegures de que el bonsái que vas a adquirir está en buen estado de salud y en buenas condiciones de cultivo.
  • Debes, asimismo, tener en mente la futura ubicación de tu bonsái antes de adquirirlo, teniendo en cuenta si preferimos uno de exterior o uno de interior.
  • Es preferible empezar en este arte con bonsáis de tamaño medio o grande, pues su cuidado es, dentro de su complejidad, más sencillo cuanto mayor sea el bonsái. Las especies más indicadas para principiantes son: ligustrum, ficus, zelkova y olivo, entre otros.

Tras estas primeras consideraciones, vamos a adentrarnos en materia y vamos a explicar brevemente las técnicas más importantes para un buen cuidado de nuestro bonsái:

  • UBICACIÓN:Siempre según la especie escogida sea de interior o de exterior.
    • En interior: especies como Carmona o Serissa (entre muchas otras) se clasificarían dentro de este grupo, y serían bonsáis que no soportan cambios bruscos de temperatura, por lo que su emplazamiento ideal será en un lugar resguardado. Eso sí, debes tener en cuenta que, aunque escojas una especie de interior, siempre deberá tener unas ciertas condiciones de luz, temperatura y humedad. En cuanto a la luz, lo ideal será emplazar el bonsái cerca de una ventana grande y sin cortinas. Por lo que respecta a la temperatura, siempre deberemos tener la precaución de colocarlo en una habitación fresca y alejada de cualquier aparato de calefacción. En cuanto a la humedadd, normalmente les basta con la que tenemos en casa, aunque hay especies más tropicales que requerirán una mayor humedad ambiental y será necesario el pulverizado de agua periódico alrededor del bonsái. Esto depende de cada especie.
    • En exterior: dentro de este grupo encontraríamos especies que prefieren largas exposiciones al sol durante la mayor parte del año. Sin embargo, dependiendo de la especie, en la estación cálida deberemos tomarnos la molestia de resguardarlos en lugares sombreados o parcialmente sombreados, para evitar que sus hojas se quemen. Si hablamos de la temperatura, cabe decir que son árboles acostumbrados a las variaciones cíclicas estacionales del lugar donde viven, aunque deberemos protegerlos de las heladas durante el invierno.

(Para profundizar, leer el artículo "El emplazamiento de mi bonsái")

  • RIEGO: Hay una regla no escrita, bastante generalizada para casi cualquier bonsái, y que es básica. Se puede resumir en la siguiente frase: "riega tu bonsái cuando la superficia de la tierra empiece a secarse". Esta máxima, obviamente, tiene sus variaciones, dependiendo del clima de donde proviene nuestro bonsái. Se podría decir que el riego es el factor más importante y determinante al que nos enfrentaremos. Un buen conocimiento de las necesidades hídricas de nuestro bonsái será la diferencia entre tenerlo saludable y hermoso, o que, por el contrario, enferme. La cantidad de agua y frecuencia con que debemos aportar la misma a nuestro bonsái variará en función de los siguientes factores:
      • Especie: Cada árbol bonsái tiene unas necesidades hídricas vitales exclusivas, por lo que deberás informarte concienzudamente de las características intrínsecas de la especie que escojas. Por ejemplo, un ligustrum exige humedad constante en el sustrato, mientras que un carmona preferirá riegos más espaciados. ¡Cada bonsái es un mundo!
      • Lugar de emplazamiento: Si sitúas tu bonsái en el exterior, el sol directo y el viento secarán rápidamente el sustrato, por lo que necesitará riegos diarios, sobretodo durante el verano. Contrariamente, si lo sitúas en un emplazamiento de interior, las necesidades de riego serán bastante menores en general, dependiendo de la temperatura y la luz a la que esté sometido.
      • Época: La primavera es una estación de enorme actividad para los árboles, por lo que el aporte de agua deberá ser cuantioso. Lo mismo ocurrirá durante el verano, estación en la que la temperatura aumenta considerablemente y, por consiguiente, también la evaporación y evapotranspiración, por lo que las necesidades hídricas del bonsái serán mucho mayores.
      • Tipo de maceta: Para una misma ubicación (interior o exterior), el aporte hídrico diferirá en función del tamaño de maceta. Las macetas pequeñas exigirán riegos casi diarios pero poco abundantes, mientras que las macetas de mayor volumen permitirán un riego más espaciado (cada dos o tres días) pero, sin embargo, más abundante.
  • PULVERIZACIÓN: Técnica que adquiere importancia si nuestro bonsái es de interior, pues en estas circunstancias nunca recibirán agua de lluvia ni rocío matinal, que son dos factores imprescindibles para el correcto desarrollo del árbol, pues limpian el polvo que se haya podido acumular en las hojas, a parte de proporcionarles humedad y refresco. Para la pulverización se utilizan los llamados pulverizadores aparatos que lanzan agua particulada a presión, haciendo el papel de lluvia fina. ¡Atención! nunca debes utilizar el pulverizador para el riego, pues el agua quedaría en la superficie y no llegaría en ningún caso hasta las raíces.
  • ABONADO: Puesto que el bonsái vive toda su vida en un recipiente de volumen limitado, debemos tomar la precaución de renovar las reservas nutritivas que requiere antes de que las agote. La norma general y básica sería añadir pequeñas pero constantes cantidades de abono. Aún así, debemos tener en cuenta que el requerimiento de abono dependerá, una vez más, de la especie que hayamos adquirido, así como del tamaño de la maceta, de la época del año y del momento de vida del bonsái. Durante la primavera, la demanda de sustancias fertilizantes será mayor, debido a que es la época de mayor crecimiento vegetal. Asimismo, durante el otoño también deberemos abonar de manera importante, con el fin de preparar al árbol para la estación más fría y desfavorable, el invierno. Existen diferentes tipos de abonos, cada uno con unas propiedades concretas. ¡Evalúa tu bonsái y escoge bien! (Ver "El abonado del bonsái".)
  • TRASPLANTE: Dado que los bonsáis viven en recipientes de volumen limitado, la tierra, con el paso de tiempo, el agua, los abonos y la presión de las raíces, se va deteriorando y convritiéndo en un medio que impide la correcta circulación del agua y del oxígeno. Así, será necesario realizar algún trasplante de vez en cuando, con el fin de renovar el espacio vital de nuestro bonsái y, de este modo, revitalizar y vigorizar el árbol. Si el árbol es joven y necesita de una renovación de espacio por el continuo crecimiento que experimenta, el tiempo de trasplante será cada 1 o 2 años, y utilizaremos una tierra de grano grueso. Si, por el contrario, nuestro árbol es ya maduro y está formado, y lo único que necesita es un mantenimiento, el trasplante será cada 3 o 4 años, utilizando tierra de grano fino. (Ver "El trasplante del bonsái".)

Una vez tengamos bajo control los procedimientos anteriores, habrá que ponerse manos a la obra y adquirir otras destrezas, también importantísimas para el cuidado del bonsái. Estamos hablando de la poda, del pinzado y del alambrado, trabajos básicos que te permitirán dirigir el desarrollo del árbol. A continuación pasamos a explicarlas brevemente:

  • Poda: Mediante esta técnica encauzaremos la formación de nuestro bonsái dentro del estilo que deseemos. Básicamente consiste en cortar las ramas que consideremos inútiles o innecesarias en el árbol. Es necesario tener en cuenta la época del año a la hora de podar, siendo la estación más indicada para ello la primavera (su comienzo). Para cortar las ramas del bonsái, lo más aconsejable es usar herramientas especiales para ello que ayudarán a la cicatrización de las heridas. Es aconsejable también el uso de pastas selladoras de cortes, con el fin de evitar infecciones por hongos, virus o bacterias.
  • Pinzado: Es una disciplina que sirve fundamentalmente para aumentar la densidad de hojas y para reducir el tamaño de las mismas. El procedimiento básico sería dejar que crezcan 6 u 8 pares de hojas para posteriormente cortar las puntas de las que broten nuevamente, dejando sólo 2 o 4 hojas. Esto permite que que el árbol vuelva a brotar a partir de las yemas de las hojas que hemos dejado, pero su tamaño se verá considerablemente reducido. La mejor época para llevar a cabo este proceso será la primavera o el otoño, pero depende de la especie de tu bonsái. Existe una amplia gama de herramientas pinzadoras. (Si deseas saber más sobre esta técnica, recomendamos que leas "El pinzado del bonsái".)
  • Alambrado: Es una técnica paralela a la poda, que se utiliza para orientar el tronco y las ramas hacia donde queramos, con el fin de dar a nuestro bonsái un estilo propio. Se realiza enrollando los troncos o ramas con el alambre, con cierta presión, y doblando la rama (con cuidado) ubicándola en la posición que deseemos, y fijando la misma con el alambre. Deberemos retirar el alambre cuando se haya obtenido la forma deseada y antes de que quede fijado a la rama o tronco por el engrosamiento de los mismos. El alambre más recomendable es el de aluminio, que es flexible pero a la vez resistente. En cuanto a la época, lo mejor será alambrar en octubre o noviembre (meses de reposo vegetativo).

(Para profundizar, leer los artículos "Técnicas de formación: da forma a tu bonsái" y "¿Qué herramientas necesito para modelar y cuidar mi bonsái?")

Desde Planeta Huerto, esperamos que esta breve guía te ayude a darle a tu bonsái todo el amor y cuidado que precisa, pero si deseas profundizar en alguno de los temas tratados, aquí abajo podrás encontrar todos los artículos publicados en nuestra revista relacionados con el cuidado del bonsái.

Artículos en nuestra revista para profundizar en el cuidado del Bonsái

Iniciación al universo bonsái

Bienvenido. Si te has interesado en la iniciación al mundo de los bonsáis es poco probable que seas un experto en su potencialmente complejo universo y cultura, no te preocupes, empezar a disfrutar de estos pequeños trozos de...

leer más

Posibles plagas y enfermedades de mi bonsái

Por norma general los bonsáis no presentan graves problemas fitosanitarios. Lo más probable es que cualquier contratiempo causado lo hayamos provocado nosotros con alguna mala práctica o algún error en el manejo. Pero es...

leer más

El emplazamiento de mi bonsái

Rompamos algunos esquemas: los bonsáis de interior no existen. Hablando con propiedad lo que si existe son condiciones de interior que permiten el cultivo de algunos tipos de plantas, incluidos los bonsáis. Existen algunas especies de...

leer más

Técnicas de formación: da forma a tu bonsái

Un bonsái es un árbol pequeño que vive en una maceta. El efecto que nos trasmite un bonsái varía en función de la forma que tiene; y esta forma dependerá de las técnicas de formación. Las técnicas aplicadas para dar forma a nuestro bonsái...

leer más

El abonado del Bonsái

Los bonsáis, al vivir en un volumen reducido de tierra, necesitan un abonado frecuente para evitar que lleguen a agotar las reservas de nutrientes del sustrato. La regla general del abonado en bonsáis es: “Pequeñas  y...

leer más

Macetas y recipientes para el bonsái

El recipiente donde vamos a colocar el bonsái es una de las partes más importantes del conjunto. Las macetas del bonsái sirven para “enmarcar” el árbol. Es muy aconsejable que sean resistentes a las heladas...

leer más

Pinzado del bonsai

El pinzado o despuntado son los cortes realizados en las ramas jóvenes, generalmente en ramas terciarias. El objetivo del pinzado es acortar la brotación nueva, ya que al eliminar estas yemas apicales, la energía se distribuye entre las yemas...

leer más

El trasplante del bonsái

La operación de trasplante es vital para un árbol que vive en un tiesto. Con el paso del tiempo la tierra que contiene se va degradando por la acción del agua, los abonos y la presión de las raíces, convirtiéndose en una pasta que impide la...

leer más

Entrevista a Salva González del blog

Hoy entrevistamos a Salva González, entusiasta del bonsái, blogger de “Pasión por el Shohin” y webmaster del foro Bonsai Sur. Primero nos gustaría conocerte un poco,  ¿Cuándo comenzaste...

leer más

Descubre Nuestro Catálogo